El costo del retiro

29 de marzo del 2021

Informe IPE – El Comercio

Quien hizo un retiro de S/2.000 en su AFP en abril del 2020 tendría hasta S/820 adicionales este mes de no haberlo hecho.

En las últimas semanas, el Congreso ha avanzado con un nuevo proyecto de ley que permitiría a todos los afiliados de la AFP liberar hasta S/17.600 (cuatro UIT) adicionales de sus fondos.

El principal argumento a favor de la norma es que esta ayudaría a aliviar el efecto negativo de la pandemia, lo cual sin duda es cierto para familias en necesidad. El principal costo, sin embargo, es la pérdida en la capitalización que estos retiros podrían tener a lo largo de la vida laboral.

—Los más vulnerables—

Durante el 2020, la liberalización de los fondos de las AFP habría tenido un alcance limitado sobre los hogares más vulnerables y afectados por la crisis económica. De acuerdo con cifras del INEI, el acceso al sistema privado de pensiones es muy reducido entre las familias más pobres, donde llega apenas al 7% de hogares. En comparación, el 69% de hogares del grupo con mayor poder adquisitivo cuenta con acceso a una AFP.

Por ello, es probable que estos últimos hayan sido los más beneficiados con los retiros extraordinarios aprobados en el contexto de la pandemia.

De acuerdo con Carlos Oliva, presidente del Consejo Fiscal y exministro de Economía y Finanzas, las iniciativas aprobadas para retirar los fondos previsionales han debido tener un mejor grado de focalización para beneficiar a aquellos hogares más afectados por la pandemia.

“Ha sido una medida realizada a ciegas, estoy seguro de que muchas personas que aún mantenían empleos formales y no requerían retirar estos recursos han terminado destinándolos a necesidades que no son urgentes”, señaló.

El nuevo proyecto de ley tendría incluso un menor impacto sobre los hogares más pobres, ya que es probable que estos ya hayan retirado gran parte o la totalidad de sus fondos durante el 2020. De acuerdo con la SBS, aproximadamente la mitad de las cuentas de las AFP, casi cuatro millones, están ya en saldo cero tras los retiros realizados. En general, se espera que buena parte de las personas que aún tienen fondos en el sistema privado sean aquellas con mayores ingresos y que no requieren recursos adicionales con urgencia.

—Los momentos del mercado—

El mejor momento para vender cualquier producto, o retirar fondos, es cuando su precio es más alto. Abril de 2020 fue, en ese sentido, el peor momento para hacerlo. Durante ese mes, el valor de los fondos cayó hasta en 16% en promedio producto de la pandemia, luego de lo cual se recuperó progresivamente.

Según el FMI, cerca de S/24,4 mil millones fueron retirados de los fondos de pensiones entre abril y julio del 2020. Las personas que lo hicieron y que no necesitaban los recursos adicionales con urgencia perdieron la oportunidad de capitalización: con la mejora de los mercados financieros, sus fondos podrían haber valido mucho más.

Por ejemplo, la persona que hizo un retiro de S/2.000 en abril tendría S/2.820 en marzo del 2021, en promedio, si su dinero hubiese permanecido en el fondo 3, y más de S/2.530, en promedio, si hubiese permanecido invertido en el fondo 2. Ello equivaldría a una rentabilidad anualizada de entre 29% y 45%.

En comparación, en abril del 2020, las entidades bancarias pagaban, en promedio, una tasa de interés de 0,7% por una cuenta de ahorros y 4,2% por una cuenta a plazos (360 días o más). Incluso, debido a la pandemia y las condiciones de liquidez, las tasas bancarias se han reducido considerablemente en los últimos meses. A febrero del 2021, por ejemplo, una cuenta a plazos (360 días o más) tiene una tasa de interés promedio de 3,1%.

—Miras a largo plazo—

Durante el 2020, se aprobaron cuatro normas que permitieron a los afiliados del sistema privado de pensiones retirar de manera extraordinaria parte de los ahorros previsionales acumulados en sus cuentas individuales de capitalización.

Desde la aplicación de la primera norma en abril del 2020 hasta febrero del 2021, estos retiros ascendieron a S/32,7 mil millones y fueron realizados por cerca de 6,8 millones de aportantes –de un total de 7,8 millones de afiliados al sistema privado–, según cifras del BCR y de la SBS.

Asumiendo rentabilidades aun menores que las observadas en el pasado, alguien de 35 años que retiró S/2.000 en el 2020 lo habría hecho al costo de perder más de S/8.500 en su fondo de pensiones al momento de jubilarse a los 65 años.

Así, de acuerdo con el FMI, el debilitamiento de la posición financiera del sistema de pensiones generada por estas medidas pondría en riesgo la sostenibilidad del modelo de aseguramiento social, dejando a muchos afiliados con una menor jubilación que la esperada y generando un pasivo fiscal implícito que sería asumido por todos los peruanos en el futuro. Antes de aprobar un nuevo retiro extraordinario, estos son los costos por evaluar.

Te puede interesar:

La inversión privada en campaña electoral
¿Cómo incrementar los ingresos del Estado?

 

2021-03-29 - el costo del retiro - Informe IPE - El Comercio

COMENTARIOS

  1. Buenas noches. Primero dar las gracia al Instituto Peruano de Economía por brindar información tan valiosa y actualizada. Segundo que dar oportunidad al lector dar opinión sobre los temas tratados.
    Al respecto del Sistema Privado de Pensiones, por efecto de la pandemia muchos afiliados con o sin razón han retirado sus fondos de pensiones sin medir las consecuencias al momento de jubilarse. Se puede entender de aquellos que realmente hayan necesitado efectivo para solventar gastos justificados por la situación de crisis, pero serán todos?. Ya en el gobierno de Ollanta Humala se dio el decreto para retirar los fondos de las AFP, la pregunta es que habrá sucedido con este grupo de persona. Tengo entendido que si una persona desde el momento que retira sus fondos se desafilia del sistema de pensiones, si fallece sus familiares que dependen económicamente de él queden desvalidos, el seguro no les reconoce los gastos de sepelio. Es decir un caos al interior de la familia. Salvo que este equivocado. Las medidas emanadas por el congreso son demasiado irresponsables, incluso un congresista muy populista decía “no le tengo miedo a las AFP’s”. No. Craso error. No es el miedo a las AFP’s , es el hacho de muchos ciudadanos se queden sin fondos para su jubilación, otros comentarios decían que se podría poner un negocio con el dinero, pero llega un momento en que esa persona por la edad ya no puede trabajar y de que va a vivir, no se ha hecho un análisis exhaustivo. Por otro lado la congresista Carmen Amanto, hace una propuestas por demás descabelladas. Lamentablemente en los debates presidenciales que al margen de ser una “payasada” no dicen nada al respecto. Lo que pasa es que el ciudadano no tiene cultura de lo que es un seguro de vida, no sopesa en sus mejores años que un día va allegar a una edad que ya no va a poder trabajar y, de que va a vivir. Imaginémonos de toda esa población que vive en los cerros, los informales, etc. Creo que el estado debería optar por otorgar un fondo muy “chiquito” a un recién nacido, pero que realmente ese beneficiario necesite de esa subvención que se vuelva en un fondo intangible y que solo esa persona pueda utilizar ese dinero al momento de jubilarse y si por casualidad fallece, ese monto se revierta la estado. Es una idea totalmente descabellada, pero algo se tiene que hacer. Gracias

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *