Andina/difusión

Continúan dinamismo económico y buen viento

28 de noviembre de 2006

Durante el año, la actividad económica continuó acelerándose, con un incremento del PBI de 8.7% en el tercer trimestre. Esta evolución, señala el BCRP, es consecuencia de un aumento generalizado de todos los sectores asociados a la demanda interna, tanto por consumo e inversión privada, como por gasto público. (Gestión 06.11.27)

Los resultados del último trimestre siguen siendo alentadores. En el plano real, el PBI alcanzó la tasa de crecimiento observada más alta desde el segundo trimestre de 1995, debido básicamente al dinamismo de la demanda interna (10.6%). El BCRP espera que ésta siga creciendo más que el PBI en el 2007, con lo cual se mantiene el riesgo (ver Reporte de Inflación), de que esto no vaya acompañado de un aumento en la productividad de la economía, presionando al nivel general de precios. Los componentes de la demanda interna crecen a buen ritmo, pero entre ellos destaca el impulso del consumo privado, debido al crecimiento en el empleo (mayor en provincias que en Lima). Se espera que la inversión pública crezca fuerte el próximo año por el anunciado shock de inversión y siempre que se superen los problemas de gestión en las regiones (recordemos que hay dinero sin ejecutar tanto en el gobierno nacional como en las regiones). La inversión privada también seguiría firme, dados los proyectos de ampliación de la capacidad instalada (que ya está llegando a su tope) y obras en el sector energía (generación, en Chilca, y licuefacción de gas, más al sur).

En el campo del sector externo, los resultados son muy favorables. Las exportaciones siguen creciendo a un ritmo ligeramente mayor que el de las importaciones. El superávit en cuenta corriente (5.1% del PBI) es el más elevado desde 1979. Y la balanza comercial (el acumulado enero-setiembre del año es 76% mayor al del mismo período del 2005), las exportaciones (tanto las tradicionales como las no tradicionales) y los términos de intercambio marcaron registros históricos de al menos los últimos 17 años.

Finalmente, en el área fiscal, la deuda pública se redujo casi en 5% del PBI y el alto resultado económico del tercer trimestre -explicado por los mayores ingresos del Impuesto a la Renta de la minería y por los recursos no ejecutados tanto en el gobierno nacional como en los gobiernos subnacionales- permitió acumular un superávit fiscal de 1.6% del PBI para los primeros 9 meses del año, lo cual hace muy probable que en el 2006, aún cuando en el último trimestre gastemos más -como ocurre por tradición-, terminemos con un superávit fiscal no menor de 1% del PBI; el mayor en los últimos 35 años. ¿Seguirá esto siempre? No. ¿Qué hacer para que al menos no caigamos tanto cuando el viento sople en contra? Prepararnos. ¿Nos estamos preparando? No como debemos. ¿Lo vamos a hacer? Al menos hasta hoy, no hay señales de que eso vaya a ocurrir.

Crecimiento del PBI y la Demanda Interna (Variación En Porcentajes) y Aporte del Consumo Privado al Crecimiento (En Porcentajes del PBI)

Fuente: BCRP / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

Desde el 2004, tanto el PBI como la demanda interna crecen a tasas promedio anuales superiores al 6% y la inversión privada a casi 15%, mientras que el aporte del consumo privado al crecimiento del PBI va en aumento. Necesitamos hacer sostenible este esquema, reforzando la apertura mediante tratados comerciales y haciendo las reformas que aún están pendientes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *