Presiones por mayor gasto nos llevan al límite de la prudencia fiscal

15 de septiembre de 2005

El ministro de Economía y Finanzas, Fernando Zavala, se reunió con el líder del Apra, Alan García, a quien explicó las proyecciones del presupuesto del 2006. El ministro, quien se reunió el martes con representantes de Perú Posible, mañana hará lo mismo con los de Unidad Nacional y del Frente Independiente Moralizador. (Semanam@il y Gestión)

Saludamos la iniciativa del MEF, aunque es probable que tenga poco efecto práctico considerando que los políticos peruanos están acostumbrados a sólo oír reclamos y atenderlos sin importar el costo futuro, especialmente, en épocas electorales. Las demandas sociales van en aumento: tenemos una huelga policial a la vuelta de la esquina, catedráticos que no se han quedado tranquilos con el inicio de la homologación ofrecida, paro de enfermeras por mayores sueldos, entre otros. La huelga policial se torna aún más delicada si consideramos que hay grupos interesados en generar caos, que han radicalizado su posición, sobretodo en el interior del país.

Los sindicatos y algunos gremios han aprendido –por obra de esta administración– que quemando llantas y bloqueando carreteras siempre obtendrán algo del gobierno, y la situación tiene pocas probabilidades de cambiar por la cercanía de las elecciones. Lo grave es que el mayor gasto que se podría generar es considerable: homologación de los sueldos de los catedráticos (S/.450 millones), nombramiento de las enfermeras (S/.150 millones), pago a las listas de empleados públicos cesados (S/.70 millones) y fondo de compensación para productos sensibles del TLC con EE.UU. (S/.150 millones). A esto habrá que sumarle el costo de lo que se transe con los transportistas que ya anunciaron un paro, lo que se aumente finalmente a las enfermeras y lo que genere el nombramiento de los maestros. ¿Y todo esto a cambio de qué? ¿Qué garantía tomará el gobierno para asegurarse que este mayor gasto significará una mejora proporcional en el rendimiento del trabajador y en la calidad de los servicios que brinda el Estado?

Si bien muchos de los gastos serán amortizados de forma gradual, lo cierto es que el incesante incremento del gasto público nos está llevando al límite de la prudencia fiscal. Un reciente estudio del FMI (Kumah, F. y Matovu, J.,“Commodity Price Shocks and the Odds on Fiscal Performance”, 2005) encuentra que existen mayores probabilidades de alcanzar un buen desempeño fiscal en el corto plazo cuando los precios de los commodities están altos. Sin embargo, estas probabilidades se deterioran significativamente en el largo plazo, luego de que el shock transitorio se haya disipado, sobretodo cuando una política fiscal laxa se ha adoptado durante el período de boom. ¿Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia?

Crecimiento anualizado alcanzó mayor cifra registrada en últimos 88 meses

El INEI informó que la actividad productiva nacional en julio de 2005 se expandió en 4.92%, con respecto a similar mes del año precedente, manteniendo un crecimiento sostenido desde enero del presente año. El avance importante de la actividad económica se derivó del comportamiento dinámico mostrado por todos los sectores componentes, con excepción de la producción pesquera que experimentó un retroceso por segundo mes consecutivo. (INEI)

El crecimiento de la producción en julio fue impulsado, principalmente, por el buen desempeño de la manufactura no primaria, que estuvo favorecida por el dinamismo del sector fabril (5.95%), de la industria de bienes de consumo (0.56%) y de bienes intermedios (16.04%). Sin embargo, fue contrarrestada por la pronunciada caída en la producción de los bienes de capital (40.36%). También fueron importantes los sectores comercio (5.74%), construcción (7.71%) y otros servicios (3.08%).

Los sectores primarios también crecieron, aunque en menor medida. La actividad agropecuaria registró un crecimiento de 7.04%, explicado por el buen desempeño del subsector agrícola (8.36%) y del subsector pecuario (5.29%), favorecidos por las buenas condiciones climáticas; mientras que la actividad pesquera volvió a caer (18.67%), producto del menor desembarque de anchoveta para la producción industrial (se redujo en 23.73% respecto a lo registrado en julio de 2004). Con este resultado, el crecimiento anualizado alcanzó el 5.89%, la mayor cifra registrada en los últimos 88 meses.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *