Andina/difusión

TLC hacia adentro: mejoras en educación, infraestructura y empleo deben ser la base

1 de diciembre de 2006

Hernando de Soto anunció que en diciembre se presentará al presidente Alan García el diseño del TLC interno, el cual consistirá en efectuar un inventario en el país sobre las condiciones que tienen las empresas, si éstas pueden participar en una economía de mercado y no se sienten excluidas. (Gestión)

Esperamos que la iniciativa por atender la agenda interna sea real, ya que se dejó pasar mucho tiempo sin profundizar las verdaderas reformas que mejorarían la competitividad de las empresas peruanas. Pensamos que la agenda interna para que la mayoría pueda acceder a los beneficios del TLC debiera fundamentarse en 3 pilares: en primer lugar, la educación, que como ya dijimos es la base del progreso. Las propuestas gubernamentales en materia educativa -municipalización de la educación primaria, evaluación docente y hora escolar adicional- no son suficientes para superar la crisis. En el último Congreso de la Confiep, el sector empresarial se comprometió a colaborar para mejorar la calidad de la educación. Además, un país que educa mejor da a sus habitantes más oportunidades y, con ello, reduce la exclusión (tema del CADE en Arequipa). Pero los empresarios no podrán solos. Y menos, si no hay una política educativa definida.

En segundo lugar, la infraestructura, necesaria para acceder al conocimiento y a los mercados. La brecha de inversión en infraestructura es de US$23,000 millones. Y, si bien el nuevo gobierno puso mayor énfasis en el tema, con aumentos en la inversión pública (en 2007, aumentará 43% en términos nominales con respecto al 2006), aún hay tareas pendientes en: mejorar la capacidad de gestión de los gobiernos subnacionales para que los proyectos de inversión pública descentralizada no se queden estancados, como hoy; y reducir las trabas legales a la labor de la agencia de promoción la inversión, mediante la adecuación de un marco normativo moderno y ágil, con metas definidas para cerrar la brecha. Esto reduciría el costo de acceso a los mercados de quienes hoy no acceden por falta de carreteras, puertos o aeropuertos.

En tercer lugar, el empleo. Lamentablemente, el gobierno no ha dado una señal positiva al mercado y eso afecta las inversiones. Lo de la estabilidad laboral absoluta introduce un factor de incertidumbre muy alto. Es un retroceso, mientras el resto del mundo avanza. Como comentamos ayer, hasta países tradicionalmente sobreprotectores en materia laboral buscan hoy encontrar fórmulas más flexibles para que las empresas puedan adaptarse a la mayor competencia. Para crear empleo, las empresas deben ser competitivas. Y para eso, requieren personal más capacitado, menores costos y una mayor capacidad de adaptación con el menor sacrificio de recursos posible. El mundo moderno ya se dio cuenta de que la clave para reducir el desempleo no es anclar al trabajador al puesto de trabajo, sino darle mayores habilidades, entrenamiento y educación. Eso reduce sus posibilidades de quedarse sin empleo.

Estado de la Educación, la Infraestructura y el Empleo en el Perú

Fuentes: INEI (EPE) y Foro Económico Mundial (Reporte Mundial de Competitividad, 2007)
Elaboración: Instituto Peruano de Economía

Huelgan los comentarios sobre la forma cómo se han manejado estos temas para llegar al estado de caos en el que nos encontramos. Tenemos el honroso penúltimo lugar en educación en el mundo (entre 125 países), deficiente infraestructura y niveles de subempleo que no tienen cuándo reducirse porque los sindicatos insisten en legislar sobre la materia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *