Andina/difusión

Debate sirvió para saber que en el Estado hay 937,702 trabajadores

6 de julio de 2006

La Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) rechazó las informaciones en torno a que el sector estatal se ha incrementado en 200 mil trabajadores durante los últimos cinco años. (Gestión)

A propósito del comentario y la nota aclaratoria de ayer sobre las cifras del empleo público, queremos hacer énfasis en el fondo del tema y no quedarnos en el detalle. Más allá de si fueron 70 mil o 200 mil los empleados que ingresaron al Estado en los últimos 5 años de gobierno, lo cierto es que la cifra actual demuestra que tenemos un Estado desmesurado y que no rinde lo que los peruanos esperamos de él. Todos reconocen la mala educación, salud, infraestructura, seguridad y justicia. Nadie hizo el cambio y alguien tiene que ocuparse de hacerlo. En ese sentido, nuestro llamado a la reforma del Estado sigue vigente.

Según el MEF, hoy hay en total 831 mil empleados públicos. Las cifras del 2001 no son comparables, pero al incorporar los 145 efectivos de las Fuerzas Armadas y Policiales, se tiene un aproximado total: la planilla en el 2001 era de 761 mil personas. La diferencia es de 70 mil empleados. Sin embargo, hay que considerar los 64 mil que no fueron censados en el 2006 (ver gráfico) y los trabajadores de los gobiernos locales (incluye empresas municipales). Sobre los primeros, no hay certeza de cuántos fueron incluidos el 2001; y los segundos de hecho no fueron considerados en dicho cálculo. Con estas observaciones -y resaltando el mayor alcance de los cálculos actuales del MEF-, es posible tener una idea de la magnitud de la diferencia. Así, el incremento mínimo en el total de empleados públicos entre el 2001 y el 2006 es de 70 mil, pero el techo podría llegar a los 140 mil empleados (asumiendo que la proporción de empleados municipales al total de empleados públicos se mantiene en el tiempo). La cifra real podría estar al centro.

La intención de sincerar las cifras del empleo público es positiva y debemos reconocer el esfuerzo, pero también se debe señalar la necesidad de que el resultado sea publicado con el detalle del alcance, sus deficiencias y las posibilidades de interpretación, para evitar comparaciones equivocadas. Así las cosas, el detalle del crecimiento de la planilla termina siendo anecdótico. No es importante entrar en el debate de si está bien lo que dejan quienes salen o si está mal lo que encuentran quienes entran. Lo importante es que tenemos casi 940 mil empleados públicos; es decir, un Estado descomunal. Y casi toda esa burocracia no genera mayor beneficio pero sí considerables sobrecostos: cada empleado público es financiado por 3.7 trabajadores privados. La situación es insostenible. El próximo gobierno debe redimensionar el Estado, ampliar la base de contribuyentes, poner metas y medir resultados. Solo así se conseguirá la eficiencia.

El Tamaño del Estado en el Perú

Fuentes: MEF y páginas web de entidades / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

* Asumiendo la proporción de empleados municipales al total de empleados públicos de Nickson (1995).

El Estado está sobredimensionado. El caso de los gobiernos regionales raya con el escándalo. Comparando las cifras del MEF y las de las páginas web de las entidades públicas no censadas, se encuentra que, por ejemplo, el gobierno regional de Puno tiene 3.6 veces el número de trabajadores de toda la SUNAT.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *