fallido, estado, Perú, economía, gobernabilidad

¿De estrella latinoamericana a país fallido?

10 de diciembre del 2020

Columna de Roberto Abusada, presidente del Instituto Peruano de Economía.

Los eventos de desorden y violencia de las últimas semanas representan un grave deterioro en la gobernabilidad del país. Muchos ignoran la facilidad con la que estos eventos pueden desembocar en un proceso irreversible que regrese al país a la situación de ingobernabilidad y en camino de convertirse nuevamente en un país fallido, como el que demostró en el año 1990.

La situación actual, sin duda, tiene su origen en la elección del 2016, cuando el gobierno y la oposición fallaron miserablemente en acordar un mínimo de cooperación. Los hechos posteriores son harto conocidos y se han caracterizado por un creciente deterioro del ambiente político y una degradación de las instituciones. Esta situación alcanzó su clímax con el cierre del Congreso decretado por Martín Vizcarra. Ello, junto con la eliminación de la reelección de congresistas, nos dio un Legislativo peor que el que fue clausurado y, a su vez, un gobierno sin apoyo parlamentario, sumergido nuevamente en la confrontación y el populismo.

Es imposible pedirle al Gobierno de Francisco Sagasti que enmiende una situación tan caótica en los pocos meses que le quedan de mandato. Lo que sí debe proponerse es estabilizar la situación para evitar que las fuerzas antisistema que han olido la debilidad de su Gobierno desbarranquen el país al abismo.

Son dos áreas las que requieren urgente atención para, al menos, estabilizar la situación. La primera y más importante es restaurar el orden público. Si en esta tarea es necesario hacer participar a las Fuerzas Armadas tangencialmente, pues habrá que hacerlo. Esto es imperativo, ya que las fuerzas antisistema están abocadas a atacar a los sectores más dinámicos de la economía, mientras que, por otro lado, los grupos con intereses particulares ven una oportunidad para sacar ventaja de dicha debilidad.

La segunda tarea urgente es evitar el deterioro de los fundamentos macroeconómicos y apoyar la reactivación de la economía. En el lado macroeconómico, es imprescindible tomar medidas para evitar que la calificación de la deuda peruana sufra un deterioro. Esto es vital porque el Perú deberá endeudarse en el equivalente a aproximadamente 8 a 10 puntos porcentuales del PBI. Esto, debido a que el Perú debe acceder a los mercados internacionales de crédito para enjugar un importante déficit fiscal en este y en los próximos años. Para ese propósito, junto con el restablecimiento del orden, es preciso evitar a toda costa medidas populistas en el Congreso y en el Ejecutivo. Son este tipo de medidas las que desencadenarían el deterioro de la clasificación crediticia. La deuda pública se elevará este año del 27% al 35% del PBI. Ello no provocará necesariamente el deterioro de la calificación si es que se cumple con atenuar las medidas populistas. Al mismo tiempo, debe expresarse un compromiso de estabilizar la deuda como proporción del PBI junto con una determinación de bajar gradualmente el déficit fiscal. Este déficit, que este año será equivalente al 8% o 9% del PBI, deberá reducirse año a año con la mejora en la eficiencia del gasto público, el incremento de la recaudación tributaria y, de ser necesario, la adopción de algunas medidas tributarias.

Debe prestarse una atención especial a la situación de desempleo. Si bien la reactivación se viene dando con relativa rapidez, el empleo adecuado no está acompañando esa reactivación y aquí pueden estar verificándose cambios estructurales en el sentido de que las empresas parecen haber aprendido durante la pandemia a operar con un menor número de trabajadores sin que ello afecte muy significativamente su productividad. Los últimos datos de empleo adecuado indican que se han perdido aproximadamente un 40% de tales empleos en Lima Metropolitana.

En esta situación, el Gobierno debe llegar a un compromiso amplio con el sector privado y con la sociedad civil en general, para trabajar en la estabilización de la peligrosa situación actual. En la coyuntura de la derogatoria de la Ley Agraria, los empresarios debieron defenderla durante toda su vigencia, sobre todo el capítulo laboral, y no esperar a que se produjese un caso límite como el que ha desembocado en la irreflexiva y sumaria anulación de esta importante ley. Distinto habría sido si se hubiese defendido permanentemente la ley, mostrando sus ventajas sociales durante su vigencia y dejando espacio para que el impuesto a la renta de la actividad subiese gradualmente hasta igualarse con el resto. Del mismo modo, esta cooperación entre el Gobierno y el sector privado debe darse en el área de la minería y otros sectores que operan en lugares con escasa presencia del Estado.

Hace tres décadas, el Perú era considerado un país fallido. No subestimemos la rapidez con la que la situación actual de un Gobierno débil, un Congreso populista y un proceso electoral con mucha incertidumbre pueden poner al Perú en el camino hacia el abismo. 

Te puede interesar:

Efectos de la ley derogada en el agro
Si el Perú despertase desnudo 

 

2020-12-10 - De estrella latinoamericana a país fallido - Roberto Abusada Salah - El Comercio

COMENTARIOS

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *