Andina/difusión

Gobierno dio la señal que los vivos estaban esperando

4 de diciembre de 2006

El presidente del grupo de trabajo de Financiamiento Agrario, de la Comisión Agraria del Congreso, Franklin Sánchez Ortiz (Apra), indicó que en el transcurso de cinco años el Estado incrementará progresivamente el capital del Agrobanco para aumentar el volumen de sus colocaciones y añadió que en el Congreso se está trabajando un nuevo proyecto de ley que plantea sanear la deuda agraria. (Semana@il y diarios)

Tal parece que la condonación de la deuda con el Banco de Materiales era la señal que esperaban los populistas para salir con su batería de propuestas de regalos con plata ajena. Ahora, quieren condonar los intereses de la deuda agraria refinanciada, bajo el pretexto de que sólo el 45% paga, cuando en ningún sistema financiero del mundo se condonarían intereses de créditos con 55% de morosidad, con el objetivo de que esos deudores “puedan acceder al crédito”. También hay un proyecto para que el Estado garantice los créditos de las empresas azucareras, medida que incentivaría el incumplimiento de sus obligaciones, al reducir la presión por lograr mayor eficiencia. Y, por si fuera poco, además piden un aumento gradual del capital de Agrobanco, sin condicionarlo a rendición de cuentas o a una mayor transparencia.

Medidas como éstas perjudican a quienes no pueden acceder al crédito hoy y que podrían ser buenos pagadores. Los bancos preferirán no darles créditos al no poder evaluar su capacidad de pago. Por otro lado, los vivos (algunos condonados) aprovecharán para volver a endeudarse con la intención de no pagar y esperar una nueva condonación. Eso es lo que siempre ocurre. Aunque nuestros congresistas se rehúsen a aceptarlo. Durante la anterior gestión del Apra, se dieron más de US$2,500 millones en préstamos subsidiados al agro. Para fines de 1991, la cartera vencida del Banco Agrario era de US$122.5 millones (casi 50% del total de colocaciones). Con los recientes cambios, Agrobanco dará S/.78 millones en créditos directos, asumiendo un riesgo que antes no asumía. Queda claro que todo esta orientado a ahuyentar a la banca privada del sector, para que sea el Estado quien lo financie. ¿Será por las oportunidades de corrupción que eso genera?

Lo peor de todo es que este daño al sistema de crédito se da justo cuando el microcrédito y el crédito de MiVivienda están creciendo de manera muy dinámica (35% y 57% en el 2005, respectivamente). Y cuando el sistema, en general, está saliendo de una etapa de desconfianza en la que fue difícil encontrar sujetos de crédito. El constante intervencionismo estatal fue la causa y hoy vuelve con todo. El daño que se le está haciendo al crédito es enorme. Los problemas del agro tienen que ver con la informalidad, la ausencia de capacidad de gestión, la escasa tecnología, la descapitalización y la poca capacitación. Y se solucionan con reformas estructurales. No con regalos. Aprendamos de una vez a enfrentar los problemas. Ya es hora.

Créditos Directos del Sistema Bancario al Sector Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura* (En Millones de US$), 1991-2006**

Fuentes: Bancos y Asbanc / Elaboración: Instituto Peruano de Economía
*Se refiere a los Códigos CIIU 100 y 200. / ** Stock a diciembre de cada año para 1991-2005 y setiembre de 2006.

El gráfico muestra el relativo estancamiento del crédito al agro, debido a la desconfianza que resultó de las sucesivas carteras pesadas y condonaciones. El intervencionismo estatal con tinte populista está matando a los sujetos de crédito.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *