Una oferta que no puedes rechazar.

Una oferta que no puedes rechazar

La gracia de la “oferta que no puede rechazar” es, obviamente, que esconde coacción arropada en un lenguaje manso y formulada en términos positivos.