Andina/difusión

Burneo sobre fiscal

6 de mayo de 2002.

Gobierno no sacrificaría crecimiento para cumplir metas acordadas con FMI

• Kurt Burneo, viceministro de Hacienda, negó que el gobierno fuera a renegociar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ya que no se espera incumplirlo. Reiteró la meta de déficit fiscal de 1.9-2.2% del PBI para este año. Recordó que el resultado fiscal del primer trimestre estuvo en línea con el programa económico y mencionó que, en abril, la recaudación tributaria superó en S/409 millones al estimado incluido en el mismo.
• De acuerdo con el viceministro Burneo, la meta fiscal de 2.2% del PBI representa necesidades de financiamiento (que incluyen, además de la brecha fiscal, la amortización de la deuda pública) de US$1.96 mil millones para el periodo abril-diciembre de este año. Dichas necesidades de financiamiento se atenderían con desembolsos de organismos multilaterales y países industriales (US$300 millones de préstamos para proyectos, US$200 millones del BID y CAF, US$100 millones del Banco Mundial), US$378 millones en emisiones de deuda interna y US$780 millones de ingresos por privatización. Si no se obtuvieran los recursos de privatización mencionados, se podría acceder a unos US$150-250 millones en nuevos préstamos aprobados por CAF, así como a los recursos depositados en el Fondo de Estabilización Fiscal (US$185 millones) y otras cuentas del Tesoro (US$359 millones). Finalmente, precisó que el gobierno preferiría financiar la brecha fiscal con recursos de privatización para, así, no verse obligado a utilizar la caja de la que aún dispone.
• El Viceministro de Hacienda enfatizó, al negar que se crearían nuevos impuestos, que no se sacrificaría el crecimiento para cumplir con la meta fiscal. Reiteró que el gobierno anunciaría algunas medidas administrativas, que se aplicarían desde junio, en las próximas semanas. Añadió que dichas medidas van en la línea del decreto, promulgado recientemente, que autorizó a los grandes contribuyentes a retener el pago del IGV de sus proveedores. Dicha medida, precisó, resultaría en un aumento de la recaudación de S/150 millones al año (0.08% del PBI). Mencionó, sin embargo, que algunas de las medidas tributarias que se está evaluando demandarían que se promulgue nuevas leyes, por lo que no se implementarían hasta el próximo año. En ese sentido, mencionó, se empezaría a racionalizar, gradualmente, las exoneraciones tributarias desde el próximo año.
• Comentario IPE: El MEF insiste en que se cumpliría la meta fiscal de 1.9-2.2% del PBI sin que sea necesario ajustar el gasto o crear nuevos impuestos. Su optimismo, sin embargo, no es compartido por ningún analista privado.
• Le sugerimos al viceministro que revise la literatura económica que sugiere que a las economía emergentes no les conviene utilizar herramientas fiscales para contribuir a la recuperación económica, a menos que sus gobiernos hayan “comprado credibilidad” previamente. Aparentemente, gran parte de los agentes económicos privados cree que la expansión fiscal no es sostenible y que, eventualmente, el gobierno tendría que ajustar la política fiscal. En otras palabras, no sólo cree que el aumento del ingreso asociado a la expansión fiscal es temporal, sino piensa que, eventualmente, ésta se revertiría. Por ello, no incrementa su gasto y, más bien, lo restringe por la incertidumbre que representa el eventual ajuste fiscal.
• El viceministro Burneo, de otro lado, reiteró que el gobierno no crearía impuestos nuevos para no “sacrificar el crecimiento”. Añadió que, si el gobierno no consiguiera obtener los US$780 millones de recursos de privatización que ha identificado como fuente de financiamiento, utilizaría los depósitos de los que aún dispone. No queda claro, sin embargo, cómo se financiaría el presupuesto del próximo año en el escenario contingente del equipo económico.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *