Skip to content
Columnas de opiniónEstadísticas Regionales

Ley del ambiente – se deben tratar temas de fondo y generar clima de inversion

12. 10. 2005

12 de octubre de 2005

El presidente Alejandro Toledo instó al Congreso a “no pasar leyes que ‘desestimulen’ la inversión minera o energética”, como el proyecto de ley del ambiente, que será debatido mañana en el Pleno. (Perú.21)

Si bien se necesita una norma que refleje la toma de conciencia sobre la conservación del medio ambiente, también se requiere un debate menos apresurado e ideológico del que se observa. A diferencia de lo que proponen algunos congresistas, no creemos que se deba dejar la corrección de los problemas de esta ley al reglamento o a modificaciones futuras. Las cosas deben hacerse bien.

Lo importante de una norma como la que se plantea es que fije claramente las responsabilidades de cada involucrado (gobierno central, regiones, municipios y privados); que precise las condiciones y garantice a los inversionistas que no se verán obligados a asumir pasivos distintos en el futuro; que no genere trabas y sobrecostos a la inversión; y que tenga el equilibrio ideal entre el límite de las responsabilidades y los excesos de los funcionarios públicos, evitando el mínimo de discrecionalidad en la labor de estos últimos. En resumen, se necesita una norma transparente y atractiva para la inversión.

En el caso específico de la selva, por ejemplo, las leyes actuales no sólo no han promovido la extracción sostenible de recursos (maderables y no maderables), la explotación turística de nuestra biodiversidad o el ecoturismo, sino que más bien han conducido al desperdicio del enorme potencial del sector forestal por la falta de incentivos a la inversión. ¿Cómo se puede hablar de mejorar la competitividad de un sector, si no se trabaja con decisión en la definición de los derechos de propiedad? Esto explica por qué la región amazónica es la de menor desarrollo después de la sierra sur (menor IDH, esperanza de vida, educación, ingreso, acceso a servicios, etc.) y también por qué el Estado le otorga inútiles tratamientos especiales (beneficios tributarios, por ejemplo). ¡Como si un analgésico sirviera para tratar una alergia!

Proteger el medio ambiente implica promover las concesiones forestales (combatiendo la tala ilegal, que incluso llega a zonas supuestamente protegidas), modernizar el agro (el agro moderno utiliza fertilizantes más limpios dadas las mayores exigencias de los mercados, por ejemplo), entregar en concesión el agua (usando parámetros internacionales en su tratamiento) y detener la deforestación.