TLC es el mejor regalo de Navidad para los peruanos

9 de diciembre de 2005

El ministro de Comercio Exterior y Turismo, Alfredo Ferrero, manifestó que EE.UU. enviaría a su Congreso el texto del TLC con el Perú independientemente de cuál sea el curso de la negociación con Colombia y Ecuador. Asimismo, el ministro de la Producción, David Lemor, indicó que el Ejecutivo elevará las compensaciones a los sectores productivos afectados por el TLC con EE.UU. Así, anunció que se destinarán US$200 millones a los productores agrícolas nacionales que resulten perjudicados por el TLC. (Semana@il y diarios)

Quizá el cierre del TLC sea el mayor logro de este gobierno junto con la puesta en marcha del proyecto Camisea, considerando que los resultados económicos han sido buenos pero que pudieron ser mejores de no ser por la indecisión del gobierno para aplicar las reformas claves desde el inicio. Hasta en algunos frentes sensibles del TLC se habla de excelentes resultados y de una buena negociación, como en el caso de la cuota de entrada del azúcar peruana al mercado estadounidense (se elevó de 50,000 TM a 61,000 TM). Es positivo también que, independientemente de lo que suceda con Colombia y Ecuador, el acuerdo con Perú vaya al Congreso de EE.UU. para su aprobación. Asimismo, es favorable que en la eventualidad de que estos países lograran posteriormente mejores condiciones, éstas se harían extensivas inmediatamente al Perú. Es necesario que se siga informando a la población sobre los alcances del TLC, para que todos los peruanos aprovechemos los extensos beneficios que éste traerá.

Sin embargo, es inevitable la pataleta de los de siempre. Aunque, consideramos que en el caso del azúcar y las carnes, se estaría concediendo el tiempo suficiente para implementar un agresivo programa de mejora de competitividad. Y si ni así logran ser competitivos, entonces no lo serán nunca y el mercado los sacará para beneficio del consumidor (recordemos que estos sectores han sido protegidos por mucho tiempo en perjuicio del consumidor: franja de precios, sobretasas, etc.). Lamentamos además que el Apra esté tratando de dilatar la aprobación del tratado para no tener que asumir una posición clara hoy.

En el plano fiscal, el anuncio de mayores compensaciones obligaría a comenzar la reforma fiscal de una buena vez porque los S/.650 millones deberán salir de algún lado y nuevos impuestos afectarían la competitividad de nuestras empresas. Si bien éste y el próximo año habrá mayores ingresos por recaudación que lo proyectado, también es cierto que se necesita más agresividad en la consecución de resultados estructurales superavitarios altos no sólo para reducir la dependencia del financiamiento externo, sino también para solventar la aplicación de políticas anticíclicas. Eso significa que hay que ajustar el gasto. También es urgente desarrollar la agenda interna de reformas en sectores como el agro y la salud, así como en infraestructura, que es el soporte logístico fundamental para el éxito del TLC y la integración.

 

 

 

 

Lo que se ha logrado es mucho más de lo que se preveía. Todo lo que entraba por ATPDEA mantendrá sus beneficios e incluso se habla de la posibilidad de que esta concesión unilateral siga vigente en caso se retrase la aprobación del TLC.
Entre lo acordado destaca el ingreso, libre de aranceles, de nuevos productos textiles al mercado de EE.UU. Además de las confecciones ahora ingresarían también los hilados y las telas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *