Pobreza disminuye por aumento en empleo asociado a exportación

25 de octubre de 2005

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el índice de pobreza disminuyó de 54.3% en el 2001 a 51.6% en el 2004. Fue en provincias donde se notó una mejoría, donde el índice se redujo de 63.3% a 57.7%. En Lima, el indicador subió de 31.8% a 36.6%. Tumbes, Moquegua, Madre de Dios, Lima e Ica tienen los menores índices. (Semanam@il y diarios)

La información es positiva porque revela que la pobreza ha disminuido tanto en el ámbito urbano como en el rural. Más aún, cuando se observa que, a pesar que en Lima la pobreza aumenta, la caída es incluso más significativa en las zonas urbanas (6.7 puntos porcentuales) que en las rurales (4.6 puntos porcentuales). Sin duda, la mejora relativa en provincias está fuertemente relacionada con el crecimiento del empleo asociado a las actividades básicamente orientadas al mercado externo, como son la agroindustria, textiles y confecciones y, en menor medida, algunas actividades extractivas (minería e hidrocarburos).

Esta mejora refleja la importancia de la exportación para elevar el nivel de vida de las personas. Recordemos que durante la vigencia del ATPA y el ATPDEA se crearon casi 740 mil puestos de trabajo en actividades asociadas a las exportaciones al mercado estadounidense. Sólo tras la renovación y ampliación del ATPA/ATPDEA, entre el 2002 y el 2003, se generó más de 520 mil empleos. Y los sectores agropecuario y textiles y confecciones explicaron 1 de cada 5 de estos nuevos puestos de trabajo.

Las exportaciones representaron más de la mitad del crecimiento del PBI peruano en el 2004 y han aumentado su aporte en el PBI durante el primer semestre de 2005. Eso hace incuestionable la necesidad de firmar un TLC con EE.UU., sobre todo porque no existe una posibilidad real de renovar el ATPDEA. Y mientras en Bolivia ya lo entendieron y la ciudadanía pide a gritos que el gobierno negocie un TLC, en Perú, los saboteadores profesionales del progreso insisten en desinformar para bloquear el acuerdo.

Si bien es importante que se haya establecido un monto de recursos significativo para el desarrollo de la agenda interna pendiente del agro (US$1,418 millones), llama la atención que no se plantee un vínculo entre estos programas de asistencia, en especial el de la compensación a los productos sensibles (30% mayor a lo ofrecido inicialmente por el Ejecutivo) y la necesaria reconversión de este sector.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *