Grandes Avances

Productos de IPE

Somos más competitivos
Mar, 05/08/2014 - 14:24, - 0 comentarios

El mercado laboral peruano demanda cada vez mayor mano de obra calificada porque sus procesos productivos requieren de competencias profesionales transversales y especializadas. Por esta razón, la mayor proporción de PEA ocupada con estudios superiores significa que los individuos tienen mayor productividad y son más competitivos dentro de su ámbito laboral. Al respecto, Yamada (2007) encuentra que la rentabilidad de la inversión en educación superior es significativamente mayor a no cursarlo. En este sentido, la formación del capital humano permite garantizar la sostenibilidad del desarrollo nacional y consolidar el crecimiento económico de los últimos años. En el Perú, a pesar de los notables avances, aún queda una amplia brecha por cerrar. Según el Ministerio de Educación (MINEDU) alrededor de 500 mil jóvenes egresan cada año de la educación secundaria; sin embargo, solo 36.7% de los que alcanzan entre 18 y 24 años cursan estudios superiores, mientras en Argentina y Chile se alcanzan valores de 71% y 59%, respectivamente.

En el siguiente gráfico podemos observar que se incrementó la proporción de la PEA ocupada con educación superior, al pasar de 23% a 31% entre los años 2004 y 2013. El departamento de mayor avance ha sido San Martín, que tenía 10.7% en el 2004, y se ha más que duplicado para el 2013, 22%. Por otra parte, Ica presenta la menor evolución, al pasar de 35.3% a 38.9%, pese a considerar una mayor proporción de trabajadores con educación superior. Por otra parte, en el año 2013, el grupo de regiones que supera el promedio nacional (30.9%), dista significativamente del resto. Finalmente, Lima (41.2%) presenta una mayor proporción de PEA ocupada con educación superior, seguido de Arequipa (41%) e Ica (38.9%); en tanto, Huancavelica (12.3%), Cajamarca (16.2%) y Amazonas (18.5%) presentan los valores más bajos. 

Regiones 2.0
Mié, 23/07/2014 - 16:34, - 0 comentarios

En la última década, el acceso a Internet se ha convertido en una importante herramienta para el desarrollo, tanto a nivel económico como social. Por un lado, la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha declarado el acceso a internet como un derecho humano altamente protegido debido a su importancia para garantizar el derecho de opinión y la libertad de expresión. Por el lado económico, según la consultora Mckinsey & Company, el acceso a internet beneficia directamente a los consumidores a través del comercio electrónico, que proporciona una amplia variedad de bienes y servicios y conduce a precios más competitivos. Asimismo, el incremento en el acceso de internet en los países desarrollados, en los últimos 15 años, está correlacionado con un incremento en el PBI per cápita en $500.

Utilizando la Encueta Nacional de Hogares (ENAHO), se identificó el porcentaje de hogares que cuenta con el servicio de internet. Con esta información se calculó la variación en puntos percentuales entre el 2004 y el 2013 a nivel regional; los resultados se muestran en el gráfico. A nivel nacional, hubo un incremento de 20.0%, el cual fue solo superado por 5 regiones, que están ubicadas en la costa sur del país. La región con el menor cambio en el período referido fue Huancavelica que sólo varió 2.5%; con lo cual, continua siendo la región con el menor porcentaje de hogares con acceso a internet. El mayor cambio se dio en Lima y Callao, en conjunto, donde hubo una variación de 34.0%. Esta zona es la que tiene mayor acceso a este servicio. Cabe destacar el avance en Madre de Dios, que pasó de tener estadísticamente 0.0% de hogares con acceso a internet, a 16.9% en el 2013. 

Así sí aprendemos
Mar, 17/06/2014 - 11:17, - 0 comentarios

El crecimiento económico es una condición necesaria pero no suficiente para lograr el desarrollo económico y social. En ese sentido, la educación es un elemento fundamental para lograr el desarrollo humano que asegure un crecimiento sostenido a largo plazo. Dicho elemento permite disminuir la desigualdad en los países a través del desarrollo de las habilidades de las personas que incrementa su productividad y mejora sus oportunidades para romper el círculo vicioso de la pobreza. Por lo tanto, la mejora en los indicadores que determinan el éxito del aprendizaje, como la infraestructura adecuada (luz, agua, red eléctrica y acceso a internet), significa un avance importante para el país.

 

En el primer gráfico, se aprecia que las escuelas rurales tienen menor acceso a servicios básicos que sus pares urbanos, tanto en el año 2009 como en el 2013. En dicho período, el servicio de desagüe ha aumentado en 10.2 p.p. y 14.9 p.p. en la zona urbana y rural, respectivamente. El acceso a agua potable, sin embargo, ha presentado un aumento de 3.5 p.p. y 7.8 p.p. en la zona urbana y rural, respectivamente. Finalmente, el acceso a la red eléctrica ha aumentado en 3.8 p.p. en la zona urbana, siendo 5 veces menor que el crecimiento en la zona rural, 19.3 p.p.

 

Por otra parte, en el segundo gráfico, el acceso a internet de las escuelas primarias ha aumentado en 21.6 p.p. y 4.4 p.p., mientras en las escuelas secundarias 27.7 p.p. y 6.7 p.p., para las zonas urbana y rural, respectivamente. Es decir, se aprecia un incremento en la urbe entre 4 y 5 veces los valores de la zona rural. 

Seguimos erradicando la pobreza
Lun, 05/05/2014 - 19:52, - 0 comentarios

Si bien el desarrollo de la economía es frecuentemente analizado mediante el comportamiento del PBI, también es posible validarlo a través de características sociales, como la pobreza. La pobreza, en su acepción monetaria, puede ser entendida como la imposibilidad de cubrir los gastos mínimos para alcanzar una canasta básica compuesta por alimentos, vestido, transporte, educación, salud, etc. Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la reducción de la pobreza al año 2013 se debe, principalmente, al crecimiento sostenido de la economía, el incremento de la inversión privada, el mayor empleo, los mejores niveles de ingresos provenientes del trabajo y el incremento de las transferencias públicas (programas sociales). De esta manera, la reducción de la pobreza monetaria resulta un importante avance del país.

 

En el siguiente gráfico se puede observar claramente el avance en la reducción de la pobreza. Mientras que en el 2004 aproximadamente 59 de cada 100 personas eran pobres, al año 2013 solo lo serían 24; es decir, se ha producido una reducción de más de la mitad. En el año 2004, 19 regiones presentaban niveles de pobreza por encima del 50%; para el 2013, dicha cifra solo es sobrepasada por Cajamarca y Ayacucho. Finalmente, en cuanto a los resultados desagregados es importante resaltar el avance de la región Huancavelica, que si bien aún presenta un nivel de pobreza alto (46.6%), dista mucho del resultado alcanzado el 2004 (92.8%). Asimismo, es importante mencionar que en Madre de Dios, Ica, Moquegua y Arequipa se observan niveles de pobreza por debajo de 10%.

Más trabajadores asegurados
Mar, 22/04/2014 - 11:09, - 0 comentarios

La informalidad es uno de los problemas más serios y complejos que el Perú debe resolver en los próximos años. Según De Soto (1989), la informalidad se define como el estado de mantenerse al margen de las cargas tributarias y normas legales, y, a su vez, no contar con la protección y servicios que el estado ofrece. Una de sus consecuencias es que induce a las empresas formales a usar en menor medida los recursos más afectados por el régimen normativo; es decir, utilizar menos mano de obra (LOAYZA, 2008). Esto, a su vez, incrementa el porcentaje de la población ocupada en el sector informal y por ende no cuentan con los beneficios que la ley establece. Uno de estos beneficios es el seguro de salud, el cual ha registrado una tendencia positiva entre el periodo 2005-2012.

La población ocupada con seguro de salud en el 2005 registraba un 23.3%, según el INEI. Luego de ocho años, el porcentaje del total de ocupados aumentó en 35.1% (con un 58.4% para el año 2012).  Según el tamaño de la empresa, aquellas que cuentan entre 1 a 10 trabajadores presentaron la mayor tasa de crecimiento; pasando de un 12.7% en el 2005 a aproximadamente 50% en el 2012.  Si desagregamos los datos por área de residencia, el aumento de la cobertura del seguro de salud es aún mayor. En zonas rurales, el porcentaje de la población ocupada que cuenta con este tipo de beneficio aumentó 57.5 puntos porcentuales (p.p.) entre el mencionado periodo y 59.3 p.p. para el caso de las microempresas. Siendo el Perú un país donde el 98.1% de las empresas son intensivas en mano de obra y consideradas  “Micro” (CEPAL, 2012), este aumento de la población ocupada con seguro de salud tiene un impacto significativo en la economía nacional; contribuyendo a la reducción de la pobreza y la desigualdad. 

 

Páginas