ancash2

Áncash se encuentra en el lugar 16 en índice de competitividad regional

8 de julio del 2018
Diario de Chimbote

 
El Instituto Peruano de Economía (IPE) presenta por sexto año consecutivo el Índice de Competitividad Regional – Incore 2018, que evalúa 45 indicadores agrupados en seis pilares: entorno económico, infraestructura, salud, educación, laboral e instituciones. En esta edición, Áncash retrocedió dos puestos y se ubica en el puesto 16. A continuación, se explicará la razón detrás de estos resultados a fin de explorar las vulnerabilidades de fortalezas de la región.

Indicadores en rojo

La caída de dos puestos en el ranking se debe a retrocesos en cuatro de los seis pilares. El mayor descenso ocurrió en el pilar laboral, en el que la región cayó cinco puestos al pasar del puesto 13 en el 2017 al 18 en el 2018. La caída fue causada por el deterioro en la tasa de creación de empleo formal que cayó de -0.03% en el 2016 a -0.07% en el 2017. Con esto, la región descendió del puesto 14 al 21 en el indicador. De otro lado, el porcentaje de la fuerza laboral ocupada que cuenta con educación superior también cayó de 27.1% a 24.9% entre el 2016 y 2017.

Por su parte, el pilar Educación retrocedió cuatro posiciones, y se ubica en el puesto 13. El resultado se sustenta en una menor asistencia escolar en todos los niveles educativos. La asistencia escolar en nivel inicial cayó de 94.8% en el 2016 hasta 92.1% en el 2017, mientras que en primaria y secundaria también retrocedió desde 92.5% hasta 89.1% en el mismo periodo. Asimismo, el nivel de analfabetismo creció de 8.7% a 10% entre el 2016 y el 2017.

De otro lado, el pilar Infraestructura cayó dos puestos y ocupa el puesto 12. El retroceso se debió al deterioro de los indicadores de cobertura de electricidad, agua y desagüe. La cobertura de electricidad retrocedió del 95.7% de cobertura el 2016 al 94.7% en el 2017, mientras que la cobertura de agua del 93.9% al 92.3% de los hogares entre el 2016 y 2017. La cobertura del servicio de desagüe, por su parte, pasó de cubrir el 67.6% de los hogares en el 2016 a cubrir el 67.2% en el 2017.

Asimismo, a causa de la caída en el número de puntos de atención relativo a otras regiones, la región descendió un puesto en el pilar Entorno económico. Mientras que, en la región, se agregaron 31 nuevos puntos de atención por cada 100 mil habitantes adultos, a nivel nacional aumentaron en 108 entre el 2016 y el 2017. El deterioro de este indicador superó el incremento en la proporción de personas con deudas vigentes de 25.6% a 26.6% en el mismo periodo.

Mejoras insuficientes

El único pilar en el que la región obtuvo resultados positivos fue salud, donde escaló tres posiciones respecto al 2017 y ocupa el puesto17. Los avances en materia de salud ocurrieron principalmente en la cobertura hospitalizaría y en el acceso a seguros de salud. En primer lugar, el número de hospitales por cada 100 mil habitantes creció de 2 en el 2015 (puesto 12) a 2.1 en el 2016 (puesto 8). En segundo lugar, la proporción de población con acceso a seguro de salud también se incrementó de 76.5% en el 2016 (puesto 15) a 80.5% en el 2017 (puesto 11).

Pilar menos competitivo

Las mayores necesidades de mejora están en el pilar instituciones, en el que la región Áncash ocupa, por cuarto año consecutivo, el último puesto a nivel nacional. En este sentido, es la región con más conflictos sociales activos y latentes que crecieron de 24 en el 2016 a 28 en el 2017. Además, es la segunda región con menor nivel de ejecución pública puesto ejecutó solo el 56.6% de su presupuesto de inversión del 2017. Cabe mencionar que el 2016, la región ocupó el último opuesto con una ejecución de a penas 53.2%. Finalmente, el nivel de aprobación de la gestión pública cayó de 16.2% en el 2016 a 13% en el 2017. Con esto, la región es la tercera con menor nivel de aprobación.
 
Para ver la noticia original, haga clic aquí.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *