Ley de trabajo no solo será la más proteccionista, sino también la que creará más desempleo

24 de octubre de 2006

Especialistas en el tema laboral advierten que según el proyecto de la Ley General del Trabajo (LGT), ésta sería la más proteccionista de la historia peruana, pues recorta considerablemente las facultades directrices de los empleadores, entre otros aspectos. (Semanam@il y diarios)

“En la mayoría de países hay una o más fuerzas domésticas operando (a través de incentivos salariales o la demanda de trabajo) para aumentar el desempleo: un incremento en los beneficios sociales a un nivel muy alto, regulaciones onerosas sobre el contrato y el despido, un alza en los impuestos sobre el trabajo y una desaceleración de la productividad (lo cual incrementa el costo del capital…)”. Esta profética cita es nada menos que del flamante Nobel de Economía, Edmund Phelps (A strategy for employment and growth: the failure of estatism, welfarism and free markets, 1997).Esto es lo que pasa hoy en el Perú.

De los 409 artículos del documento, aún quedan 60 sin consenso, que son justamente los que introducen más rigidez al sistema. Un sistema dominado por una minúscula cúpula sindical (sólo 100 mil personas de un total de población económicamente activa de casi 14 millones) que decidirá (con la complicidad del Congreso y el Ejecutivo) el destino de todos los trabajadores: a un 18% de la PEA (empleados formales del sector privado) lo vuelve menos atractivo al elevar su costo de reposición; a un 7% de la PEA (empleados públicos) no la afecta; y al resto (75% de la PEA, entre subempleados y desempleados) lo deja en total abandono y sin posibilidades de emplearse, por el mayor costo de contratación y despido.

Si algo queda claro es que la legislación laboral en los últimos 35 años fracasó categóricamente. Por tratar de hacer lo mismo que hoy (proteger al trabajador en lugar del puesto de trabajo) no logró fomentar la generación de empleo formal. El proyecto de LGT tiene un marcado sesgo hacia la rigidez y es más de lo mismo. Lo peor es que a 2 de cada 3 empleados que trabajan en la informalidad (sin beneficio alguno), el Estado los vuelve a abandonar. Ningún derecho se les otorga y no se hace nada por ellos. Según la ENAHO, el 52% de los empleados trabajan en una mype y 34% es independiente (63% son subempleados). En vez de seguir marginando a la mayoría, debemos incluirlos en los beneficios. Y eso pasa por flexibilizar el marco legislativo laboral. La Ley de Mypes debe ser permanente y ampliarse la aplicación de su régimen laboral especial a las pequeñas empresas, mientras se trabaja una ley general moderna y realista. Ojala el gobierno entiendan que si protegen sólo al huevo y no a la gallina, pronto se quedaran sin ambos.

Indicadores del Mercado Laboral por Región (100 = Mayor Rigidez)

Fuente: Banco Mundial (Haciendo Negocios, 2006)  / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

El gráfico muestra que el Perú presenta los peores indicadores del mercado laboral. Las dificultades que los empleadores enfrentan para contratar y despedir trabajadores, y la inflexibilidad de horarios sólo tienen como resultado una  elevada rigidez laboral.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *