Andina/difusión

El impacto del alza de la RMV

26 de febrero del 2018
El Comercio

 
Riesgo. Un eventual incremento del salario mínimo podría llevar a los trabajadores a la informalidad. El bajo crecimiento del PBI y el mal momento del mercado laboral complican cualquier ajuste.
 
La semana pasada se reunió el Consejo Nacional del Trabajo y Promoción del Empleo (CNT) con el objetivo de evaluar el aumento de la remuneración mínima vital (RMV) desde su actual nivel de S/850. En dicha reunión, se acordó que el próximo 6 de marzo se presentará un informe sobre la pertinencia del aumento, el cual sería comunicado al presidente Kuczynski. En ese sentido, el Ministro de Trabajo, Javier Barreda, indicó que el CNT recogerá información técnica que enriquezca el análisis.

—Efecto en los formales e informales—
En el Perú, de 16 millones de trabajadores, 13 millones laboran a tiempo completo, con un salario mensual promedio de S/1.460 en el 2016. Pero los trabajadores formales dependientes que laboran al menos 20 horas a la semana –para los que aplica la RMV– solo suman 3,4 millones (26% de los trabajos a tiempo completo) y ganan, en promedio, S/2.479.

De este grupo, cabe destacar a tres segmentos cuyos salarios se verían afectados al alza ante un incremento de la RMV. En primer lugar, los que ganan S/850 o menos –es decir, a los que afectaría directamente un incremento de la RMV– suman 108 mil empleos. Luego, los que ganan entre S/850 y S/930 –los posibles beneficiarios directos de un incremento en la RMV– suman 105 mil empleos. Por último, los que ganan entre S/930 y S/1.000 –los posibles beneficiarios indirectos– suman 96 mil empleos. Es decir, un eventual incremento de la RMV beneficiaría potencialmente a 308 mil trabajadores (poco más del 2% de la PEA ocupada a tiempo completo).

Sin embargo, algunos de los trabajadores potencialmente beneficiados tienen cierta probabilidad de que sus empleadores no puedan cubrir dicho aumento. La literatura empírica apunta a que son los segmentos de la población más vulnerables, o con menos experiencia laboral, quienes reducen su probabilidad de adquirir y conservar un empleo formal ante alzas en la RMV (mujeres y jóvenes, sobre todo). Al respecto, es interesante notar que poco más de 100 mil empleos, o casi un tercio de los 308 mil potencialmente beneficiados, pertenecen a micro o pequeñas empresas, y enfrentarían mayor probabilidad de pasar a la informalidad. En general, las últimas investigaciones para el Perú indican que existe una relación negativa entre el aumento de la RMV y el nivel de empleo formal. Según Céspedes y Sánchez (BCRP-2013), un incremento de 10% de la RMV generaría una caída de 2,5% del empleo formal.

Por otra parte, los trabajadores informales a tiempo completo ascienden a 8,6 millones (66% de los trabajos a tiempo completo), con un salario promedio aproximado de S/972 en el 2016. De ellos, los que ganan S/850 o menos suman 5,5 millones de empleos o el 35,6% de la PEA. Así, subir la RMV dificultaría el acceso a la formalidad para la gran mayoría de informales dado su relativamente bajo nivel de productividad.

—Momento delicado—
El crecimiento de la economía durante el 2017 fue moderado (2,5%) y largamente menor al esperado a inicios del año pasado (4,0%). El bajo crecimiento del PBI esconde importantes retrocesos para algunos sectores. El PBI del sector manufacturero, por ejemplo, uno de los más intensivos en mano de obra, registra una caída acumulada de 7% durante los últimos cuatro años.

Los últimos indicadores apuntan a que el mercado laboral se encuentra en su momento de mayor debilidad de la última década, con un aumento de la informalidad y el subempleo al mismo tiempo que una caída del empleo adecuado. Durante el 2017, el empleo total aumentó en 1,9%, lo que equivale a 314 mil puestos de trabajo. Dicho resultado, sin embargo, se compone de una caída del empleo formal de 2,9% (131 mil empleos) junto a un crecimiento del empleo informal de 3,8% (445 mil empleos). Con ello, la informalidad laboral volvió a aumentar en el 2017 y alcanza al 73,3% de los trabajadores.

Asimismo, en el área urbana, que incluye al 77% del total de los empleos y al 96% del empleo formal, se ha registrado un notable crecimiento del subempleo(9,3%) junto a una caída del empleo adecuado (-0,4%). El subempleo urbano registró una caída consecutiva y acumulada de19% entre los años 2007 y 2015. Sin embargo, el crecimiento acumulado entre 2016 y 2017 ha sido de 12%. Es decir, durante los últimos dos años se ha retrocedido en más de la mitad de lo que se había avanzado en reducción del subempleo durante los ocho años previos.

Por otra parte, el crecimiento del empleo adecuado urbano ha registrado una notable desaceleración durante los últimos diez años: pasó de crecer 9,8% promedio anual durante 2007-2010, a 6,9% durante 2010-2013 y a solo 2,8% durante 2013-2016. La caída del 2017, la primera en una década, resulta consistente con un mercado laboral endeble.

Por otra parte, la inflación del 2017 fue de 1,4%, la tasa más baja desde el año 2008. En ese sentido, la pérdida del poder adquisitivo de la RMV frente al aumento de precio fue muy moderada. Si se considerase el incremento acumulado de los precios desde el año 2016, cuando se subió por última vez el salario mínimo, la inflación asciende a 4,6%. Ello se traduciría en un incremento de S/40 a la actual RMV.
 
2018-02-26 El impacto del alza de la RMV – Informe IPE – El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *