Andina/difusión

Cuidando el bienestar de los pensionistas

14 de julio del 2011

Elevan a 50% límite de inversión de AFP en el extranjero. Límite operativo se mantiene aún en 30%. (El Comercio 14/07/2011)

La Comisión Permanente del Congreso aprobó la propuesta del Ejecutivo de ampliar de 30% a 50% el límite legal de inversión en el extranjero de los fondos administrados por las AFPs. Esta medida es muy favorable para los pensionistas, que deben ser la preocupación principal -si no única -de las regulaciones que rigen al sistema privado de pensiones. La propuesta fue presentada hace varios meses, pero tardó en ser aprobada debido a los argumentos falaces y contrarios al interés de los pensionistas que se presentan cada vez que se ha planteado la ampliación del límite mencionado.

Aumentar la posibilidad de invertir en el extranjero permite que los fondos de los pensionistas se encuentren mejor diversificados -el principio fundamental de las finanzas -y por ello, menos expuestos a riesgos que les puedan hacer perder valor en el largo plazo. Esto es contrario a lo que con frecuencia se arguye: que las inversiones en el extranjero son más riesgosas o menos convenientes que las inversiones nacionales. Este argumento adolece de dos errores. Primero, lo más importante al decidir cómo invertir recursos es “diversificarlos”, es decir distribuirlos de manera que no se pongan todos los huevos en una canasta. Las inversiones más riesgosas no son ni las nacionales ni las extranjeras sino las que no están diversificadas. Hay que invertir tanto en el Perú como en el resto del mundo. La pregunta entonces es ¿cuánto hay que invertir en el Perú y cuánto en el resto del mundo? Tomando en cuenta que la economía peruana y las oportunidades de inversión en el Perú son una parte extremadamente pequeña de la economía mundial y de las oportunidades de inversión a nivel global, la respuesta es que, en principio, muy poco. Preguntémonos, si fuésemos inversionistas de Marte que quieren invertir en la Tierra, ¿cuánto invertiríamos en el Perú? Es claro que, a pesar del buen desempeño económico del Perú y de lo que esperamos sean buenas perspectivas futuras, no sería un porcentaje muy alto de nuestros recursos. Proteger los intereses de los pensionistas debe seguir la misma lógica y requiere entonces que se permita un elevado nivel de inversión en el extranjero, por lo cual un límite de 50% es en realidad bastante restrictivo. Nótese además que el límite legal es sólo un tope y que el límite efectivo (actualmente 30%) lo fija el Banco Central, el cual probablemente vaya aumentándolo en escalones de 2% a lo largo de un periodo prolongado, como lo ha hecho en el pasado.

Estrictamente hablando, obligar a los pensionistas a que mantengan por lo menos la mitad de sus ahorros en el Perú no tiene sentido legal ni económico y sólo se da por preocupaciones respecto a lo que es “políticamente correcto”. Todas las demás regulaciones respecto a dónde y cómo invertir los fondos administrados por las AFPs se basan exclusivamente en principios prudenciales que buscan, justamente, asegurar que exista diversificación en las inversiones. Establecer todas estas regulaciones para luego violar groseramente el principio básico detrás de ellas en el aspecto más importante resulta absurdo.

En segundo lugar, es también falsa la noción de que si no se obliga a que los fondos de los pensionistas se queden mayoritariamente en el Perú existirá una escasez de capitales y se restringirá la inversión y el crecimiento. Si existen proyectos de inversión atractivos y no se restringe la llegada de inversionistas, los proyectos serán financiados, sea con el capital de los pensionistas o con cualquier otro, nacional o extranjero. Lo que restringe el crecimiento es la ausencia de buenos proyectos de inversión o la restricción a que se invierta en ellos. Si los proyectos de inversión no son atractivos, pretender que sean a pesar de ello obligatoriamente financiados con los fondos de los pensionistas es equivalente a expropiarles parte de sus fondos. Los fondos de pensiones ya están fuertemente invertidos en el Perú, tal como se puede observar en los siguientes gráficos. Es más, su inversión está tan concentrada en el Perú que poseen tres cuartas partes de todos los bonos emitidos en el país y la mayoría de las acciones que se transan en bolsa. Los 82,000 millones de soles que administran las AFPs ya le quedan grandes al mercado de capitales peruano, y en los últimos cinco años -con crisis financiera y todo- estos fondos han crecido a un ritmo promedio de aproximadamente 10,000 millones de soles anuales. Es decir, aún con el nuevo límite de 50% de inversión en el extranjero y si este límite fuera copado de inmediato, para fines del próximo año las AFPs tendrían más fondos invertidos en el Perú de los que tenían al iniciarse este año.

Resultaba indispensable para el bienestar de los pensionistas que se permitiera aumentar el porcentaje de inversiones en el exterior y no existen argumentos válidos en contra, lo que se refleja en que el aumento en el límite fuera recomendado por el MEF, el BCR, la Superintendencia de Banca Seguros y AFPs, y todos los expositores en el reciente Día del Mercado de Capitales Peruano.

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *