Andina/difusión

Congreso traba nuevamente la racionalización de exoneraciones tributarias

14 de diciembre de 2006

El pleno del Congreso decidió retornar a las comisiones de Economía y de Ambiente y Ecología el proyecto que busca eliminar las exoneraciones tributarias en la Región Amazonas. (Gestión)

La racionalización de las exoneraciones tributarias es urgente, dadas dos consideraciones: no llegan a quienes deberían; y complican la administración de impuestos, la recaudación y el manejo fiscal. Sin embargo, el esquema planteado (canje de la exoneración por inversión en infraestructura) no funcionó bien en San Martín, pues la poca capacidad de gestión de sus funcionarios impidió el desembolso de los recursos, porque sus proyectos no lograron pasar el filtro del SNIP. Esto generó malestar en la población, que, en vez de culpar a sus autoridades, culpa al gobierno central. Para evitar esto, Amazonas pide hoy el desembolso del dinero. Pero eso tampoco puede hacerse sin una garantía del buen uso de los recursos. Lo correcto sería crear un fideicomiso con esos recursos, para que la región los use a medida que viabiliza sus proyectos. Eso evitaría enfrentamientos con el Ejecutivo y garantiza la disponibilidad del dinero.

El término exoneraciones se usa para generalizar una serie de mecanismos de gasto tributario: devolución de impuestos (ISC), tasas diferenciadas (IGV o IR), deducciones, crédito, las exoneraciones propiamente dichas, etc. La literatura económica recomienda un uso muy limitado de estos mecanismos. El FMI (2006) por ejemplo, pide evitar los beneficios tributarios, en especial las exoneraciones. El problema es que son ciegas, pues no identifican al beneficiario y permiten la filtración, con lo cual cae la recaudación. Por eso es que, en el Perú, debemos comenzar la racionalización del gasto tributario por las exoneraciones. En los últimos años, se crearon beneficios a una velocidad acelerada y sin ningún orden. Sólo entre 2006 y 2007, según el MEF, el gasto tributario aumentará en S/.640 millones, sin incluir los nuevos beneficios propuestos. Los argumentos para dar dichos beneficios son múltiples, pero la mayoría no han probado ser ciertos y, por el contrario, la evidencia empírica señala que en el caso del agro son dañinos (Escobal y Aldana, 2000); en el caso de la Selva generan mercados negros (OSINERG, 2006); y en el caso de frontera promueven contrabando. En el Perú, Ruiz (2000) y Castillo, Ortiz y Shiva (2002) recomiendan un sistema tributario sin exoneraciones.

Esperamos que las facultades delegadas, de aprobarse, se utilicen para trabajar este tema a fondo. Entendemos que el MEF ha pensado en un marco regulatorio para la dación de estos beneficios. Lo ideal sería que estos sólo se aprueben bajo un estricto control, siempre que el beneficio sea mayor que el costo y sólo si van acompañados de indicadores y metas de corto y mediano plazo, para que una evaluación periódica de sus resultados permita saber si rindió lo que se esperaba o si debe ser eliminado.

Gasto Tributario Estimado para la Amazonía, por Tipo de Impuesto (En Millones de Soles), 2006-2007

Fuente: MEF – SUNAT / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

Las exoneraciones a la Amazonía cuentan por un tercio del total de exoneraciones. Entre éstas el grueso de los beneficios (98% para el 2007) son los asociados a impuestos indirectos como el IGV y el ISC. De ahí los altos niveles de evasión que socava la capacidad recaudadora del Estado. Esta enorme distorsión es la que debe concentrar el mayor esfuerzo de racionalización de beneficios.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *