Cultura de no pago y renta básica

 

24 de marzo de 2003.

Congreso y Ejecutivo siguen empeñados en fomentar la cultura de no pago

El Ministerio de Energía y Minas (MEM) modificó el artículo 176° del Reglamento de la Ley de Concesiones Eléctricas y determinó que el interés compensatorio para los recibos vencidos será aplicable desde la fecha de vencimiento del comprobante de pago hasta su cancelación. El decreto señala que a partir del décimo día se aplicará en adición a dicho interés un recargo por mora equivalente al 15% de la tasa del interés compensatorio hasta que la obligación sea cancelada. A partir del sábado 22 de marzo, el interés compensatorio será aproximadamente de 11,8%. Según la reglamentación, el interés compensatorio se obtiene del promedio de las tasas activa (TAMN) y pasiva (TPMN) en moneda nacional. Asimismo, mediante una resolución, el MEM aclaró que el recargo por mora se aplica sobre la tasa de interés compensatorio, contradiciendo de esta manera una el comunicado de OSINERG de hace una semana que establecía que los intereses compensatorio y moratorio no debían sumarse, sino aplicarse uno tras otro. (Correo)

• El gobierno ha vuelto a ceder y, lamentablemente, ha aprobado otra iniciativa populista del Congreso. Coincidimos con quienes sostienen que forzar a las empresas eléctricas a que subsidien a los usuarios que no están al día en sus pagos constituye un incentivo adicional al desarrollo de la cultura de no pago. Efectivamente, la iniciativa aprobada por el MEM premia a los morosos, ya que les permite refinanciar sus obligaciones a una tasa de interés inferior a la que conseguirían en el mercado financiero, en el supuesto negado que un banco estuviera dispuesto a prestarles. Proporciona, además, un incentivo a quienes sí están al día en sus pagos para que dejen de cumplir con los mismos. Paradójicamente desalienta, en el futuro previsible, a que otros operadores de empresas eléctricas decidan participar en el mercado y, por ello, reduce las posibilidades de mayor competencia y de los consecuentes recortes de tarifas que reducirían la mora. Disminuye, de otro lado, la probabilidad que las empresas eléctricas que ya están en el mercado sigan ampliando la frontera eléctrica o incrementando la calidad del servicio. Así, los usuarios que sí están al día en sus pagos y los ciudadanos que no tienen acceso al servicio terminan perjudicándose para beneficiar a los morosos.

 

Una mirada a los niveles de las diferentes definiciones de tasas de interés activas, Marzo del 2003 (En Puntos Porcentuales)

Fuentes: Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) e Instituto Peruano de Economía (IPE)

 

Utilizar como tasa de interés compensatoria el promedio entre las tasas activas y pasivas es, simple y llanamente, un contrasentido económico. Supondremos, sólo para este ejercicio teórico, que el Congreso no hubiera promulgado otros incentivos a la cultura de no pago, como el desagio tributario. En la situación teórica descrita, un banco debería cobrar a un usuario que no está siquiera en capacidad de atender las obligaciones relacionadas al pago de los servicios básicos, como la electricidad, una tasa de interés superior a la aplicada a los créditos de consumo que, en general, financian la adquisición de bienes duraderos que, en un país pobre como el nuestro, podrían hasta ser considerados suntuarios. La tasa de interés activa promedio en moneda nacional (TAMN), de otro lado, representa el promedio ponderado de las tasas de interés cobradas al gobierno, corporaciones, medianas empresas, MYPES (micro y pequeñas empresas), así como consumidores de ingresos altos, medios y bajos. En promedio, un consumidor de ingresos medios o bajos paga a los bancos una tasa de interés superior a la TAMN. Podría argumentarse, por ello, que las eléctricas ya estaban subsidiando a los consumidores morosos al cobrarles la TAMN.

• Lamentamos, asimismo, que tanto el Congreso como el Ejecutivo hayan vuelto a ignorar las competencias de OSINERG. Creemos que es el regulador quien debería tomar este tipo de decisiones, no los políticos. Inclusive, aunque suene a tragicómico, aquél regulador que aparentemente se confundió con qué es una tasa de interés compensatoria y qué es una moratoria.

El gobierno y la renta básica: apuntan, como la veleta, a donde sopla el viento

• El congresista Jesús Alvarado (PP) adelantó que la bancada oficialista no apoyará el proyecto de ley que plantea la eliminación de la renta básica e indicó que resulta ilusorio y dogmático plantear la eliminación de dicho cobro. Según Alvarado, los legisladores de Perú Posible apoyarán una solución integral a la problemática de las tarifas telefónicas. (Diarios)

• El gobierno se debate entre lo que debería ser su rol (respetar y hacer valer los contratos suscritos, plantear alternativas viables técnicamente e invitar a la empresa a negociar ofreciéndole lo que no tiene a cambio del fin que se persigue) y la percepción ciudadana del tema, expresada a través de las encuestas de opinión. Cambiando con tanta frecuencia de opinión en un tema tan sensible, sin embargo, pierden en los dos frentes. Ante la comunidad de inversionistas, a quienes el Presidente dio un ultimátum tras acusar de “engaña muchachos” y los usuarios, que suponen oscuras maniobras de la empresa afectada. El anteriormente expuesto es otro de los riesgos asociados a que los políticos, que parecen no entender del tema, interfieran con el rol del regulador.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *