Skip to content
Columnas de opinión

Renta básica

6. 02. 2003

 

6 de febrero de 2003.

Negociación por renta básica en telefonía adquiere excesivo tono político

• El presidente Alejandro Toledo pidió no especular sobre las negociaciones que mantiene el Ejecutivo con Telefónica por la reducción de la renta básica y la eliminación de los 60 minutos libres del sistema de telefonía fija. El mandatario afirmó que salvo la observación de la ley que eliminaba la renta básica, “todo está en proceso de negociación”.

• El ministro de Transportes, Javier Reátegui, reveló que OSIPTEL estudia las tarifas propuestas por Telefónica y que espera tener la información técnica respectiva en el momento oportuno. El ministro afirmó que sus discrepancias con el presidente se debe a la complejidad del tema, lo cual puede causar confusiones.

• A través de un comunicado, Telefónica explicó que su propuesta de reducción de la renta básica de S/57.7 a S/39.9 (incluyendo IGV), eliminación del cobro por establecimiento de llamada, eliminación de los 60 minutos libres y reajuste de la tarifa por minuto son posibles por la aplicación anticipada de la reducción voluntaria de la empresa del actor de productividad correspondiente hasta el año 2004. (Diarios)

• La reacción del presidente Toledo es positiva, situación que contrasta con lo actuado por el ministro Reátegui. Este, tras afirmar que OSIPTEL es autónomo, señaló (según Gestión) que si los cálculos del organismo regulador benefician al usuario, sería aceptado por el gobierno; si no, continuarían las negociaciones. ¿Qué autonomía es esta? Además, el ministro mencionó que las discrepancias con el presidente Toledo radican en la complejidad técnica del tema, pero su actuación evidencia un desconocimiento técnico del problema.

• Lamentamos que el tema haya alcanzado un tinte político tan pronunciado. Declaraciones como las de la congresista Doris Sánchez (“La Telefónica tiene que ponerse a derecho”) demuestran que el tema legal no es familiar para ella, pues desconoce el significado de “poner a derecho”. Estas manifestaciones y otras, como la que pide la renegociación del contrato o el titular de hoy de un diario llamado El Vocero (“Telefónica manda en Palacio”) no hacen más que desviar el tema central al campo político en lugar de fortalecer los aspectos técnicos.

El presidente sugirió que la renta básica en el Perú es la más alta del continente. Este no era el caso en el 2001. La distinta magnitud de la depreciación de las monedas latinoamericanas afectó las tarifas, cambiando el panorama comparativo. Con una política cambiaria adecuada, esta situación no se habría presentado. En nuestra opinión, el sol peruano está sobrevaluado. Ojalá que el presidente encuentre la manera de propiciar la depreciación necesaria para alcanzar el valor real de la moneda local, de manera que la actividad exportadora tenga mayores incentivos. Esto, de paso, permitirá hacer comparaciones más válidas, otorgando a los analistas insumos de mejor calidad

 

 

Renta básica mensual 2001-2002 (en dólares americanos) y devaluación de la moneda local 2002 (en porcentaje), en países latinoamericanos
Fuentes: Pyramid Research, empresas, GC Finanzas e Instituto Peruano de Economía
* Renta mensual promedio (a dic 01 y 02) para todos los tipos de línea, ponderado por el número de líneas en servicio en cada caso.
** Argentina (TASA), Venezuela (CANTV), Brasil (Telesp), Chile (CTC), México (Telmex), Perú (Telefónica)

 

• El orden relevante que se debe seguir exige la observación de la ley sin condiciones y el respeto a la legalidad. Luego, ambas partes, de mutuo acuerdo, podrían negociar paralelamente un acuerdo, sin necesidad de hacer públicos los detalles y sin involucrar a la prensa. De esta manera sería factible evitar la inclusión de aspectos no técnicos en la discusión, llevando la negociación a la mesa y no a la prensa. Aquí, nuevamente, lo transmitido por el presidente parece ser lo correcto.

• En este sentido, creemos que sería mejor que el Ejecutivo coordine sus presentaciones para no generar una mayor confusión y para no dar la impresión de ser más populistas de lo que ya parecen o que “el que no llora no mama”. Ya conocemos los resultados de esta política y estamos seguros que no es el mejor camino para calmar las expectativas de los usuarios, ni para mejorar la calidad de los servicios o de vida. Nos parece que los políticos deberían inhibirse de emitir opiniones hasta que OSIPTEL realice un pronunciamiento técnico.

• Un aspecto curioso que debemos observar es que el abogado, César Almeyda, haya participado como asesor del diálogo gobierno-empresa, pues es conocido que además de ser abogado personal y consejero del presidente, acaba de ser nombrado como jefe del Consejo Nacional de Inteligencia (CNI), tras haber sido presidente de INDECOPI. Consideramos que el señor Almeyda es muy capaz, pero no conocíamos su versatilidad. Esta situación parece presentar más de un conflicto de interés que debería evitarse, en aras de la transparencia.

• En el balance nos queda el presidente Toledo con un mensaje positivo, el ministro Reátegui mal parado y Telefónica tratando de rebalancear sus tarifas para ajustarse al momento político. La empresa, evidentemente, ha acusado recibo de los cambios en el país, modificando parte de la administración y, sobre todo, su relación con el público.