Andina/difusión

¿En quién podemos confiar más: en la SUNAT o en las municipalidades?

26 de marzo del 2008.

El Consejo de Ministros recibió ayer una propuesta de ley para transferir facultades de recaudación a las municipalidades. En la exposición de motivos se señala que los gobiernos locales pueden contribuir a incrementar la recaudación de los impuestos que tributan las MYPE a nivel nacional, con lo que se espera combatir más eficazmente la evasión tributaria. (El Comercio, 26/03/2008)

La iniciativa busca incluir dentro de las rentas de las municipalidades distritales el 50% del monto total que recauden de IGV y de Impuesto a la Renta de las MYPE. Se pretende que los esfuerzos de expandir la base tributaria sean hechos por las municipalidades distritales, las cuales supuestamente están más cercanas a la realidad de estas unidades productivas. Esta propuesta se introdujo en un discurso del Presidente García y ahora se encuentra en manos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Una vez más se introduce un malabar legal para poder hacer frente a la ineficiencia de la SUNAT. Es su misión luchar contra la evasión tributaria y expandir la base, no de las municipalidades, las cuales no brillan precisamente por su habilidad para simplificar los procesos administrativos. De hecho, según la Presidencia del Consejo de Ministros, la mayoría de los trámites burocráticos se están concentrando en las municipalidades (CD 10/12/2007). La negativa de las municipalidades de colaborar con los esfuerzos para reducir la burocracia en el país debería ser motivo suficiente para oponerse a la reciente iniciativa del Presidente García. Pero además, según Francke & Herrera 2007, las municipalidades distritales tampoco sobresalen por su eficiencia: estiman que podrían obtener los mismos resultados con aproximadamente un 63.2% menos de recursos. Por último, según la Defensoría, la gestión municipal entre enero del 2006 y julio del 2007 generó 1,764 quejas fundadas por abuso, de las cuales 291 se debían a cobros indebidos.

En vez de otorgarles poderes a los gobiernos locales para incrementar su maquinaria burocrática, se debe atacar la raíz del problema. Tenemos que generar los incentivos necesarios para que la SUNAT tenga interés en expandir la base. Para lograrlo sería preferible aplicar un presupuesto por resultados. De esa manera, SUNAT recibiría un ingreso fijo anual y uno variable atado al cumplimiento de metas de gestión (reducción de procesos burocráticos, reducción del tiempo necesario para pagar impuestos, expansión de la base tributaria, etc.). Actualmente la SUNAT recibe 1.5% de la recaudación tributaria. Se debería dividir eso en un 1% fijo y el resto condicionado a resultados definidos.

Perú: IGV recaudado por SUNAT y concentración de la recaudación tributaria (En porcentaje)


Fuente: SUNAT / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

La alta concentración de lo recaudado por SUNAT en Lima, así como la alta dependencia de los principales contribuyentes se sigue manteniendo. Encargar el cobro de impuestos a las municipalidades sería reconocer la actual ineficiencia de SUNAT y su falta de capacidad para realizar su labor. Con ello, sólo se buscaría derivar el problema y no encontrar la solución.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *