Áncash: Prevención de riesgos frente a desastres naturales

17 de noviembre del 2019
Diario de Chimbote

Informe IPE – Diario de Chimbote (Áncash)

Todos los años, en los meses de verano, las intensas lluvias, deslizamientos y desbordes de ríos originan numerosas pérdidas en el territorio nacional. Ante lo mencionado, resulta oportuno cuestionar el porqué de la repetición de este ciclo si se conoce de antemano que aquellos eventos climáticos se producirán. Por ello, se analizará a continuación la labor impulsada en materia de prevención de riesgo por los gobiernos a cargo de la región Áncash.

Impactos del Niño costero
De acuerdo con un informe elaborado por el Senamhi en 2014, el país ha pasado más de 30 veranos con episodios del Niño en los últimos dos siglos. A esta cifra se le suma el acontecido en el año 2017 en el litoral peruano, donde, según el Instituto Nacional de Defensa Civil (INDECI), más de un millón y medio de personas fueron reportadas como damnificadas o afectadas.

Áncash no fue ajena al Niño costero, por el contrario, es la región en la que se declaró la mayor cantidad de distritos en estado de emergencia, así como también, en la que se produjo más pérdidas humanas. En materia de infraestructura, se ocasionaron daños al 14% de sus viviendas. Adicionalmente, este fenómeno dejó un saldo de 25 instituciones educativas colapsadas, más de 1,700 kilómetros de carretera entre destruidos y afectados, al igual que una pérdida de 2 mil hectáreas de áreas de cultivo.

Evolución de la inversión en prevención de riesgo
Según el portal de transparencia del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Áncash contó, entre 2012 y 2016, con aproximadamente S/ 4 mil millones de presupuesto. A partir de ese año se le fue otorgado un monto cada vez mayor, llegando a los S/ 7 mil 600 millones en el 2019. Respecto al monto destinado para la reducción de riesgos por desastres, este representó menos del 1% del presupuesto total entre el 2012 y 2016. Tras el fenómeno El Niño en 2017, el porcentaje de elevó a 6% del presupuesto y a partir de dicho año se ha reducido progresivamente hasta representar el 1.8% del presupuesto 2019.

En 2017, la mayor importancia en el presupuesto de prevención de riesgos la tuvieron un conjunto de acciones comunes orientadas a la atención frente a lluvias y peligros asociados, es decir, a medidas reactivas. Los años siguientes destacaron los proyectos relacionados al desarrollo de medidas de intervención para la protección física frente a los peligros y a la atención de actividades de emergencia.

Rol de los gobiernos
Según nivel de gobierno, este año, el 58% del presupuesto de prevención de riesgo se asignó los gobiernos locales de Áncash. El porcentaje restante se repartió aproximadamente a la mitad entre el gobierno nacional y los regionales. Asimismo, los gobiernos locales son quienes menos han ejecutado el monto que se les otorgó. En concreto, de los 76 proyectos en los cuales se encuentran a cargo, no se han siquiera iniciado 20. Si se les suma los que han sido avanzado en menos del 25% del presupuesto asignado, el número crece a 34. Esto refleja la falta de capacidad y coordinación de las autoridades locales para administrar de manera adecuada sus recursos.
 
2019-11-17 – Ancash prevencion de riesgos frente a desastres naturales – Informe IPE – Diario de Chimbote

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *