Empresas públicas y Camisea

 

22 de abril de 2003.

El mundo al revés

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) defendió la gestión del 2002 de las empresas públicas, señalando que las pérdidas registradas se debieron a distorsiones y efectos contables. El MEF sostiene que si se excluyera de dichos resultados la distorsión generada por los efectos contables de las transferencias al sector privado de las empresas ETECEN-ETESUR y Electro Oriente, así como la disminución de unidades de negocio de Centromín, las compañías públicas registrarían S/550 millones de utilidades, en lugar de las pérdidas por S/758 que arrojaron en conjunto. Sin embargo, no hubo pronunciamiento sobre las razones de que 32 entidades públicas hayan arrojado pérdidas conjuntas por S/14.8 millones en el primer bimestre de este año, mientras que en el mismo período del 2002 éstas habían registrado utilidades conjuntas por S/98.8 millones. (Diarios)

• La Comisión de Energía y Minas prohibió la transferencia total o parcial de los activos de Petroperú, bajo el argumento de que se trata de una empresa rentable y estratégica. El predictamen declara, además, de interés nacional y público el abastecimiento seguro y oportuno de combustibles a precios razonables y de mercado, con la intervención de Petroperú para impedir las concertaciones oligopólicas que afecten a los consumidores. De aprobarse esta propuesta en el Pleno, se excluiría a esta compañía de los alcances de las normas que autorizan la promoción de la inversión privada en empresas estatales. La iniciativa pasará por la Comisión de Economía, cuyo presidente, Jacques Rodrich, adelantó que su grupo de trabajo no la aprobará. (Diarios)

• El gobierno ruso se prepara para reducir el monopolio estatal sobre los oleoductos, con el objetivo de incentivar a las compañías privadas a ayudar en el financiamiento del gigantesco terminal de exportación en el puerto de Murmansk, a través del cual el gobierno pretende impulsar las exportaciones de crudo hacia Estados Unidos, elevando a Rusia a la categoría de proveedor mundial de energía. El ministro de Energía, Igor Yusufov, afirmó que la participación privada en la construcción del oleoducto y el terminal es inevitable. Las autoridades rusas dejaron de lado el proyecto de la estatal Transneft que proponía trazar el oleoducto a través del Asia hasta las costas rusas en el Pacífico Norte, para desarrollar en su lugar un trazado más corto hacia el norteño puerto de Murmansk, propuesta respaldada por las petroleras privadas, que se quejaban de la existencia de cuellos de botella en el oleoducto estatal que les impedían satisfacer la demanda internacional de petróleo. (Financial Times)

• En esta democracia sin partidos y una clase política que sigue debatiéndose en una grave crisis desde, al menos, fines de los ochenta, es más fácil de entender que los políticos defiendan lo indefendible. Cuesta trabajo entender, sin embargo, que los supuestos técnicos del MEF emitan un comunicado de prensa con argumentos tan débiles. El más risible es el tercero: las ventas de Centromin-Perú se redujeron porque se privatizó parte de los activos de la empresa. ¿No recaudó el gobierno acaso y, suponemos, ya gastó los ingresos asociados a la venta de esos activos? El segundo argumento también es peculiar: se produjeron pérdidas, según el MEF, por el sinceramiento de la valorización de Electro-Oriente. ¿Se está sugiriendo acaso que la contabilidad de las empresas públicas también está maquillada? Suponemos que el tercero (diferencia contable resultante de la transferencia de activos de ETECEN y ETESUR al sector correspondiente antes de su concesión) significa, en términos sencillos, que el gobierno tuvo que asumir los pasivos de la empresa para poder transferirla al sector privado. Así, se reconoció pérdidas de gestiones anteriores en este periodo, por lo que nos parece adecuado descontarlas de los resultados de los resultados de las empresas públicas del primer trimestre. No hay que perder de vista, sin embargo, que todos los contribuyentes tuvimos que asumir S/1087 millones de pérdidas producto de la operación de las mencionadas líneas de transmisión eléctrica. Otra de las muestras de la desastrosa experiencia del Estado empresario que, desgraciadamente, un politiquero MEF parece querer tapar con un dedo.

• Así las empresas públicas fueran rentables, supuesto negado en nuestro país y la mayor parte del orbe, existen al menos dos poderosos argumentos a favor de reducir la actividad empresarial del Estado. Primero, el de la supuesta subsidariedad. Tiene poco sentido que el sector público, especialmente en países que, como el nuestro, tienen amplísimas necesidades sociales insatisfechas, desvíe recursos financieros y humanos a proveer bienes o servicios que el sector privado podría producir. Segundo, la intromisión política y la falta de transparencia en la gestión de las empresas públicas. El financiamiento de las obras de Palacio con recursos de Petroperú o sus cuestionados acuerdos con proveedores son los dos ejemplos más recientes en este sentido.

• Ayer, leíamos en el Financial Times que el gobierno ruso, propietario de una de las mayores reservas de petróleo del mundo, está interesado en atraer inversión privada para la construcción de un oleoducto, terminando así con el monopolio estatal. El mismo día, la Comisión de Energía del Congreso de nuestro país, importador neto de petróleo, ha propuesto confirmar lo más probable: Petroperú sería excluida del proceso de privatización. Nos pareció paradójico que algunos de nuestros políticos sigan promoviendo iniciativas que están siendo revisadas en el centro de la antigua Unión Soviética, que las propugnó activamente en el mundo hasta hace algunas décadas.

• También llama la atención en este, como en otros casos, cómo algunas directivas del Congreso elaboran sobre una realidad virtual. ¿Realmente creen que es necesaria la presencia de Petroperú para que haya abastecimiento oportuno de combustibles? ¿Suponen en realidad que Exxon-Mobil, Shell o Repsol-YPF, para citar algunos operadores privados, no tienen la capacidad de mantener inventarios adecuados para abastecer la demanda? ¿Cuál es la definición de precios “razonables”? Los subsidiados por Petroperú en un proceso acorde con su particular definición de justicia social, en la que un campesino que no tiene electricidad ni vehículos motores termina subsidiando al dueño de un Mercedes antiguo que veranea en el sur.

 

Las pérdidas en las empresas públicas no tienen cuándo acabar

 

Resultado Económico de las Empresas del Sector Público No Financiero, 1968-2002 (En Millones de Dólares)
Fuentes: BCRP, MEF e Instituto Peruano de Economía

 

Parecemos seguir empeñados en que como sea no se parezca más a Camisea

El gerente general de Hunt Oil Company del Perú, Carlos del Solar, negó que el proyecto de exportación del gas de Camisea ponga en peligro el abastecimiento local de este hidrocarburo para los próximos años, tal como lo afirmó el ex ministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi. En relación a la denuncia de Descalzi sobre la intención de modificar el Reglamento de la Ley de Promoción de la Industria del Gas Natural, manifestó que la intención de enmendar dicho reglamento responde a la necesidad de aclarar una inconsistencia que existe entre esta ley, el reglamento y el contrato de licencia del Lote 88 (Camisea). Uno de los artículos del reglamento iría más allá del alcance de la ley, que estipula que se debe asegurar el abastecimiento del mercado local de gas para el período mínimo que se define en el Contrato de Licencia (un horizonte permanente de 20 años). De otro lado, Del Solar dio a conocer que se ha conformado el consorcio para el proyecto de líquido de gas natural, el mismo que está integrado por Hunt Oil y la coreana SK Corp, con una participación de 70% y 30%, respectivamente. Agregó que el Estudio de Impacto Ambiental de Camisea ya se está culminando, teniéndose previsto que esta semana de realicen las últimas consultas. (Diarios)

• Actitud similares a las que subyacen los comentarios del ex ministro Herrera son las que resultaron, desafortunadamente, en el fracaso del megaproyecto de Camisea que devino, gracias a la intervención de planificadores burócratas sin experiencia alguna en la industria de gas, en el proyecto de Comosea. Si Hokama, Chamot, Kiyán y sus discípulos de la Comisión de Tarifas Eléctricas no hubieran puesto tanto énfasis en que el megaproyecto resultara en una marcada reducción de las tarifas eléctricas, el gas ya hubiera llegado a sus consumidores hace dos años. Creemos que comentarios como el del ex ministro intentan confundir a la opinión pública. Primero, porque es poco razonable asumir que el exceso de demanda de energía en la costa occidental de los Estados Unidos, que ha originado la oportunidad que quiere aprovechar Hunt Oil, se mantenga en el largo plazo. Segundo, porque generar más demanda para el gas contribuye a la viabilidad de todo el proyecto. Tercero, porque el depósito de gas es gigantesco, relativamente a la demanda que se podría generar en el país. Si sólo se utilizaran centrales que queman gas para generar electricidad, por ejemplo, Camisea abastecería toda la demanda nacional por un siglo. Cuarto, porque los argumentos legales esgrimidos por el gerente de Hunt Oil parecen bastante más sólidos.

• Ojalá que Hunt consiga prevalecer ante competidores asiáticos y europeos que también quieren exportar gas a los Estados Unidos. Requiere, para ello, el apoyo del Ejecutivo para conseguir las aprobaciones necesarias este año. Si lo hiciera, se duplicaría la inversión en el proyecto de gas y más que se duplicaría su producción.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *