Andina/difusión

Es una buena oportunidad para reformar y fortalecer el marco de la regulación

17 de julio de 2006

El primer vicepresidente del PPC, Javier Bedoya, señaló que fue el APRA el que les ofreció participar en el nuevo gobierno con algunos cuadros técnicos. “Lo que declaró Lourdes Flores a la prensa sí fue la respuesta al ofrecimiento que nos hizo el APRA, pero eso no quiere decir que hay algún pacto político. Solo queremos participar como fiscalizadores”. (La República)

Es bueno que sea la oposición quien proponga a los técnicos independientes que liderarán los órganos de control: BCRP, SBS, Conasev, Indecopi, Contraloría General de la República y organismos reguladores de servicios públicos. No sólo porque durante la campaña se insinuó que se trataría de hacer algo así, sino, sobretodo, porque el APRA parece no tener mucho poder de convocatoria para cubrir puestos claves que deben ser manejados de forma técnica. Lo que sí saludamos es que este tipo de colaboración se haga pública. Eso demuestra transparencia y no repartijas ni nada por el estilo, como se ha insinuado por ahí.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que se necesita una reforma en el marco regulatorio, de modo que se fortalezcan las instituciones y se logre mayor independencia. Al mismo tiempo, se podría disminuir el sobrecosto que los reguladores generan al usuario final del servicio –recordemos que el presupuesto de los reguladores de servicios públicos es cobrado dentro de la tarifa de estos servicios.

En primer lugar, se debe fusionar algunos de los órganos de control como la SBS y la Conasev, ambos relacionados con el sistema financiero. Los cuatro reguladores de servicios públicos también deberían formar un solo organismo. Una vez fusionados, es necesario otorgarles autonomía constitucional para fortalecer sus decisiones frente a los regulados. Además, se deben establecer metas de eficiencia y de gestión, de modo que los reguladores optimicen el uso de sus recursos y que el porcentaje del aporte de regulación se reduzca en el tiempo. Así, la administración sabrá que, en adelante, deberá cumplir las metas cada vez con menor presupuesto, o sujetarse a sanciones. Con esto, se evitaría que los reguladores sigan convirtiéndose en aparatos burocráticos y mejoraría su eficiencia. Recordar que estas instituciones están creadas para corregir fallas en los mercados en sectores como los de servicios públicos, de modo que, a mayor competencia, la regulación debería tender a disminuir.

Presupuesto y Personal de los Organismos Reguladores, 2005 (En Millones de Soles y en Número de Trabajadores)

Fuente: Organismos Reguladores / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

Dado que el presupuesto de los organismos reguladores está ligado al crecimiento del sector regulado, se corre el riesgo de incrementarse hasta el punto de tener instituciones con burocracia excesiva que trate de justificar dicho presupuesto. En este sentido se requiere una reforma que promueva la eficiencia de los reguladores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *