Andina/difusión

Avancemos algo, mientras esperamos la verdadera reforma tributaria

23 de octubre de 2006

El ministro de Economía y Finanzas, Luis Carranza, se reunirá hoy con los gremios empresariales con la finalidad de llevar a cabo una revisión integral del sistema tributario peruano. Uno de los temas centrales a tratar será la permanencia o reducción del ITF. (Semanam@il y diarios)

La reunión de esta mañana sirvió de presentación para el grupo de trabajo que se reunirá en adelante para analizar posibles modificaciones al sistema tributario peruano. Entendemos que el Ejecutivo dejó en claro que escuchará las propuestas del sector privado, pero no está obligado a seguirlas. Lo ideal sería iniciar una verdadera reforma tributaria, pero eso, lamentablemente, no se producirá –al menos no esta vez. Sólo se discutirán medidas puntuales para corregir las desviaciones del sistema. Una reforma tributaria requiere definiciones sobre el tipo de sistema deseado, el uso de beneficios, si la imposición sobre la renta seguirá un modelo progresivo o uno de tasa plana, si la declaración de impuestos se hará de manera global o por gravamen, si los impuestos indirectos tendrán una o varias tasas, si se discriminará por nacionalidad o sector productivo, etcétera. Esa es la reforma ideal, a la cual –una vez más– no veremos llegar.

¿Por qué tanto ruido, entonces, sobre el encuentro de esta mañana? Pues porque hay pequeños cambios que hacer, mientras se define una reforma profunda. En especial, los asociados a los impuestos indirectos (la racionalización de los beneficios tributarios del IGV e ISC, la universalización del IGV, la ampliación de la base de aplicación del impuesto, reducir la tasa del IGV gradualmente, etc.); a los impuestos antitécnicos (eliminar o reducir a tasa mínima el ITF y el ITAN) y a los aranceles (reducción a cero para los bienes de capital e insumos, sin discriminación de nacionalidad). Debemos procurar quedarnos con sólo 4 impuestos: IR, IGV, ISC y aranceles (que se irían eliminando conforme nos integremos al mundo).

Para hacer sostenibles los ingresos, con un sistema ágil y simplificado, debemos cambiar el sistema con que se retribuye a la Sunat por su trabajo. Así, se le pagaría una parte fija (1% de lo que recauda) y una parte variable (hasta 1%), en función de metas en tres campos: ampliación de la base de contribuyentes que pagan impuestos; simplificación de trámites para agilizar el pago de impuestos; y reducción de los costos de cumplimiento. Finalmente, el gobierno debería establecer un período de carencia de al menos 5 años para el sistema modificado, de manera que no se puedan hacer cambios, mientras se estudia una reforma de a de veras. Eso otorgaría cierta predictibilidad y mejoraría el clima de inversión. ¿Acaso es mucho pedir?

Estructura de los Ingresos Tributarios (En Porcentaje), 2001-2006*

Fuente: SUNAT / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

*Cifras acumuladas a agosto del 2006

En lo que va del año, entre el IR y el IGV han recaudado más del 70% de los ingresos tributarios. Los principales contribuyentes, explican el 93% del IR de tercera categoría. La ampliación de la base tributaria es necesaria para mejorar el sistema de recaudación, altamente concentrado en unos pocos formales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *