Andina/difusión

Remesas del exterior: una actualización

04 de febrero del 2011

Remesas del exterior equivalen al 2% del PBI. (…) Para el jefe del INEI, el estudio de la migración no debe quedarse únicamente en el número de los que se fueron o lo que aportan a sus familias. Por el contrario, hay que analizar la serie de efectos que esta tiene en el desarrollo del país, tal como ocurre en la economía. (El Peruano 04/02/2011)

Aníbal Sánchez, Jefe del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), participó ayer en el debate “Las migraciones en los medios de comunicación: hacia una agenda social”. El diario oficial cubrió el evento, destacando la participación de ya se imaginan quién: Anibal Sánchez. Más allá de que nos preguntemos por qué, además de para la publicación de normas legales y semejantes, debería existir el diario oficial, ya que no cumple el papel subsidiario que la Constitución asigna a las empresas públicas y adolece del endémico mal de la precariedad institucional y del consiguiente sesgo pro-gobierno (basta con la portada para identificar el estilo Pravda que ya fue, aunque tropicalizado) nos pareció interesante comentar respecto a algunos aspectos de la emigración.

Charles Tiebout, uno de los principales teóricos de las finanzas públicas subnacionales, sostenía que la gente votaba con los pies al decidir en qué distrito comprar su casa. Si, por ejemplo, el potencial comprador tenía hijos que requerirían recreación, compraría en un distrito con buenos servicios municipales financiados con un impuesto predial alto. Parafraseando a Tiebout, los peruanos votaron con los pies durante las tres décadas perdidas: como resultado del éxodo, cerca de tres millones de peruanos residen hoy en el exterior (leer CD 17/12/2010). Se estima que al menos un miembro de 705 mil hogares peruanos reside en el exterior. No fue siempre así. Como sabemos la multiculturalidad peruana, fundada en las culturas madres, otras civilizaciones y etnias, también se nutrió de la inmigración de africanos, asiáticos y europeos. Tras el éxodo de cientos de miles de peruanos por la debacle económica y la violencia política de los 80s, la situación se ha balanceado en los últimos años. Es probable incluso que el futuro nos depare una inmigración considerable de ciudadanos de los países hoy embarcados en el socialismo siglo XXI, donde la gente ya empezó también a votar con los pies mientras que Cuba, por ejemplo, está despidiendo medio millón de empleados públicos.

La gran cantidad de peruanos emigrados explica la importancia que tienen las remesas que éstos envían a sus familiares en el Perú. Según los datos más recientes, las remesas en efectivo ascienden a alrededor de 2% del PBI o 3% del consumo privado de los hogares, monto que no incluye electrodomésticos, ropa, objetos tecnológicos o bienes de capital (ver evolución histórica de las remesas en el gráfico). El jefe del INEI afirmó que falta profundizar los estudios respecto a las remesas de los emigrados, con lo cual concordamos.

Pensamos que sería bueno que el INEI realizara trabajos como los presentados en el libro de Humberto López y Pablo Fajnzylber del Banco Mundial, que hacen el análisis que el Jefe del INEI reclama. El libro ayuda a entender la naturaleza de los migrantes en distintos países, incluido el Perú, y de sus decisiones de emigrar, así como su situación en los países en que residen. Se señalan, por ejemplo las diferencias en el tipo de migrante de distintos países. Así, mientras que menos del 13% de los migrantes mexicanos se consideran medianamente o muy calificados, más del 35% de los migrantes peruanos lo son (ver primer gráfico). Este análisis ayuda a explicar, por ejemplo, porqué, las remesas al Perú casi no cayeron con la crisis internacional. También se presentan otros importantes factores a considerar, como que las remesas se han bancarizado: en el año 2003, el 80% venían a través de Empresas de Transferencia de Fondos (ETF), mientras que el 2009, el 44% fueron transferidas a través de bancos -muchos de los cuales han hecho convenios con las ETF-. Como puede observarse en el recuadro, las remesas también han contribuido a la bancarización.

De acuerdo con el INEI, 63% de la remesas financian gastos del hogar y 21% la inversión en educación. El 41% de las remesas viene de Estados Unidos, seguido por España (15.4%), Japón (8%), Italia (6.7%) y Chile (4.6%). Dado que la economía estadounidense está empezando a recuperarse y que España e Italia, en cambio, están en medio de un severo ajuste fiscal, para evitar la suerte de Grecia, Irlanda y Portugal, las remesas provenientes de estos países probablemente se verán afectadas de manera distinta.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *