Andina/difusión

A caminar con más cuidado que no amaina la turbulencia internacional

16 de julio del 2013
Gestión

Mesa Redonda

—El primer tema debatido por los especialistas convocados por Gestión fue si el Marco Macroeconómico y el reporte de la inflación se ajustan a la realidad externa.

Miguel Palomino: El BCR tiene una bien ganada reputación de capacidad técnica y de prudencia en sus proyecciones. En ese sentido, nada me hace pensar que su escenario base sea irrazonable. Esto no quiere decir que el Perú sea inmune a la volatilidad externa, sino que es relativamente buena su capacidad para enfrentarla. Pero lo central es determinar cuáles son los mecanismos de transmisión de la volatilidad externa, y creo que el principal es el efecto sobre las expectativas, sobre todo de los empresarios y en menor medida de los consumidores. Si eso se maneja bien, son razonables las proyecciones del BCR y del marco macroeconómico. El riesgo es que internamente no se manejen bien las cosas y acabemos con un efecto más grave.

Hugo Perea: Creo que el reporte de inflación del BCR y el Marco Macroeconómico Multianual están alineados con lo que espera el consenso: una recuperación gradual de la economía global, una corrección a la baja de los precios de los commodities, la consolidación de las expectativas de los inversionistas y la materialización de algunos proyectos importantes de inversión. No obstante, los precios de las materias primas han quedado un poco altos en los escenarios que asumen el MEF y el BCR. Además, el déficit en cuenta corriente será más alto que el proyectado: entre 5% y 6%, lo que encenderá una luz de alerta, pues impactará sobre el tipo de cambio. Respecto a los precios de los commodities, tenemos una diferencia algo más pronunciada con los supuestos oficiales. Si son más bajos en un 10% o 15%, podríamos tener déficits en cuenta corriente que pueden generar preocupación.

Waldo Mendoza: Cuando las condiciones internacionales bajan, las proyecciones oficiales casi siempre quedan un poco altas. Además, dada su naturaleza, el BCR y el MEF siempre son más optimistas. En este escenario en el que suben tasas de interés y primas de riesgo, los capitales se mueven del mundo emergente a lugares seguros, que esencialmente son Estados Unidos y Alemania. Estamos, entonces, ante una situación que genera las consecuencias de siempre: elevación de tipo de cambio, decrecimiento de la bolsa de valores, etc. A esto se debe añadir la política monetaria restrictiva de EE.UU., que está afectando los precios de los metales, en forma contraria a cuando la política monetaria es expansiva y los precios de los metales suben.

Claudia Cooper: La política monetaria tiene un efecto en el mundo real, y es que los consumidores gastan según la riqueza que tienen. Eso venía funcionando en EE.UU., pero no podía ser eterno porque se podían generar burbujas. Pero ha habido una sobrerreacción ante el anuncio de retiro de estímulos en EE.UU., sin tenerse en cuenta que se hará lentamente. Además, EE.UU. no elevará demasiado la tasa de interés porque generaría problemas internos. Entonces, no habrá un retiro masivo de liquidez, las inversiones seguirán, aunque no al ritmo anterior, pero serán más sólidas porque serán más selectivas, lo que quiere decir que no habrá un frenazo dramático.

Carlos Paredes: Es probable que enfrentemos menores precios y que eso vaya a afectar la balanza de pagos, lo que podría contribuir a la depreciación del sol, lo que puede comenzar a preocupar. Recuerdo que hace un par de años el BCR hablaba de crecimientos muy fuertes en el 2014, incluso de 7.5% y 8%, pero ahora nadie piensa en eso, sino en la vulnerabilidad de nuestra economía ante los shocks externos y la poca capacidad de anticiparnos a los mismos. El mundo en este contexto es mucho más incierto y viviremos bajo mayor turbulencia. Desgraciadamente, eso lleva a menos inversiones y a menos crecimiento. Sin embargo, de ninguna manera estamos ante un escenario recesivo, pero sí con tasas muy por debajo de las que anticipábamos antes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *