Aprobación ATPA y emisión de deuda

2 de agosto de 2002

¡Se aprobó el ATPA! Ahora viene la parte difícil…

• Finalmente, el Senado estadounidense aprobó ayer, por 64 votos a favor y 34 en contra, la ampliación de la Ley de Preferencias Comerciales Andinas (ATPA), lo cual permitirá a Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú exportar más de 5,500 productos a los EE.UU. sin pagar aranceles. La norma, cuya vigencia se extiende hasta el 2006, se aplicará principalmente a las confecciones que se elaboren con materia prima de la región (incluyendo fibra de alpaca y vicuña), espárragos, mangos y otras frutas, atún, orfebrería y calzado.
• El proyecto de ley fue remitido a la Casa Blanca para que el presidente Bush lo firme y promulgue, lo cual ocurriría en el corto plazo. Tras la promulgación del ATPA, se pasaría a la etapa de “elegibilidad”, que consiste en la verificación del cumplimiento de ciertas condiciones impuestas a los países beneficiarios de la iniciativa comercial (ver cuadro). En el caso del Perú, el tema más conflictivo es el de algunos litigios de empresas norteamericanas con el Estado.

Principales condiciones que deberán cumplir los países andinos para ser considerados “elegibles” para acceder a los beneficios del ATPA

Fuente: Diarios

• El presidente Toledo anunció que el gobierno adoptará diversas medidas para que los beneficios del ATPA sean los máximos posibles. Prometió, por ejemplo, incentivos a la importación de equipos para la producción nacional y facilidades para modernizar las empresas. Asimismo, planteó la necesidad de flexibilizar las normas laborales.
• Samuel Gleiser, presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), opinó que la aprobación de la ATPA representa también un riesgo, por cuanto los otros países andinos gozarán de las mismas ventajas. Gleiser pidió que se lleve a acabo de inmediato una reorganización tributaria y laboral para generar los incentivos necesarios y un gran plan de educación y capacitación.
• En el mismo paquete en que se incluyó al ATPA, la Cámara Alta estadounidense aprobó el proyecto de ley que restituye a la Casa Blanca la autoridad para negociar acuerdos comerciales por la llamada vía rápida (fast track).
• Comentario IPE: La ampliación de la vigencia y los alcances del ATPA representa, como ha coincidido en señalarlo prácticamente todo aquel que ha opinado sobre el tema, una muy buena noticia. En efecto, la iniciativa comercial permitiría un notable aumento de exportaciones intensivas en mano de obra a los EE.UU. en el corto y mediano plazo.
• En el corto plazo, se podría duplicar las exportaciones de confecciones a los Estados Unidos, que ascendieron a alrededor de US$400 millones el año pasado. De acuerdo con el viceministro Ferrero, con inversiones adicionales de alrededor de US$350 millones, se podría exportar hasta US$3 mil millones de confecciones a los Estados Unidos hacia el año 2007. Hay que recordar, en este sentido, que la tasa de utilización de la capacidad instalada en la industria de hilados, textiles y acabados así como la de tejidos de punto ascendieron a 80.7% y 87.8%, respectivamente, en el periodo enero-mayo de este año.
• Según Diego Calmet, gerente general de Expoamérica, la ampliación del ATPA permitiría generar 120-150 mil puestos de trabajo en la industria textil, de confecciones y sectores conexos como el agro. Es lamentable que el presidente Toledo haya inflado groseramente las cifras respecto del impacto del ATPA en el empleo ya que, al hacerlo, le restaría importancia al muy relevante impacto que tendría en el mercado laboral.
• La ampliación del ATPA es un claro ejemplo del éxito de un esquema novedoso de negociación comercial, en el cual el sector privado ocupó un rol central. Hay que recordar que el sector privado creó, hace dos años, Expoamérica y la financió con parte de los certificados de origen: dicha institución tuvo un rol determinante en la ampliación del ATPA.
• Como lo ha señalado ADEX, la ampliación del ATPA permitirá a los países andinos competir en igualdad de condiciones con México, Centroamérica, Africa y la China. Para aprovechar al máximo el potencial de la iniciativa comercial, sin embargo, es necesario adoptar urgentemente un plan de competitividad que recién se está diseñando. Desde nuestro punto de vista, tal plan debería incluir un relanzamiento del programa de concesiones de puertos, carreteras y aeropuertos; mayor flexibilidad de la legislación laboral; la sostenida reducción del déficit fiscal que permita al gobierno volver a reducir tasas impositivas; menores aranceles y dispersión de los mismos; una legislación concursal que proteja al acreedor; entre otras reformas pendientes. Esa es la “parte difícil” a la que nos referimos en el título del comentario…
• Para no depender de iniciativas comerciales unilaterales como el ATPA que, además, está condicionado, reiteramos la conveniencia de insistir en un acuerdo comercial bilateral con los EE.UU. y, como lo han señalado ADEX y COMEX, complementarlo con iniciativas similares con la Unión Europea, Canadá, México y Brasil. Recordemos que, en el mismo paquete en el que se aprobó el ATPA, Chile consiguió después de ocho años, que se apruebe el fast track que le permitiría cerrar un bilateral con los EE.UU.

¿La propuesta del APRA no significaba acaso mucho mayor endeudamiento?

• El ex presidente Alan García criticó ayer el anuncio para setiembre u octubre que hiciera el MEF de una nueva emisión internacional, esta vez garantizada por la CAF, de US$480 millones y otra en el mercado local por US$100 millones. “Quiero expresar mi preocupación por este tema y porque el déficit presupuestal y la parálisis productiva del país se llenen mediante el expediente fácil de pedir más y más créditos al exterior. Ya en el primer año de la administración del presidente Toledo, el país ha sido endeudado en mil millones de dólares y en donde casi el 80% de peruanos no ven soluciones, y al comenzar el segundo año se anuncia un nuevo endeudamiento de US$ 600 millones de dólares”, señaló.
• El líder aprista pidió tener cuidado de no seguir el ejemplo argentino endeudándonos con bonos de corto plazo para financiar el funcionamiento del Estado, hasta llegar a algo parecido a lo que ocurrió con CLAE, cuando las obligaciones corrientes eran tantas y no había recursos para cubrirlas, que terminó explotando. “Nuestro país debe tener mucho cuidado, la mejor forma de aliviar el déficit es impulsando la reactivación y el trabajo de los sectores productivos, y nos preocupa por eso que la primera medida haya sido tomar de emergencia créditos por hasta US$480 millones mediante la emisión de bonos que van a complicar gravemente el futuro del país”, concluyó.
• Comentario IPE: Recordemos que el APRA propuso recientemente utilizar US$2 mil millones en créditos otorgados al Perú, además de emitir deuda interna por el equivalente a la contrapartida nacional. Es decir, aumentar el endeudamiento público en más de 5% del PBI, con lo que el Perú tendría un ratio deuda pública / PBI mayor al brasileño. Eso sí es responsable…

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *