Andina/difusión

Salvo el crecimiento, todo es ilusión

13 de junio del 2011

Déficit de mano de obra en el agro presiona a empresas a subir salarios (Gestión 14/06/2011)

Hace dos meses comentábamos el poco entendimiento que hay acerca de muchas de las grandes transformaciones que ha vivido nuestro país en la última década (CD 25/04/2011). Hoy las empresas agroindustriales se preocupan de la falta de mano de obra y de la necesidad de aumentar los salarios para atraer al personal necesario. Este fenómeno se viene dando crecientemente en la mayoría de las regiones del país, conforme el aumento en la actividad y en la demanda por trabajadores no sólo en agroindustria sino en sectores como construcción, comercio, industria y servicios.

La dificultad que enfrentan los empresarios en zonas agrícolas es mayor por una sencilla razón: en otros sectores la mano de obra es mejor pagada que en el sector agrícola y conforme el crecimiento descentralizado que se expande por el país, se eleva el jornal en el campo. Este es un fenómeno normal en una economía en rápido crecimiento y resulta, especialmente, en el incremento de las remuneraciones en las zonas rurales y en varios de los departamentos de donde tradicionalmente provenía la mano de obra migrante (CD 02/04/2011). Esto explica porqué Ayacucho, un departamento sin nuevos grandes proyectos públicos o privados, ha tenido el segundo mayor crecimiento económico en la década pasada y también el mayor aumento porcentual en los ingresos por trabajo (ver gráfico 1). La cercanía y los nexos con la pujante Ica, en la cual el crecimiento manufacturero y agrícola llevó a escasez de mano de obra, aumentaron los salarios y jornales, y alimentaron la demanda y el crecimiento económico en una región tradicionalmente deprimida. Por supuesto que aún falta mucho para que Ayacucho alcance la prosperidad y que la mejora en términos porcentuales se explica en buen aporte por la base tan baja de la que se partió, pero eso no cambia el hecho que el ritmo de mejora ha sido fenomenal.

Los datos del Ministerio de Agricultura (Minag) indican que, en los últimos doce meses (entre marzo del 2010-2011), el costo promedio simple del jornal en el sector agrícola se incrementó en 19 regiones del país y que los aumentos en jornales fueron en general mayores en las regiones más pobres. Amazonas encabeza el alza del costo del jornal con un 67%, seguido de un 38% en el departamento de Cusco (ver gráfico 2). Los departamentos de Lambayeque, La Libertad e Ica, lugares donde se mantiene el “boom” de la agroexportación, el costo del jornal se incrementó en 29%, 13% y 11%, respectivamente en un solo año, siguiendo a una década de fuerte crecimiento. Cabe mencionar que el costo del jornal varía, según el lugar, entre S/. 23.41 (jornal diario mínimo -sin incluir movilidad, alimentación y los beneficios sociales) y S/. 60 por día, lo cual demuestra que persisten las grandes disparidades en ingreso y costo de vida. Sin embargo, durante la última década sólo una región no ha visto un importante aumento de los ingresos por trabajo y, en el último año, sólo en Junín, Lima, Tumbes, Pasco y Loreto no aumentaron los jornales. Las empresas del agro van a tener que ajustarse a estos cambios, mejorar las remuneraciones y así brindar una oferta competitiva en un mercado como el peruano. Mejores opciones de trabajo y remuneración hacen que el país crezca.

La noticia que comentamos hoy es otra de las muchas que demuestran que, contrario a lo que se sigue escuchando repetidas veces, el crecimiento económico de la última década ha beneficiado a la gran mayoría de la población, especialmente en muchas de las zonas rurales y más pobres de nuestro país. Si se logra mantener el crecimiento económico, esta mejora sin precedentes en el bienestar de la población se mantendrá también. Si el nuevo gobierno no logra mantener el elevado crecimiento económico de los últimos años, ninguna mejora en las políticas sociales y ninguna disminución en la corrupción podrán compensar lo perdido por la falta de crecimiento. Un amigo economista que colabora con el equipo de Gana Perú hizo en broma un comentario que revela una gran verdad y que nos permitimos repetir: salvo el crecimiento, todo es ilusión. Esperemos que el nuevo gobierno lo entienda.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *