Retroceso en clima de negocios, es más marcado en campo laboral

24 de octubre de 2005


Las economías de América Latina y el Caribe están agilizando el ritmo de las reformas comerciales para ayudar a las pequeñas y medianas empresas a generar más empleo. Sin embargo, las empresas siguen enfrentando engorrosas trabas legales en la mayoría de los países de la región. (Expreso)

Caminamos como el cangrejo. Eso sería, en resumen, lo que habría que decir del manejo de nuestras autoridades para generar un clima de negocios atractivo para la inversión y la generación de empleo. Además de requerirse muchos trámites (10), abrir una empresa toma 102 días y tiene un costo equivalente al 38% del ingreso per cápita (US$386 mayor que dos años atrás). En Chile, en cambio, se requiere menos de un mes y el costo es de 10.3% del ingreso per cápita.

Pero el mal se extiende por todos los campos: el número de procedimientos necesarios para registrar una propiedad se duplicó respecto al año pasado y el tiempo asociado a estos trámites pasó de 31 a 33 días; las empresas deben realizar en promedio 53 pagos por impuestos (que les toman nada menos que 424 horas), con un total de carga tributaria equivalente al 50.7% de las ganancias brutas generadas; y hacer efectivo el pago de una deuda en nuestro sistema judicial demanda 35 trámites, 381 días y un costo por honorarios (abogados, notarios, contadores, asesores, etc.) que totaliza el 34.7% de la deuda.

Así las cosas, la iniciativa privada, tan necesaria para la generación de empleo, se ve desincentivada al punto que pareciera más bien que el objetivo de la regulación fuera trabar la creación de negocios en vez de promoverla. Es claro que la burocracia es cada vez más grande y nos sigue empujando hacia la informalidad. Y las iniciativas positivas de reforma que requieren aprobación del Congreso se diluyen cuando llegan allí y se terminan aprobando leyes que empeoran la situación actual.

Necesitamos un clima de negocios atractivo para la inversión y que incentive la generación de empleo formal. De acuerdo con el Banco Mundial (BM), las mejoras en las facilidades para hacer negocios pueden reducir hasta 9 puntos porcentuales la participación de las actividades informales en el PBI en el cuartil de países con mayores dificultades para hacer negocios. Si el Perú hiciera las reformas necesarias para otorgar mayores facilidades, como las que dan en Dinamarca, EE.UU. y Chile, lograría reducir en más de 4 puntos porcentuales la informalidad en la economía.

…es más marcado en el campo laboral

La experta de la vicepresidencia de Desarrollo del Sector Privado del Banco Mundial (BM), Sylvia Solf, considera que el costo y la rigidez laboral incidirán más en la informalidad que los altos impuestos. “No creo que los altos impuestos puedan explicar (solo) la informalidad, hay varios factores que se juntan”, explicó. (Gestión)

Para el tema del empleo es especialmente relevante lo que se pueda avanzar en reformas en todos los campos, pero especialmente lo que se haga en relación con la legislación laboral. Algunos estudios confirman que las reformas regulatorias para mejorar el clima de negocios aumentan el empleo. En Eslovaquia, por ejemplo, las reformas redujeron en 43,000 el número de desempleados desde 2002, mientras que en Colombia ellas han generado 300,000 empleos en la economía formal. De acuerdo con el BM, las mejoras en el clima de negocios pueden reducir hasta 4 puntos porcentuales el desempleo en el cuartil de países con mayores dificultades para hacer negocios. Así, si el Perú hiciera las reformas necesarias para dar mayores facilidades, lograría reducir en casi 2 puntos porcentuales el desempleo.

En este mismo sentido se han pronunciado unos 550 ejecutivos europeos quienes han advertido que el exceso de beneficios (en especial en el tema de las vacaciones), la rigidez de las normas laborales, los altos costos salariales, la ética laboral, la falta de entusiasmo de los trabajadores respecto de sus metas y el menor tiempo de trabajo son los principales factores que explican las mayores inversiones y generación de empleo en Asia (respecto de Europa Occidental). Según la OECD, en Corea el promedio de horas de trabajo en 2004 fue de 2,380, mientras que en Alemania fue 1,443, en Japón 1,789 y en EE.UU. 1,824.

En el Perú, aunque el BM reporta una ligera mejora en el índice de rigidez laboral en el último año, lo cierto es que la informalidad en el empleo ha aumentado consistentemente desde 1998 y ha superado el 60% de la PEA en el año 2004. La razón es la misma de siempre: las normas se hacen cada vez más rígidas, elevando el costo de la formalidad. Y esto se debe a que con la complicidad del Congreso, los sindicatos promueven leyes para los pocos que tienen un empleo formal. Muestra de esto es la propuesta de Ley Marco del Empleo Público en debate en el Congreso, cuyo único objetivo hoy –según aceptara esta mañana el ministro de Trabajo en RPP– es engordar la planilla en más de 60 mil trabajadores. O la populista propuesta para aumentar la Remuneración Mínima Vital (RMV) en más de 30%, con lo cual se afectaría seriamente a las empresas, en especial a las mypes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *