Andina/difusión

Comisión de Trabajo legisla para minoría; trabajadores no concuerdan con sindicatos

12 de diciembre de 2006

La Comisión de Trabajo del Congreso aprobó reconsiderar la eliminación del artículo 165 del proyecto de Ley General del Trabajo (LGT) y aprobar un nuevo texto mediante el cual será el trabajador el que decida si opta por el cobro de una indemnización o por regresar a su centro de trabajo en caso haya sido despedido injustificadamente. (Semanam@il y diarios)

Lo que hace la Comisión de Trabajo del Congreso (CTC) con la LGT es una burla al país. Como si nadie se hubiera dado cuenta de la manipulación que ejercen los sindicatos sobre los miembros de la CTC, ahora pretenden contarnos el cuento de haber resuelto el problema de la estabilidad laboral absoluta dejando que el trabajador despedido decida si es repuesto o indemnizado. ¿Qué cosa resolvieron? Si el trabajador quisiera irse, renunciaría. Lo más probable es que, al ser despedido, el trabajador pretenda negociar la reposición por una indemnización mayor a la que le da la ley. ¿No es eso acaso una estabilidad laboral cuasi-absoluta? ¿Por qué los miembros de la CTC se creen iluminados y en mejor capacidad que los técnicos de los gremios empresariales y de trabajadores para llegar al consenso de una Ley de Trabajo?

Recientes encuestas de Apoyo Opinión y Mercado (AOM) y la Universidad de Lima (UL) revelan lo que el público piensa (y los sindicatos no quieren entender) sobre el tema. Según AOM, el 61% de encuestados en Lima no tiene beneficios laborales y lo que prefieren es seguridad social (55%), jubilación (49%) y pago de horas extras (46%). En cuanto a jubilación, según la UL, el 71% de encuestados en Lima no está afiliado a un AFP, lo cual sugiere que 7 de cada 10 limeños no recibirán pensión o recibirán una muy baja cuando envejezcan. Dos problemas se identifican claramente aquí: acceso al empleo formal y fiscalización de las normas. Pero hay más. Según AOM, las vacaciones figuran en el octavo lugar de importancia entre los beneficios laborales, con apenas 15%, precedidas por las gratificaciones (22%). Esto confirma lo hallado por estudios pasados, en el sentido que los trabajadores dan poco valor al ocio y prefieren venderlo. Según Jaramillo (2003), en promedio toman 10 días de vacaciones y lo demás lo venden.

La percepción del público es la correcta, pero los sindicatos se obstinan en lo contrario. Quizá por eso es que, según la UL, 40% de los limeños desconfía de los sindicatos (casi 90%, en el caso de los empresarios). Además, el 75% de los empresarios desaprueba la política laboral actual. La salida es optar por esquemas más flexibles pero fortaleciendo la seguridad para el trabajador. La extensión del régimen laboral de la Ley de Mypes a la pequeña empresa es una buena forma de comenzar a proteger gradualmente a los casi 8 de cada 10 peruanos que hoy no tienen nada. Y la flexiseguridad (CD 06.11.30) complementaría la reforma para quienes ya tienen un empleo formal. Ésta es la manera de generar empleo. Lo demás son cuentos.

Lo que el Público Piensa sobre la Indemnización* (En Porcentajes del Total)

Fuente: Apoyo Opinión y Mercado / Elaboración: Instituto Peruano de Economía
* Pregunta: Si una que trabaja 4 años en una empresa es despedida porque hace mal su trabajo, a pesar de varias llamadas de atención, ¿qué indemnización debería darle la empresa?

La mayoría de los encuestados (67%) por AOM se inclina, instintivamente, por una indemnización que equivaldría a entre ½ y 1 sueldo por año trabajado. La LGT la fija en 1.5 sueldos por año trabajado. Si consideramos que el 61% de estas personas no tiene beneficios laborales (desempleados y subempleados), queda claro que la mayoría no piensa como los sindicatos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *