Miguel_Palomino

“El ministro de Economía debe tener peso propio”

24 de marzo del 2018
El Comercio

 
Saber decir que no es una de las principales cualidades requeridas por el nuevo ministro de Economía. El presidente Vizcarra ha heredado un gasto público muy alto y le toca controlarlo y bajarlo, afirma Palomino.
 
Miguel Palomino, vicepresidente del Banco Central de Reserva, es optimista sobre la gestión que inauguró ayer el presidente Martín Vizcarra. Esta confianza se basa en la trayectoria del mandatario como presidente regional de Moquegua, la cual lo ayudará a tener una mejor relación con los gobiernos subnacionales. No obstante, el economista señala que los desafíos también son grandes: Vizcarra deberá enfrentar las presiones para aumentar el gasto público en un contexto en el que debe reducir el déficit fiscal y mantener la confianza de los inversores. A continuación, sus principales recomendaciones.

—¿Cuál cree que sea la mentalidad económica del presidente Martín Vizcarra?
Creo que Martín Vizcarra tiene la misma visión económica que comparten, más o menos, los fujimoristas con Peruanos por el Kambio. Veamos qué ha hecho. Claro que es muy distinto gobernar Moquegua que gobernar el Perú, pero cuando Vizcarra lideró su región, lo hizo bastante bien. El presidente Vizcarra viene de ser gobernador regional y nunca en el Perú había sucedido eso. En otros países es común, pero acá no. Esto puede ayudar a que el gobierno nacional tenga una buena relación con los gobiernos subnacionales.

—¿Moquegua fue una región bien gestionada con Vizcarra?
Sí, fue muy bien gestionada y lo interesante es que es una región con mucha minería. Ojo, minería moderna, que no trae problemas ambientales. El Perú tiene una increíble cantidad de recursos mineros que no explota; es como tener a Messi en el equipo y no hacerlo jugar. Todos los sectores son parte importante del equipo, pero la minería es el Messi que tiene el Perú y que nos va a hacer anotar los goles.

—¿Qué errores debe corregir la nueva administración?
Más que un error, se trata de un problema. El nuevo Ejecutivo tiene que aprender a trabajar de la mano con el Congreso. Pueden estar en desacuerdo en algunas cosas, pero también pueden llegar a acuerdos en otras; el balance final no debe ser negativo. Lo importante es avanzar en lo que se pueda avanzar.

—¿Cuál debe ser el perfil del ministro de Economía?
Más que un perfil, tiene que ser un ministro con peso propio. Un ministro que sepa decir no, que aun cuando no dependa de él sepa decir: “Yo estoy en contra de esto”. Se decía que el MEF había perdido peso y eso es verdad, pero no tiene que ver con el ministro, sino con la institucionalidad del ministerio. Cuando el Gobierno controlaba el Congreso, el MEF era fuerte, y ahora la situación es contraria. El Congreso también tiene que darse cuenta de que tiene que ayudar a controlar el gasto.

—¿Cuáles son los retos del MEF?
Los retos del MEF no han cambiado porque entre un nuevo presidente. El reto principal del MEF es controlar el déficit fiscal. Esto es lo más importante que tiene que lograr en los próximos años. Escuché a la ex ministra Claudia Cooper decir que el Perú es el único país de la Alianza del Pacífico al que no le han bajado la calificación las agencias internacionales, pero no nos han la bajado porque se espera que hagamos algo para corregir el déficit. Tenemos que regresar a un déficit de máximo 1% del PBI en los próximos años.

—¿Sin embargo, en la situación en la que estamos se vuelve más difícil reducir el déficit?
Creo que el nuevo presidente va a tener mucha presión para aumentar el gasto público. El presidente ha heredado un gasto muy alto, y le toca controlarlo y luego bajarlo, para lo cual debe contar con el Congreso. Lo que se tiene ahorita es un Congreso con mucha iniciativa de gasto. Otro trabajo es aumentar los ingresos, y como nadie va a querer aumentar los impuestos, se debe encontrar una salida a los regímenes especiales que han reducido la recaudación.

—¿Cuáles son los retos de las carteras vinculadas a sectores productivos?
A inicios de este gobierno, todos decían que iba a recuperarse la inversión privada y no se recuperó. Ahora parece ser que la inversión privada se está recuperando, de la mano con los mejores precios de los minerales. Si el nuevo presidente con sus ministros logra alentar la inversión privada, entonces va a haber mucho más crecimiento que antes. Dependiendo de cuánto incentive la inversión y cuánta confianza brinde al inversionista privado, se va a tener un motor de inversión.

—¿Qué se necesita sobre todo para brindar confianza al inversor?
Para generar confianza a la inversión y a la población se requiere que el Ejecutivo resuelva, aunque sea parcialmente, sus diferencias con el Congreso. Solo eso sería un gran paso. La confianza empresarial está preparada para salir adelante, lo que se debe hacer es darle señales claras. Lo que retrasaba las inversiones era la incertidumbre sobre lo que iba a pasar, y todo el mundo sabía que no hay jefe en varias instituciones claves. Ahora le toca al nuevo presidente nombrar a los jefes de las instituciones que faltan.

—Uno de los grandes motores para sacar adelante la economía era el sector construcción, pero con los problemas de corrupción lo han paralizado, ¿cuál es la tarea?
Por un lado, se debe hacer justicia: castigar a los corruptos; pero por otro lado, no debemos permitir que se paren las obras y se pierdan miles de empleos. En la Panamericana Sur, el puente de El Derby está paralizado. ¿Hemos escuchado alguna solución? Ninguna. Esas paralizaciones se tienen que evitar. El presidente y el ministro de Economía tienen que tomar una decisión sobre lo que se tiene que hacer, porque no se pueden parar las obras ni perder empleos.

—¿Qué está pendiente de resolver?
No tengo una lista de cosas que hay que hacer en el sector. La Ley 30737 es bastante mejor que el D.U. 003, pero entiendo que todavía tiene algunos vacíos. Se ha dicho que varios de estos pueden ser cubiertos con la reglamentación, entonces hay que terminarla y bien.

—Después de la difusión de audios que reflejarían presiones políticas e indicios de corrupción en obras de inversión pública, ¿qué hacer para que haya más transparencia?
Se necesita que se hagan bien las cosas, pero eso va a tomar tiempo. El problema es que casi todos los grandes proyectos estuvieron involucra dos en escándalos de corrupción reales o percibidos, y para el público ahora todo es corrupción. Hay que sacar los proyectos con calma. La inversión privada es el 80% de la inversión total de la economía. Si la inversión privada camina, ya está caminando la inversión. Los proyectos públicos son importantes, pero solo son una fracción.

—¿Qué leyes podrían repensarse para que no se genere un forado en la caja fiscal?
La ley del [fin del] CAS, por ejemplo. Si los trabajadores del régimen CAS deben entrar a la planilla del Estado, esto se debe hacer gradualmente, sin abrir un forado en el presupuesto.

—El BCR disminuyó su proyección de crecimiento, ¿los factores que podrían impulsar la economía en este año ya están deteriorados?
No, creo que el nuevo gobierno, si es que logra un mínimo de gobernabilidad, podría mejorar definitivamente el crecimiento de la economía. La reducción del crecimiento fue principalmente por debilidad en el cuarto trimestre del año pasado y en enero.
 
2018-03-24 - El ministro de Economía debe tener peso propio - Miguel Palomino - El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *