Beneficios de apertura comercial llegan a más gente cuando ésta viene con reformas

29 de setiembre de 2006

El tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá ha tenido un “impacto adverso” en la distribución del ingreso, la riqueza y el poder político, según un estudio difundido ayer. (América Economía)

La publicación es más una recopilación y seguimiento estadístico que una investigación económica. Para empezar, no establece una causalidad entre variables ni utiliza un modelo que sintetice dichas relaciones. El otro gran problema es que omite deliberadamente considerar el comportamiento de la economía global y del resto de factores sociales, demográficos, culturales, institucionales, etc. que podrían haber tenido efecto en salarios y niveles de empleo. Así, alerta sobre los “peligros de los acuerdos comerciales”, al concluir que el acuerdo es causante –prácticamente– de todas las desgracias en el bloque. Y nunca menciona las ganancias en el bienestar del consumidor. El tema de fondo es, sin embargo, que herramientas como los acuerdos comerciales requieren reformas complementarias que ni aquí ni en México se han realizado.

El informe se preocupa por la disminución de la población mexicana dedicada a la agricultura (26.8% en 1991 a 16.4% en el 2004), pero no explica que parte de eso puede deberse al proceso de reconversión productiva y que las personas se mueven a sectores que generan mayor valor agregado y mayores salarios. El cambio en la especialización de la producción está relacionada con el comercio y por tanto unos sectores crecen más que otros. México pasó de tener el 24% a tener el 84% de sus exportaciones en el sector industrial, en el período 1982-2004. El persistente déficit comercial se explica por la falta de mejoras relativas en su competitividad. Y no hay razón –ningún país ha sido exitoso haciéndolo– para obligar al consumidor a subsidiar las ineficiencias de la industria mediante la restricción del comercio, porque eso reduce el crecimiento potencial y deteriora las posibilidades en el largo plazo.

Un acuerdo comercial es una ventana de oportunidad para acceder a nuevos y mayores mercados. Sin embargo, por sí sólo no elimina la pobreza o la desigualdad. La falta de reformas, la baja competitividad, la pérdida relativa de productividad y el poco incentivo para mejorar determinarán nuestro grado de éxito en combatir los problemas. Lo rescatable del informe para nosotros es la necesidad de hacer reformas para que los beneficios del TLC con EEUU lleguen a más peruanos. México es más competitivo que nosotros (nos lleva 16 puestos en el ránking de competitividad). Por tanto, el trabajo pendiente es mayor. Universalicemos los beneficios del TLC. Si no hay decisión política para reformas grandes como la laboral, por ejemplo, al menos hagamos pequeños cambios como los que planteamos en nuestro informe de inicios de año.

Apertura Comercial (En Porcentaje del PBI) y Coeficiente de Gini, 2000

Fuente: Penn Tables, Banco Mundial  / Elaboración: Instituto Peruano de Economía

*El coeficiente de Gini es un valor entre 0 y 1 que mide la inequidad de los ingresos. Mientras más pequeño sea el valor, mayor será la equidad.

Por lo general, aquellos países que tienen mayor apertura presentan menor desigualdad pero aún no se ha comprobado una relación exacta. Existen estudios que muestran que países con mayor equidad son aquellos que han hecho mayores reformas. Se necesita de voluntad política para realizar reformas que permitan aprovechar las infinitas ventajas que trae el TLC.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *