Cajamarca y la Boeing Company

17 de Diciembre del 2013
Roberto Abusada
El Comercio

En mayo último, Boeing presentó su proyecto para un revolucionario avión comercial. Se trata del 777x, similar al actual 777, pero construido usando nuevos materiales compuestos en sus alas y turbinas, además de que provee una capacidad para 400 pasajeros con un consumo de combustible sustancialmente menor. Su fabricación se iniciará en el 2015 para entregarse en el 2020.

Las órdenes de compra por parte de las aerolíneas han empezado a llover sobre Boeing de manera profusa. Sin embargo, debido a un obstáculo en las negociaciones con el poderoso sindicato de maquinistas (IAM, por su sigla en inglés), la compañía aún no decide si fabricará el avión en el estado de Washington, al noroeste de Estados Unidos, donde se concentra la mayor parte de su fuerza laboral, o mudará su fabricación a otro estado.

El evento ha despertado el interés de cerca de 22 gobernadores de diversos estados de Estados Unidos, cuyas legislaturas se han apresurado a aprobar paquetes de incentivos valorados en cientos de millones de dólares por año con el fin de traer el beneficio de empleo y crecimiento a sus ciudadanos que significaría la fabricación del 777x en sus estados.

¿Se imaginan a Gregorio Santos liderando un ‘roadshow’ internacional para atraer a su región compañías mineras mundiales y convencerlas de venir a desarrollar la minería en Cajamarca en lugar de invertir en otros países mineros?

Todo lo contrario: el presidente regional se ha esforzado en traer miseria a su región y hoy Cajamarca vive la peor recesión en décadas.

Un estudio del Instituto Peruano de Economía (IPE) ha logrado medir con alto grado de precisión el fenómeno recesivo en Cajamarca y superar así el problema que presenta el retraso de casi un año con que el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) publica datos sobre el valor agregado de la producción por regiones (VAP). El IPE ha construido, sobre la base de la selección de un grupo de variables que conservan relación con el ciclo económico (conocidas como indicadores coincidentes) y cuya selección no solo obedece a un patrón netamente estadístico, sino también a un criterio económico, una serie de crecimiento trimestral para Cajamarca. Se ha construido así el indicador compuesto de activi dad económica (ICAE) de la región de Cajamarca, el cual fue presentado en el reciente Foro de Desarrollo Regional-Cajamarca.

Los resultados pintan una recesión pavorosa. La serie desestacionalizada muestra crecimiento negativo para los tres primeros trimestres de este año de -4,5%, -2,2% y – 3,9%, respectivamente. Para el año en su conjunto, el PBI en Cajamarca, se estima, habrá caído entre 5% y 6% frente al aumento de 5,1% esperado para el Perú.

Pero no solo el ICAE muestra la penosa realidad actual de la región. Como parte del foro desarrollado en la ciudad de Cajamarca el 5 y 6 del presente mes, y con la participación de alcaldes, académicos, representantes de las cámaras de comercio y especialistas diversos, se discutieron, entre otros, temas de empleo, desarrollo rural, la problemática del agua, los servicios, el turismo, la ga nadería y el cultivo del café.

Todo apunta a una realidad deprimente y a un clamoroso desinterés de la autoridad regional, no solo frente a la patente recesión en las zona urbanas, sino también al abandono de las zonas rurales donde no se ha hecho nada en materia de ‘cosecha de agua’, reforestación, riego tecnificado, pastos mejorados, etc.

Los datos de empleo que publica el Banco Central de Reserva (BCR) son igualmente alarmantes. Mientras que, de enero a agosto de este año, el empleo urbano en el Perú aumentó en 3,3%, en Cajamarca, en cambio, el empleo cayó en -12,2%.

Otros líderes regionales deben mirar con envidia la enorme riqueza de los recursos minerales que Cajamarca posee y no aprovecha para generar el bienestar de sus habitantes, pero infelizmente, y a diferencia de la fábrica de Boeing, los proyectos mineros no se pueden mudar.

17-12-2013 – Cajamarca y la Boeing Company – Roberto Abusada – El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *