Promedio de evaluación a docentes fue de 06; ¿les seguimos aumentando a cambio de nada?

6 de septiembre de 2005

El ministro de Educación, Javier Sota, afirmó que sí hay un incremento en el presupuesto de su sector para el 2006. Sin embargo, su viceministro afirmó que habría un recorte de cerca de S/.1,000 millones. (Gestión)

Estos problemas de información se originan en la falta de transparencia en la elaboración del presupuesto público. Ello también dificulta la evaluación del cumplimiento de la política del Acuerdo Nacional (AN), que señala que el incremento mínimo anual en el presupuesto del sector educación debe ser equivalente al 0.25% del PBI, hasta alcanzar el 6% del PBI. Así, de acuerdo con las cifras mostradas por el ministro esta mañana, el incremento en educación sería de sólo 0.18% del PBI del 2006, lo cual contraviene lo anterior. Además, llama la atención que cierto nivel de asignaciones de recursos no sea directamente manejado por el respectivo sector. Por ejemplo, el mismo ministro de Educación afirma que el 30% del total asignado al programa Juntos sería orientado a la educación inicial, cuyo nivel de importancia debiera merecer que el sector asista a la comunidad organizada para que se realicen monitoreos y supervisiones efectivas.

De acuerdo con el doctor Luis Piscoya (“Cuánto saben nuestros maestros”, Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2005), la evaluación del 2002 a más de 95,000 maestros para ocupar 30,000 plazas docentes, arrojó un promedio equivalente a 06 sobre un puntaje máximo de 20 (promedio 11.9230 sobre un máximo de 40 puntos, donde 20 es una calificación aceptable). Esto obligó a aplicar un factor de corrección que en algunos casos alcanzó los 20 puntos (10 sobre 20), para poder cubrir las plazas vacantes. Estos paupérrimos resultados no sólo se corroboran con los últimos lugares que alcanzaron los alumnos peruanos de 15-16 años en las evaluaciones de UNESCO y PISA, sino que también demuestran que los cerca de US$1,000 millones invertidos en los planes de capacitación docente (Plancad y Planged) han sido inútiles en el esfuerzo de mejorar la calidad de la educación (sólo los compromisos con Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo hasta el 2007 alcanzan los US$626 millones).

En este contexto, y considerando que –según el propio ministro de Educación- el 97% de los recursos asignados al sector va a planillas, resulta hasta ridículo solicitar más recursos para el sector. Más aún cuando, el ex ministro Ayzanoa no sólo desactivó la comisión encargada de las evaluaciones docentes, sino que además dejó carta libre e hizo otras concesiones al SUTEP para que éste vuelva a hacer de la educación peruana el desastre que hasta entonces había hecho.

Mejorar la infraestructura nos haría más atractivos a la inversión que ahora sólo vemos pasar

Positivas perspectivas para la inversión extranjera en las economías emergentes para el período 2005-2008 detectó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD). “La atención de los inversores parece estar girando de los lugares tradicionales hacia determinados mercados emergentes. Asia y Europa del Este son las dos regiones con perspectivas más positivas en cuanto a la inversión”, afirmó el organismo en un comunicado oficial. (América Economía)

Si bien América Latina no está excluida de los alcances de la inversión extranjera, resulta preocupante que las miradas de los inversionistas sigan desviándose hacia otros destinos más atractivos. Sin duda, las economías asiáticas (área más atractiva según el informe) y del Este de Europa no pierden el tiempo y trabajan para generar un atractivo clima de inversión, reducir la corrupción, garantizar la estabilidad jurídica, aminorar el ruido político y, sobretodo, emprender oportunamente las reformas que garanticen seguridad y rentabilidad a las inversiones. Justo lo que este gobierno ha evitado hacer.

Reformas exitosas en política tributaria llevadas a cabo en algunos países de Europa del Este han ayudado a estimular la inversión extranjera y el crecimiento económico. Este es el caso de Eslovaquia, por ejemplo, que en el 2004 introdujo una tasa plana tanto para los ingresos personales y corporativos, como para el impuesto al valor agregado. Con ello, logró además un ligero incremento en la recaudación tributaria. De otro lado, China es un atractivo destino de inversiones, no sólo para los principales países inversores sino para los mismos países emergentes del Asia. Esto debido a que la mano de obra en China es barata, por lo cual el resto de países de la región utiliza la maquila para reducir sus costos.

De acuerdo con un reciente informe sobre la infraestructura en América Latina y El Caribe, elaborado por el Banco Mundial, la región está atrasada, pues gasta menos del 2% de su PBI en infraestructura, cuando se requiere invertir entre 4% y 6% del PBI al año para estar al nivel de Corea o China. Ello desincentiva la inversión, pues el atraso de la infraestructura se convierte en una barrera a la entrada, porque impide una integración de mercados que garantice una recuperación más rápida de la inversión. En este sentido, es positivo que la Autoridad Portuaria Nacional (APN) haya aprobado la modalidad de concesión del Muelle Sur, aunque habrá que esperar 3 semanas más para la convocatoria. Entendemos que hay más de 15 empresas interesadas en la licitación. Estamos bastante tarde en la competencia por convertirnos en un hub regional. La modernización portuaria no puede tardar más. Ojalá se acelere el proceso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *