Andina/difusión

Tenemos hasta octubre para implementar el TLC con Estados Unidos

15 de febrero del 2008.

El Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó ampliar por 10 meses la vigencia de la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de la Droga (ATPDEA), que beneficia al Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador, y que habría vencido el 29 de febrero próximo. (Gestión, 15/02/2008)

Es decir, las exportaciones peruanas a Estados Unidos seguirán teniendo preferencias arancelarias hasta diciembre. No obstante, eso no quiere decir que tenemos hasta fin de año para implementar el Tratado de Libre Comercio (TLC) que ya tenemos firmado con ese país. Si para el primero de octubre no se ha logrado barrer con todos los temas pendientes, nuestras empresas exportadoras se verían perjudicadas, pues habrá contratos que no se renueven. Preocupa, porque las tareas pendientes no son pocas (CD 03/12/2007) y dependen de varias instituciones.
Un detalle importante es que la iniciativa de firmar acuerdos comerciales con economías importantes nos está brindando la oportunidad de tener algo que el país pocas veces en su historia republicana ha tenido: un norte económico común (CD 05/12/2007). De proceder los procesos de negociación que tenemos pendientes actualmente (Canadá, China, etc.), podríamos asegurar más de la mitad de las exportaciones nacionales con tratados de libre comercio, acercándonos a una situación ideal en la que todos los peruanos tiremos en la misma dirección. En ese sentido, ya tenemos el ejemplo de Chile, país en el cual el consenso en la población le permitió un crecimiento económico bastante fuerte sobre la base del comercio exterior (CD 02/10/2007).
En el Perú el Gobierno pidió facultades especiales y se le otorgó por seis meses para ocho temas específicos (facilitación del comercio, mejora del marco regulatorio, etc.). No queda claro aún qué han hecho con ellas. Anuncian la emisión de un paquete de decretos para marzo, pero hay que pensar si esta política de paquetes es la más efectiva, si se considera que tenemos un plazo más bien corto. Quizás sea preferible avanzar tarea por tarea. Hay que acelerar en esta labor, sobre todo si se toma en cuenta que la adecuación de nuestras normas a los compromisos adquiridos al firmar el TLC no es sino la mitad del trabajo. La otra mitad es la de llevar a cabo las reformas necesarias para incrementar nuestra competitividad y así poder aprovechar al máximo esta oportunidad. Una de las reformas importantes que esperamos es la de la privatización efectiva de los puertos regionales como alternativa al Callao, que permita que la agroexportación y otras actividades orientadas a colocar productos peruanos en Estados Unidos puedan fluir más eficientemente.

Chile: Intercambio comercial y exportaciones distintas de cobre, 2001-2006

         Fuente: Ortiz de Zevallos 2007 / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

El impacto de la implementación de un TLC con Estados Unidos es enorme. En la región, Chile es el único país que ya cuenta con los beneficios de tener acceso preferencial a uno de los mercados más grandes del mundo. Perú por su parte, está a puertas de poder hacerlo, por lo que el gobierno debe apresurarse en los cambios que aún están pendientes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *