“Bajar 15% precios de combustibles sería mucho más efectivo que bajar el IGV”

8 de febrero de 2016

Luis Fernando Alegría

Gestión

Economista señala que rebaja de combustibles beneficiaría incluso al sector informal, que no paga impuestos. También estima que la inversión privada puede crecer 3% este año si se da un shock de confianza.

¿Qué le espera a la economía peruana en el 2016? ¿Qué hacer para reavivar el dinamismo de un país que ha perdido la chispa? Gestión conversó con Roberto Abusada Salah, presidente del IPE, quien compartió su visión de lo que se viene y los retos de corto plazo para el próximo Gobierno.

Una de las variables clave para el Perú es la inversión privada, que está cayendo hace años. ¿Cómo se portará en el 2016?

El Banco Central la está proyectando en crecimiento cero, y creo que es optimista, pero no es fatalista en el sentido que un nuevo Gobierno podría hacer algo para aumentarla.

¿Puede hacerlo en el corto plazo?

Eso es un tema básicamente de los obstáculos. Yo he llamado a este país la “República del Permiso”. Se está pareciendo a la India antes de 1990. Eso es algo que hay que cortar de raíz.

Aquí hay dos alternativas: si sigue el ambiente como está, la inversión va a volver a caer. Si se da un shock de confianza, la inversión puede crecer 3%, y 3% de US$ 55,000 millones es un montón de plata, encima de los 55,000 millones que se espera.

¿Cómo impactan las elecciones?

El tema de las elecciones conspira en contra porque hay una especie de ‘wait and see’. Si en abril los dos candidatos que vayan a la segunda vuelta son amigables al mercado, que es lo más probable, es posible que mejore un poquito; pero muchos van a esperar el 28 de julio a ver qué dice el nuevo presidente.

¿Qué espera para el consumo privado?

Ha caído su dinamismo, pero muy poco. Ha crecido 3.5% el año pasado, pero pesa mucho y tiene dos peligros para este año: la dificultad para el crédito por un lado y la devaluación por otro.

También va a ser importante ver qué pasa con las expectativas de la gente. Otro problema es que el empleo ahora crece entre 0% y 2%.

¿Cómo se manejará la política monetaria entre la inflación y la desaceleración?

Creo que el BCR va a tener que subir la tasa dos o tres veces más; quizás entre 50 y 75 puntos básicos más para fin de año. No está tan preocupado como antes por el tipo de cambio, ahora está mucho más preocupado por la inflación porque han sucedido dos cosas. Está en 4.6% y se espera que baje, todo el mundo lo espera y el BCR aplica las políticas para que lo haga.

¿Qué tan grave es el tema inflacionario?

Algo preocupante es que la inflación subyacente ha estado ascendiendo y ha llegado a 3.5%, más preocupante aun es que las expectativas de inflación están por encima de la meta. Esas son problemáticas porque son difíciles de pelear a menos que tengas una política muy restrictiva; que conspira contra la recuperación.

¿El dólar volverá a trepar mucho?

No creo que vaya a haber una devaluación tan grande como la del año pasado. Casi hemos tocado S/ 3.5, pero este año probablemente sea menor a 10%.

¿Cómo ve nuestras cuentas externas?

La situación de balanza de pagos va a mejorar un poquito. La cuenta corriente está cerca del 4% del PBI, que no es nada tan preocupante.

Lo más probable es que caiga un poquito este año por el aumento en la exportación de minerales. Eso es con base en la entrada a producción a plena capacidad de los grandes proyectos que ya se habían culminado.

En ese contexto, ¿cómo encender el motor de las exportaciones, en particular las no tradicionales?

Una industria que emplea mucho trabajo es la textil y se le ha aplicado esta rebaja adicional del drawback. Yo estoy absolutamente en contra de ese drawback, pero este no era el momento de cesarlo.

Ahorita golpear a una empresa que está perdiendo empleo es dispararse al pie. No hay que descuidar el sector textil. La cantidad de empleo ahí es tremenda. Yo, hoy día, desharía la rebaja del drawback a las exportaciones que se ha dado.

¿Qué sector cree que es el que puede ayudar a los envíos con valor agregado?

Tengo mucha esperanza en la agroexportación, sobre todo si se hacen los proyectos de traer más agua al valle de Ica. El Perú tiene un techo enorme: tiene luz, técnica. La uva ya desplazó al espárrago como principal producto de exportación no tradicional. Ahí hay empresarios que saben hacer las cosas, un sistema laboral y tributario apropiado que es lo que ha generado este boom y estamos exportando US$ 5,000 millones de productos no tradicionales agrícolas.

¿Cómo apuntalar el resto de ramas?

El tema es lanzar un par de proyectos mineros nuevos. En el IPE hemos probado que el encadenamiento es enorme. Un empleo en la minería da nueve empleos en otra parte. Hoy día estamos perdiendo invalorable capital humano que trabaja en metalmecánica. Nadie sabe que somos un gran exportador de ingeniería en el área minera, por ejemplo.

En cuanto al sector público, ¿cuál es su panorama para la recaudación?

La recaudación ha caído feo. Parte es por metales y parte es por la rebaja de impuestos, que ha representado 0.75% del PBI. La presión fiscal ha caído 2.3%. Este año la recaudación no va a crecer al mismo ritmo que el PBI, así que vamos a tener una nueva caída en la presión fiscal; quizás de 0.3% o 0.5% del PBI.

¿Mantener déficits y aumentar deuda, en este contexto, sería sostenible?

La deuda va a estar creciendo muy poco porque el Estado va a estar tomando más préstamos. Está en 23% del PBI y va a crecer en tres años en 28%, pero eso no es alarmante. El déficit no va a disminuir. Va a ser 3% o un poco más si es que el nuevo Gobierno pone políticas anticíclicas y le echa más mano a otros recursos que existen en la economía.

A eso no le veo mayor problema si es que sean conjuntamente con un programa para creíblemente convencer a los mercados de que se va a bajar el déficit en un futuro. Podemos tener déficits de ese orden o mayores por tres años, pero no por mucho más.

¿Qué cree que debería hacer el próximo Gobierno en sus primeros 100 días?

Creo que lo primero sería dar señales de que la fortaleza macro se va a mantener, que no se va a empezar a hacer locuras. Eso va a tener que ver con los nombramientos del próximo ministro de Economía y presidente del BCR.

Otra es echar a andar las cosas que están a punto y han sido frenadas absurdamente por el MEF. Nuestro principal problema en los últimos dos años ha sido el MEF, que se siente inseguro, ha estado copado por Palacio de Gobierno, ha estado recibiendo órdenes directas y no ha estado actuando de manera proactiva, sino de manera timorata. Eso es lo primero que puede hacer.

Pensemos en algunos problemas en boga en la campaña electoral, ¿se puede hacer que Petroperú baje los combustibles para la gente?

Hay que traer al orden a Petroperú. Meterlo al Fonafe, ponerle gobierno corporativo, directores independientes. Tiene que parar de hacer el jueguito estúpido de hacer caja perjudicando a toda la población. Que dejen de estar haciendo caja para hacer una refinería inútil. Si se demora más, mala suerte.

¿Menores precios tendrían un efecto reactivador?

Hoy día, un 15% de rebaja de los combustibles sería una inyección a la vena. Alejaría al consumidor de los peligros de que el crecimiento del país se caiga. Esto es mucho más efectivo que bajar el IGV. Sencillamente, este Gobierno está con los brazos cruzados.

¿Por qué sería más efectivo que bajar el IGV?

Una bajada de 15% de lo combustibles entra en todo y de eso no se escapa nadie. No hay informal que se escape del combustible. Todo el transporte tiene que ver con eso. Definitivamente es más del doble. Es un no-brainer, habría que ser tonto para no hacer eso.

¿Le parece que Petroperú debería entrar en más actividades como es el upstream?

En este momento eso es una locura. La parte petrolera está absolutamente parada y con las regalías actuales no hay nada rentable. Se van a tener que modificar las regalías drásticamente o dejar en tierra el petróleo, pero no es lógico para un país que necesita petróleo. El Perú exporta hidrocarburos, pero importa el grueso de petróleo y consumimos más de 100,000 barriles al día.

¿Cree que el próximo Gobierno debería renegociar los contratos de extracción de gas?

No saben de qué están hablando. El gas se podría renegociar, pero tendría que ser entre privados. Entre Camisea y el contrato que tenemos con la Comisión Federal de Electricidad de México sí hay posibilidades, pero el tratamiento que se le está dando es puramente demagógico. Y si el Perú quisiera forzar a los privados sería muy dañino.

¿Qué tan complicado será el contexto de las economías emergentes para nuestro país este año?

La economía mundial va a crecer cerca de 3%, con China creciendo un poco más de 6%. Eso ayuda.

No ayuda Brasil para nosotros, que puede caer 3% y tener muchos problemas. India está ayudando mucho y va a crecer, quizás, 7%, 8% o más. Pero, contrariamente a lo que se piensa, es un país relativamente pequeño: es del tamaño de Brasil en términos de producto.

¿Y para las economías avanzadas qué perspectivas tiene?

Europa está con un crecimiento relativamente bajo y EE.UU. no termina de consolidar su recuperación. El empleo parece bien, pero hay varias definiciones de empleo y no se sabe que ha pasado con los ingresos de la clase media, que aparentemente están estancados desde los años 70. Sin embargo, la imagen de EE.UU. es la de un país con mucha flexibilidad e innovación, así que lo más probable es que tome tracción en su crecimiento.

 

Sería un “pecado” no hacer crecer al Perú por lo menos un 4%

Después de dos años complicados, la economía peruana finalmente volvería a acelerar en el 2016. Para el presidente del IPE, Roberto Abusada, en las circunstancias actuales “es un pecado” no hacer crecer al Perú al menos 4%.

De acuerdo con el experto, las condiciones están dadas para ello.

“El Perú está muy sólido macroeconómicamente: tiene deuda neta de 5% del PBI y podemos tener déficits por un tiempo, tanto en cuenta corriente como fiscales. Tenemos necesidades, proyectos, empresarios y acceso al crédito”, dijo.

En ese sentido, agregó que este año y el próximo podríamos llegar a esa cifra; aún sin hacer reformas. El impulso de los sectores primarios y un Niño menos destructivo de lo esperado lo permitirían, estima.

“Eso es muy bueno, pero hay que tener en mente que ese 4% viene de decisiones que ya se tomaron antes, y no es posible mantenerlo sin reformas muy grandes”, advirtió.

Finalmente, considera que el crecimiento potencial está entre 3.5% y 4%.

“Eso tiene que ver con la tramitología, caída de los minerales, caída de la inversión publica, el Gobierno sin hacer reformas. Eso se puede recuperar. Todo es una cuestión de liderazgo”, sentenció.

 

08-02-2016 – Entrevista Roberto Abusada – Gestión

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *