Andina/difusión

ATPDEA es sólo la opción temporal, mientras se aprueba el TLC con EEUU

25 de octubre de 2006

El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de EEUU, Nicholas Burns, anunció en Colombia que su gobierno pedirá al Congreso estadounidense ampliar la vigencia del ATPDEA para los países andinos, que rige hasta diciembre de este año, para evitar que un retraso en la ratificación de los TLC, que negocian el Perú y Colombia, perjudiquen sus economías. (Semanam@il y diarios)

La prórroga del ATPDEA es importante para disminuir la incertidumbre sobre las exportaciones, la inversión y el empleo, en un contexto en el que las probabilidades de que la ratificación del TLC se dé este año se han reducido. Pero –insistimos– el TLC y el ATPDEA no son lo mismo. El TLC es mucho más amplio y nos da muchas más oportunidades para aprovechar un mercado con uno de los poderes adquisitivos más altos del planeta. Además, nos obliga a mejorar en temas en los que no avanzamos, como el del respeto de las normas y la institucionalidad, así como adecuarnos a estándares internacionales en todos los campos, etc. Por eso, no podemos bajar la guardia. Está bien el ATPDEA por ahora, pero será mejor si logramos el TLC al día siguiente.

Las elecciones para el Congreso de EEUU han acaparado la atención del público de ese país, relegando la ratificación del TLC a un segundo plano. Sin embargo, el trabajo de los promotores peruanos del acuerdo ya ha dado su primer fruto. Eso se desprende del informe de The Heritage Foundation, que pide al gobierno de EEUU la pronta ratificación de los TLC con Perú y Colombia, para aprovechar la ventana de oportunidad que significa el apoyo del público (las encuestas locales son favorables al TLC y hay un apoyo explícito de los gobiernos y de la gran mayoría de empresarios) para la apertura y consolidación de nuestros mercados.

La diferencia entre el ATPDEA y el TLC es enorme. La prórroga del primero sólo permitirá mantener los niveles actuales de producción y atraer algunas inversiones de corto plazo que no mejorarán nuestro potencial de crecimiento; además sería temporal y los consumidores locales no se beneficiarían de menores precios de bienes importados. El TLC en cambio promueve el comercio de ida y vuelta, garantiza el acceso del universo de productos peruanos al mercado de EEUU, promueve la inversión de mediano-largo plazo con el aumento en la capacidad instalada, nos obliga a consolidar reformas para hacer sostenible el crecimiento y nos ata a la costumbre generalizada –y poco practicada en el Perú– de respetar la estabilidad jurídica y la propiedad privada. Por eso, hay que seguir trabajando duro por el TLC. Debemos insistir con los congresistas de EEUU. Y hay que hacerlo por una sencilla razón: ellos van a votar sí o sí. Y es preferible que voten a favor (o al menos se abstengan), a que voten en contra, inducidos por las ONG y anti-TLC fundamentalistas. Perú y Colombia deben diferenciarse de los gobiernos que lamentablemente –por su población– han elegido la autarquía.

Tasa de Utilización de la Capacidad Instalada en Manufactura Textil (Promedios Móviles 12 Meses, En Porcentaje), 2002-2006*

Fuentes: INEI y BCRP / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

*Datos hasta junio del 2006

Existe una tendencia creciente en la capacidad instalada de la manufactura textil que ha alcanzado el 100% en algunos meses y, pese a la estacionalidad que explica las caídas, es claro  que poco a poco la necesidad de ampliar planta será mayor. Eso solamente se puede garantizar si el horizonte de mediano plazo es positivo, es decir, que el TLC entre en vigencia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *