Internet al desnudo

Joe Gebbia y Brian Chesky vivían en San Francisco, tenían 27 años y estaban quebrados. Aprovechando que la ciudad sería sede de una gran conferencia de diseño que había ocupado toda su capacidad hotelera, Joe y Brian decidieron poner tres colchones inflables en el piso de su sala y alquilarlos para pasar la noche. A la mañana siguiente, les cocinarían desayuno a sus huéspedes y les cobrarían US$80 por noche. Ganar algunos dólares extra para pagar el alquiler del departamento era el objetivo. La idea funcionó y, sorprendidos por lo fácil y práctico que resultó el negocio, los amigos decidieron escalarlo. La experiencia fue el inicio de lo que hoy es Airbnb, una compañía valorizada en US$38 mil millones –casi un quinto del PBI del Perú– que pone en contacto a personas que tienen habitaciones, departamentos, casas –o incluso castillos– disponibles con otros que desean rentar por un período corto de tiempo.

Fuente: Seminarium.

Productividad es sinónimo de formalidad

“El Perú debe elevar la productividad de su población económicamente activa (PEA) para bajar la informalidad del mercado laboral y desterrar ideas como sentir orgullo por el peruano emprendedor”.