Andina/difusión

PPK, inversiones y fin de la privatización

30 de septiembre de 2002

No se puede tapar el sol con un dedo

• El ex ministro de Economía y Finanzas, Pedro Pablo Kuczynski (PPK), reveló el fin de semana que hay una retirada masiva de capitales extranjeros de América Latina de la cual el Perú no se escapa. PPK informó que Sempra Energy ha contratado al banco de inversión J.P. Morgan para vender su participación en Luz del Sur, mientras que PSEG Global saldría del país si le ofrecen un buen precio. Agregó que en el Perú se ha desalentado la inversión y que “ahora es muy difícil hablar de privatizaciones, sobretodo en el mercado eléctrico, debido en primer lugar a que internacionalmente se ha derrumbado y en segundo lugar, porque en el Perú hemos hecho todo para desalentar a que venga esta gente”, señaló. Asimismo, afirmó que el financiamiento del proyecto de gas de Camisea será el principal obstáculo para su puesta en marcha y sugirió otorgar los lotes 56 y 88 al mismo operador para asegurar la exportación del gas. Kuczynski fue también poco optimista respecto a la posibilidad de que el gas boliviano de Tarija salga por un puerto peruano. Finalmente, recomendó al BCRP preocuparse de tomar las medidas correctas respecto de la devaluación experimentada por el sol peruano, que se debió, según el ex ministro, a la cobertura tomada con el sol peruano por bancos de Nueva York y a la incertidumbre en el manejo económico del país. “Yo dejé el cambio en S/3.43. Hoy está en S/3.63. No es fatal y se podría revertir, pero da una señal mala porque se puede pensar que va a llegar a S/3.80 ó S/3.90. Se crea la semilla de un futuro problema económico”, afirmó.
• El ministro de Economía y Finanzas, Javier Silva Ruete (JSR), afirmó que las críticas lanzadas por representantes de empresas extranjeras respecto al clima de inestabilidad en el Perú carecen de sustento. JSR aclaró que no se ha modificado ninguna “regla de juego”, por lo que esos cuestionamientos no son aceptables.
• El ministro de Energía y Minas, Jaime Quijandría, negó ayer que en el Perú haya inversionistas saliendo del mercado eléctrico. “Si bien algunas compañías transnacionales tienen problemas en otros mercados, esto no afectará las inversiones que realizan en nuestro país”, afirmó. De otro lado, Quijandría, dijo que la minería tiene un nivel adecuado de incentivos y que habría que buscar otro momento fiscal y de precios internacionales para discutir si se restablecen otros incentivos como el de la depreciación acelerada y la reinversión liberada de impuestos, básicamente Impuesto a la Renta. Finalmente, indicó que si bien con Camisea las tarifas eléctricas disminuirán, esta reducción no será “a la fuerza”.
• Jorge Merino, director gerente de Proyecto de Minería de ProInversión, informó que dentro del nuevo esquema de privatización de los principales activos del Estado aprobado por el Consejo de Ministros, los fosfatos de Bayóvar serán ofertados a fines de octubre bajo una nueva modalidad, mediante la cual el operador tendrá que hacer aportes a una fundación, construir un puerto y pagar la regalía que le corresponde al Estado. El monto de inversión estimado para la primera etapa es de US$300 millones. La fundación, que llevará de nombre San Martín de Sechura y será administrada por una comisión de siete miembros, se creará para elaborar los proyectos que sean necesarios para desarrollar la zona y llevará los registros de la propiedad superficial de los terrenos. Se informó que hay tres empresas interesadas.
• El representante de PSEG en el Perú, Ismael Rodríguez, desvirtuó que su compañía esté trabajando en una estrategia de salida del mercado eléctrico peruano.
• Hace algún tiempo, en IPEopinión sostuvimos que, dado lo ocurrido con las generadoras eléctricas EGASA y EGESUR, lo más probable era que Tractebel le comprara a algún operador que quisiera salir del país, en vez de esperar por la decisión final de la corte de Arequipa o del Tribunal Constitucional, en caso ésta le diera la razón al gobierno. PPK, quien conoce muy bien a los operadores que están en el sector eléctrico latinoamericano, ha proporcionado evidencia adicional que apunta en el mismo sentido. De acuerdo con él, hemos hecho todo para desalentarlos, durante este gobierno, el de transición y el de Fujimori. El ministro Silva Ruete no puede tapar el sol con un dedo: los cambios en las reglas de juego han sido la norma.
• “Comosea” es una fracción de Camisea, con presencia importante de operadores de un país que sigue en default y que podría incumplir con los organismos multilaterales, dado el complicadísimo entorno internacional. Pero existe una dificultad adicional: la presión de las ONGs ambientalistas y sus contrapartes locales por la protección del ecosistema de la zona. Además está el inconveniente de no haber desarrollado el proyecto con Shell y Mobil.
• La devaluación del sol fue el resultado de la presión de las property desks de los bancos de inversión neoyorquinos, que tomaron posición en dólares en el mercado local, para coberturarse. Las intervenciones del BCRP podrían obtener mejores resultados, si el Ente Emisor contara con traders y estrategas conocedores del mercado de capitales internacional. En el extremo, sin embargo, la Autoridad Monetaria podrá hacer muy poco si los fundamentos económicos se siguen deteriorando.
• Finalmente, pensamos que Bayóvar es un ejemplo interesante de un esquema de privatización “descentralizado y participativo”. Ojalá que los técnicos que lo han desarrollado sigan en el cargo.

Premier anunció fin de la privatización

• El presidente del Consejo de Ministros, Luis Solari, afirmó que “la inversión privada basada en la venta de activos se acabó; ahora se va a trabajar con los gobiernos regionales para buscar nuevas estrategias de inversión que además permitan aprovechar el ATPDEA”.
• El gobierno rompió su compromiso con la privatización en el preciso momento en que empezó a criticarla y tildarla de “corrupta”. Con lo manifestado por el Premier, sólo se está formalizando el cambio de estrategia emprendido, ante la falta de capacidad técnica para defender la privatización. El error más grave que se le puede atribuir al proceso llevado a cabo en los 90s es la falta de transparencia en uno que otro proceso y en el destino de los recursos; pero el balance es, por mucho, positivo, si contrapesamos su efecto en indicadores tales como las tarifas, el empleo, la cobertura y la calidad de los servicios prestados.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *