Andina/difusión

La reforma judicial más que recursos necesita voluntad política

11 de  enero del 2008.

El gerente del Proyecto de Mejoramiento de los Servicios de Justicia del Banco Mundial, Nelson Shack, planteó usar la actual holgura fiscal peruana para acelerar la reforma judicial, de tal manera que se pueda consolidad el crecimiento económico. (Gestión, 11/01/2008)

Los intentos de reformar al poder judicial en el Perú han sido varios y ninguno ha llegado muy lejos.  A pesar de aumentos de sueldos y de asignación de mayores recursos, no se ha solucionado el problema, lo cual se refleja en la pésima imagen que tiene la población con respecto al poder judicial.  Por ejemplo, según el Global Corruption Report 2007 de Transparencia Internacional, el Perú ocupa el penúltimo puesto en ese sentido: más del 80% de la población considera que el sistema legal es corrupto.
No obstante, la pésima imagen que tiene el poder judicial en la población no impide que la gente lo acuda a él.  Hace tiempo que ya se declaró que la sobrecarga procesal se ha vuelto inmanejable.  La solución a este problema no se va a lograr simplemente creando más salas y asignando más recursos.  Es evidente que hay un problema de fondo que no permite que los conflictos sean resueltos oportunamente y que no genera alternativas suficientes como para que sean solucionados fuera del poder judicial.  En ese sentido, para reducir la carga procesal se tiene que seguir promoviendo opciones como el arbitraje y la conciliación (CD 19/11/2007).
Otro problema importante que tenemos que abordar es la mala preparación del stock humano del poder judicial.  Según el documento Barriers to the Enforcement of Court Judgments in Peru del IFES, hace falta entrenar a los jueces en aspectos económicos, para que entiendan mejor las consecuencias de sus dictámenes, así como los daños que generan por objeciones frívolas que estiran los procesos en casos comerciales.  Conforme las exportaciones vayan creciendo y se vaya acercando la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos tenemos que acelerar la reforma de este importante tema pendiente.  La mala preparación de los jueces y su poco entendimiento de temas empresariales y económicos es un aspecto que tiene que ser corregido conforme se vaya incorporando nuevo personal al poder judicial.  Así como en educación se plantea generar un nuevo magisterio a la altura del desafío que presenta la situación actual, de igual manera en la reforma judicial tenemos que plantear la generación de una nueva generación mejor preparada.  Según Ortiz de Zevallos & Reátegui 2005, es indispensable que se capacite en temas vinculados al derecho empresarial, la vinculación entre derecho y economía, así como el impacto económico de decisiones judiciales.

Latino América: Percepción del acceso a la justicia* (En porcentaje), 2007

El Perú es el país con peor percepción de su sistema de administración de justicia en la región. Mientras tanto, el porcentaje de la población que considera haber sido víctima de un acto de corrupción ha crecido alarmantemente, de 12% en el 2006 a 23% en el 2007, colocándonos en el antepenúltimo lugar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *