Congelemos gasto y evaluemos permanencia de medidas administrativas y Reporte de inflacion

5 de septiembre de 2005

El titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Fernando Zavala, indicó que esta semana estará lista la propuesta de nuevas medidas de fiscalización tributaria y que éstas regirán a partir del último trimestre del año. El MEF buscará homogeneizar los períodos de devolución de los pagos en exceso por la aplicación de los sistemas de detracciones, percepciones y retenciones. Zavala agregó que no ve posibilidades de que haya aumentos y que la homologación de sueldos en el sector público no podrá darse durante esta administración. (Semanam@il y diarios)

Esta mañana el jefe de Estado respaldó al Ejecutivo al aclarar que Olivera no forma parte del gobierno. Suficiente para que el MEF haga su trabajo sin sobresaltos. El problema es que la imagen que el gobierno ha dado durante estos 4 años (“el que no llora no mama”) es ahora difícil de revertir. Negarse de la noche a la mañana, cuando antes se aceptó todo lo que se pedía, es incomprensible para el común de la gente. Se debe tener cuidado con los aumentos ofrecidos. La situación fiscal es delicada y debiera concretarse el congelamiento de sueldos ofrecido por el Ejecutivo. No hay espacio para la homologación de sueldos de una sola vez (según el MEF implicaría S/.500 millones).

De acuerdo con el último informe de Reflexión Democrática, el Código Civil establece que la derogación de una ley no implica la restitución de la ley que esta deroga, por lo que la suspensión del artículo 53º de la Ley Universitaria (establece que las remuneraciones de los profesores de las universidades públicas se homologan con las correspondientes a las de los magistrados judiciales) ya habría surtido efecto. En este sentido, si se quisiera proceder con la homologación, se tendría que restituir la vigencia del mencionado artículo.

En relación con las medidas de fiscalización anunciadas, la complicación vendría con la ampliación de las medidas administrativas a nuevos sectores. Tras 38 meses de aplicación de éstas, ya debería haber una evaluación sobre su efectividad y su impacto sobre el contrabando, la evasión y la informalidad, que permita tomar una decisión de si se deben seguir aplicando o no en función de un análisis costo-beneficio para la economía y no sólo para el fisco. La racionalización de algunas exoneraciones sigue siendo mencionada pero no hay pasos concretos a pesar de que la evidencia sugiere que no sirven para los fines para los que fueron creados. El reto del Ejecutivo es convencer a los gobiernos regionales de ello.

Reporte de Inflación: precio del petróleo y desaceleración global son los riesgos

El Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) presentó el Reporte de Inflación de Agosto de 2005, en el que revisó al alza las proyecciones para la actividad económica. Así se pasó de 5% en el Reporte de Mayo a 5.5% de crecimiento del PBI, debido a un mayor dinamismo de la inversión privada, el consumo e inversión públicos y las exportaciones. En este escenario, la demanda interna crecería 5.4%. (BCRP)

El escenario de las proyecciones de este Reporte de Inflación considera un horizonte de US$65 por barril, mayor en 20% al escenario que utiliza el recién revisado Marco Macroeconómico Multianual 2006-2008. Pero hay que considerar las expectativas de los agentes. De acuerdo con una encuesta realizada por The Wall Street Journal (abril 2005), el 95% de la muestra consideraba que con una cotización internacional del crudo superior a los US$70 por barril se podría generar una recesión en los EE.UU. Más aún si consideramos los problemas de capacidad instalada y el reciente paso del huracán Katrina por el golfo de México que, según el Instituto Americano de Petróleo, dejó inactivas 58 plataformas petrolíferas. Con ello, los temores sobre un posible exceso de demanda se han incrementado y esto ha llevado a la cotización del crudo a nuevos records históricos.

Posiblemente, el impacto sobre los precios internos no podría ser completamente atenuado por medidas transitorias como el Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles o la reducción del ISC aplicado. Quedan alternativas de corto plazo, como la eliminación de aranceles, y de mediano plazo, como el cambio de la matriz energética. De persistir el fenómeno, el Central tendría que considerar la opción de subir las tasas de corto plazo.

Otro riesgo mencionado en el reporte es la probable desaceleración de la economía mundial. Al respecto, si bien ésta no vendría por China, que mantiene un fuerte crecimiento en los últimos meses (la actividad industrial creció “sólo” 16% en julio) y sigue siendo el segundo mayor demandante de crudo en el mundo, algunos efectos negativos podrían venir del norte, dependiendo de la magnitud de los daños causados por el huracán, estimados hasta ahora en US$100,000 millones (1.28 veces el PBI peruano de 2005). Tomando como referencia los efectos del 11 de setiembre de 2001 en la economía norteamericana y mundial, muchos analistas ya consideran una reducción del PBI del tercer trimestre de los EE.UU. de 3.7% a 3%. También se habla de una ola de despidos. Estos efectos podrían tener un fuerte impacto en economías como la nuestra, considerando que 1 de cada 4 dólares que exportamos va a ese mercado.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público.