delegar, milagros campos, instituciones, facultades legislativas, desafío Perú

Delegar o no delegar, esa es la cuestión…

22 de noviembre del 2021
Milagros Campos Ramos

El gobierno ha presentado un pedido de delegación de facultades legislativas al Congreso. El proyecto de ley solicita legislar durante 120 días temas tributarios y fiscales, financieros y de reactivación económica. “Es un paquete grande”, ha dicho el ministro de Economía, Pedro Francke, en su presentación ante la Comisión de Economía del Legislativo.

En efecto, el extenso pedido incluye modificaciones al Código Tributario, a la Ley de Impuesto a la Renta, a la Ley del Impuesto General a las Ventas e Impuesto Selectivo al Consumo, a la Ley de Tributación Municipal, a la Ley General de Aduanas y al régimen fiscal minero. Además, busca el fortalecimiento del Banco de la Nación, modificar la Ley General del Sistema Financiero y del Sistema de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Banca y Seguros, así como plantear una nueva Ley de Contrataciones del Estado.

Las claves de la delegación de facultades legislativas

1. El diseño constitucional prevé la posibilidad que el Congreso, a pedido del Ejecutivo, le delegue la facultad de legislar normas con fuerza de ley sobre materia específica y por un plazo determinado. Estas se denominan decretos legislativos.

2. El pedido se presenta mediante un proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros. El Congreso lo remite a las comisiones ordinarias encargadas del dictamen. Estas convocan a los ministros de los sectores involucrados en las materias del pedido de facultades, a fin de que resuelvan las preguntas que los congresistas formulen.

3. Tanto el dictamen que aprueba la comisión como el texto que apruebe el pleno del Congreso, pueden modificar el texto presentado por el Ejecutivo. Se puede acotar la materia y el plazo solicitado, pues es discrecional otorgar o no la delegación, así como modular la misma.

4. Hay temas indelegables. No pueden delegarse materias relativas a reforma constitucional, tratados internacionales, leyes orgánicas, ni sobre la Ley de Presupuesto. También quedan excluidas aquellas que requieren de una mayoría calificada. Estas solo pueden ser aprobadas por el Congreso.

5. La ley autoritativa no requiere de mayoría absoluta (66 votos). Sin embargo, en el contexto de un congreso fragmentado, como el actual (con nueve grupos parlamentarios), la aprobación de la delegación de facultades requiere del voto a favor del grupo parlamentario del partido de gobierno, así como de otros aliados. Para ser aprobada, los votos a favor deben superar los votos en contra sin que se requiera una mayoría calificada.

6. Los decretos legislativos son aprobados por el Consejo de ministros y refrendados por su presidente antes de su promulgación y publicación en el diario oficial El Peruano. Salvo que dispongan algo diferente, entran en vigencia al día siguiente de su publicación.

7. El Ejecutivo debe dar cuenta al Congreso de cada decreto legislativo que publica, adjuntando la exposición de motivos correspondiente. El control parlamentario es fundamental, no solo porque el sistema democrático sostiene el control recíproco entre poderes del Estado, sino porque al haber delegado una facultad de la cual es titular, le corresponde el evaluar el uso que se le ha dado. Para ello, la Comisión de Constitución analiza la norma dictada y emite un dictamen en el plazo de 10 días. En el caso que el decreto legislativo contravenga la Constitución, exceda el marco de la delegación de facultades otorgado por el Congreso, en la materia o plazo, recomienda su modificación o derogación.

8. Sin perjuicio de lo anterior, el Poder Legislativo puede modificar o derogar la norma si no estuviere de acuerdo con su contenido. El Congreso no cede la función legislativa.

Datos

• El antecedente de la delegación de facultades legislativas fue la autorización al Ejecutivo para que legisle durante el receso parlamentario, aprobada mediante plebiscito convocado por el presidente Oscar Benavides. La reforma se derogó en 1945. La Constitución de 1979 incorporó la delegación de facultades legislativas al Ejecutivo. Desde 1980, todos los gobiernos, salvo el del presidente Francisco Sagasti, han solicitado facultades. Algunas de ellas se quedaron en comisión sin dictamen. La mayoría se aprobaron.

• Los presidentes en el Perú tienen amplias facultades legislativas para proponer una agenda pues pueden presentar proyectos de ley y solicitar que sean debatidos con carácter de urgencia, pueden dictar decretos legislativos previa delegación, decretos de urgencia en materia económica y financiera y pueden observar las autógrafas que aprueba el Congreso. Sin embargo, a diferencia de sus pares en la región, las insistencias se aprueban por mayoría absoluta en un Congreso unicameral y no con mayorías calificadas de dos tercios.

Volver a Desafío Perú

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *