Andina/difusión

Los metales en la era Trump

15 de noviembre de 2016
El Comercio

 
Imprevisible. La llegada del republicano a la Casa Blanca disparó el precio del cobre y ahuyentó a los inversionistas del oro. Aún así, China y la FED gobernarán la volatilidad de los metales hacia el 2021.

El viernes pasado el precio de la tonelada de cobre superó los US$6.000, luego de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, hiciera público que planea impulsar la inversión en infraestructura en su país. El efecto de las declaraciones del republicano en el metal sorprendió a la industria minera global y generó rendimientos promedio 15% mayores en su acciones, sostiene Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE).

Es que en efecto el sector experimenta hace unos dos años una sobreproducción de alrededor de 1 millón de toneladas de cobre, que ha mantenido los precios de este metal a la baja, impulsando a firmas como Glencore y Freeport a recortar sus operaciones en el mundo, explica Víctor Burga, socio de Auditoría de EY Perú

Pero más allá de los anuncios del presidente electo -que como observa Macera no permiten pronosticar los volúmenes que supondrán- el precio del metal seguirá acogiéndose a su rector real: China. El analista apunta que se espera que la demanda por cobre del gigante asiático permanezca en 2% este y el año próximo, y oscilaría entre 3% y 4% entre el 2018 y el 2019. Aunque se desconoce con certeza cuándo China profundizará el crecimiento puertas adentro, frenando las importaciones del metal, se especula que el precio de la tonelada podría incrementarse de forma ligera.

Macera resalta que no hay que esperar los cerca de US$10.000 por tonelada que alentaron la ejecución de proyectos de Cerro Verde, El Brocal y minera Hudbay Perú, que en setiembre pasado apalancaron un crecimiento interanual de 44% en la producción nacional del metal.

Las tasas de la FED

La elección de Trump también repercutió al alza en el oro. Los precios futuros subieron 5% el martes 8, mientras la bolsa estaba cerrada, para luego caer al nivel más bajo este año registrado en junio, explicó Macera.

Por su parte, Gonzalo Llosa, gerente de Estrategias de Inversión de Prima AFP, explica que las expectativas de un dólar más fuerte asociado al incremento de las tasas reales por la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) propulsaría asimismo un debilitamiento del precio y apetito de los inversionistas del metal refugio.

Burga recuerda que hace cuatro años la onza de oro alcanzó los US$3.000, para caer a unos US$1.100 en el 2015. Hoy vale US$1.346, precisa, y adelanta que se prevé que el precio se mantenga hasta el 2020.

Metales asociados

En relación al molibdeno y a la plata, metales asociados a la extracción de cobre y oro, respectivamente, Burga sostuvo que se espera que los precios se mantenga, toda vez que no se prevén nuevos proyectos de peso a nivel mundial. Por el contrario, los precios del plomo y zinc subirían hacia el bienio 2019-2020, ya que la oferta de estos metales escasea debido al agotamiento de minas en Australia e Irlanda.

Impacto local

Llosa explica que la minería y el sector hidrocarburos representan el 15% del producto bruto interno (PBI), además de equivaler al 25% de la inversión proyectada para el 2016-2018. Gracias a las operaciones cupríferas en actividad, este año la minería aportará la mitad al PBI proyectado (4%), suma Macera.

En ese contexto, “es lógico que las fluctuaciones de los precios internacionales de los metales tengan múltiples implicancias para el crecimiento de la economía y para el diseño de las políticas públicas en el Perú”, aporta Llosa. En ese escenario, la volatilidad externa acecha tanto como la incapacidad interna de gestionar conflictos sociales mineros, reflexiona Burga.

 

2016-11-15 – Los metales en la era de Trump – Diego Macera – El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *