Apurímac: empleo formal se recupera a menor velocidad que en otras regiones

18 de febrero del 2021
Chaski

En diciembre del año pasado, la economía logró una cifra de crecimiento interanual positiva (0.5%) por primera vez desde febrero de 2020, evidenciando una recuperación más rápida de lo previsto inicialmente.

No obstante, el empleo formal del sector privado no se está recuperando a una menor velocidad. A noviembre, el empleo formal aún se encontraba por debajo de los niveles previos a la pandemia, tanto a nivel nacional como en Apurímac.

Impacto de la pandemia

Según información del Ministerio de Trabajo, entre el 2010 y 2019, el empleo formal en Apurímac más que se triplicó al pasar de un promedio de 4,000 trabajadores a 13,000. Así, la región fue la segunda con mayor aumento del empleo formal en ese periodo al registrar un crecimiento promedio anual de 15.1%. Sin embargo, Apurímac también fue una de las regiones más golpeadas por las medidas tomadas para afrontar la pandemia.

En particular, la mayor caída se registró en mayo, cuando el empleo formal de la región cayó 28% respecto al mismo mes del 2019, una caída mayor al promedio nacional (-21.2%) y equivalente a una pérdida de alrededor de 2,600 puestos formales. Ese mismo mes, los sectores más afectados fueron construcción (-57.2%), manufactura (-37.5%) y servicios (-36.4%), en línea con la paralización de obras y actividades que involucran contacto físico.

Por el contrario, creció el empleo formal en minería (1.2%) debido, en parte, a que la actividad minera no se detuvo por completo. Por otro lado, destaca que la reducción del empleo formal en la región fue mayor en la población más joven -de 15 a 29 años- (-35%) y en empresas de más de 100 trabajadores (-36%).

Recuperación del empleo formal

El empleo formal en Apurímac se viene recuperando a un menor ritmo que sus pares regionales, como Ayacucho, que ya registra niveles similares a los observados antes de la pandemia. A noviembre, el empleo formal en Apurímac aún se encontraba un 14.1% por debajo de lo registrado el mismo mes del 2019, lo que representa una pérdida de más de 2,100 puestos formales.

Este resultado se explica principalmente por la menor cantidad de trabajadores formales en los sectores servicios (-21.9%) y construcción (-28.7%) -que representan más de la mitad del empleo formal de la región-.

Además, el empleo formal en minería (-7.5%), agricultura (-7.4%) y manufactura (-2.3%) permanece en terreno negativo. En contraste, el empleo formal del sector comercio se ha recuperado y creció 21% en términos interanuales. Por otro lado, resalta que, a noviembre, el empleo formal juvenil permanece golpeado (-18%), al igual que en las empresas con más de 100 trabajadores (-26.8%).

En contraste, en el mismo mes, el empleo formal en las empresas más pequeñas -de 1 a 10 trabajadores- se encontraba 7% por encima de lo registrado en noviembre del 2019.

Recomendaciones para la reactivación

Ante las nuevas restricciones sanitarias, es importante considerar alternativas para reactivar los sectores más golpeados y vulnerables. Al respecto, un trabajo del Instituto Peruano de Economía propone crear regímenes laborales especiales que otorguen flexibilidad de contratación en sectores con mayor urgencia de generación de empleo y de carácter estacional.

Asimismo, el estudio propone sustituir los regímenes laborales y tributarios actuales, que se basan en los umbrales ventas de las empresas, por regímenes con beneficios basados en el salario de los trabajadores. De este modo, no se desincentivaría el crecimiento de las empresas.

Te puede interesar:

Cajamarca: ejecución de la inversión pública solo alcanzó el 52% en 2020
Actividad económica en Cajamarca registró una recuperación de más de 17 puntos porcentuales

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *