El costo económico de la corrupción

30 de enero del 2017 
Instituto Peruano de Economía(IPE)
El Comercio

El escándalo de Odebrecht sin duda tiene efectos en el PBI, la creación de empleo y reducción de la pobreza. Pero estas malas prácticas no solo se dan en las grandes obras.

El costo económico de la corrupción no se reduce al dinero que desaparece de las arcas públicas, sino que tiene implicancias que van mucho más allá. En primer lugar, como reportó este Diario, la mayoría de analistas económicos han revisado a la baja las proyecciones de crecimiento del PBI del Perú para el presente año a consecuencia del escándalo de Odebrecht y la paralización de las inversiones en las que la empresa brasileña tenía participación. El costo en términos de crecimiento del producto nacional sería de aproximadamente medio punto durante el 2017, lo que a su vez redunda en la menor creación de empleo y menor reducción de la tasa de pobreza.

En segundo lugar, revelaciones de este tipo perjudican la legitimidad del esquema de asociaciones público privadas (APP) en particular, y el ambiente de negocios en el Perú en general. La distorsión en los esquemas de incentivos no invita a que las empresas –nacionales o internacionales– honestas y eficientes compitan para hacerse de la obra pública o de una porción del mercado. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), un país con problemas de corrupción incrementaría en aproximadamente 5% su inversión privada a través del fortalecimiento del marco institucional que protege a los inversionistas de estas prácticas. Además, el Foro Económico Mundial (WEF) estima que la corrupción encarece en 10% el costo de hacer empresa, y en hasta 25% el costo de celebrar contratos en los países en desarrollo. En otras palabras, la corrupción mina el ambiente de negocios y aleja las inversiones saludables.

—En el día a día—

En tercer lugar, conviene tener en mente que la corrupción no se trata solo de grandes obras públicas. La ‘pequeña corrupción’ que se da en trámites burocráticos y en el acceso a servicios básicos impone también un costo económico sobre las familias. De acuerdo con un trabajo de la Universidad del Pacífico, “los pobres tienden a gastar una proporción mayor de sus ingresos por concepto de coimas exigidas por los funcionarios públicos en servicios tan escasos para ellos como la policía y salud, además de los casos de gobiernos regionales y ministerios”. La ‘pequeña corrupción’, así, afecta principalmente los ingresos y oportunidades de acceso a servicios de las familias con menores recursos.

En cuarto lugar, el costo económico más grave de la corrupción quizá sea su efecto sobre las decisiones de inversión. Odebrecht, por ejemplo, habría entregado –según la fiscalía– US$7,7 millones para asegurar la adjudicación de los tramos 1 y 2 de la línea 1 del metro. La compañía brasileña, por supuesto, esperaba obtener una rentabilidad a partir de este gasto adicional. De acuerdo con la contraloría, la obra demandó una inversión inicial de US$410 millones, pero el valor se incrementó en US$109 millones luego de modificaciones. En Cajamarca, la contraloría señaló que José Panta Quiroga, vinculado a Gregorio Santos, recibió más de S/403 mil para adjudicar obras por S/130 millones a empresas que no contaban con requisitos mínimos para ejecutarlas. En ambos casos, el tamaño del soborno es poco significativo en relación al costo de la obra.

Casos como estos –que redundan en obras públicas sobrevaloradas o con deficiencias en su ejecución y que por tanto deben rehacerse– reflejan que uno de los principales costos de la corrupción está en las malas decisiones que se siguen en búsqueda de un incentivo ilegal. Costos que al final termina pagando siempre el contribuyente.

En agregado, el costo de la corrupción –expresado a través de menor crecimiento del producto, detrimento del ambiente de negocios, falta de acceso a servicios públicos y malas decisiones de política pública– es muchísimo mayor a lo que inicialmente se estima.

 

2017-01-30 – El costo económico de la corrupción – Informe IPE – El Comercio

COMENTARIOS

  1. Estas realidades narradas como historia corriente de todos los días me dan mayor energía para seguir investigando estos hechos de corrupción que algún día deben empezar a disminuir y ser menos malignos, porque mientras los políticos y los servidores públicos tengan ambiciones descontroladas de poder y dinero dentro de una sociedad ignorante, producto de políticas educativas diseñadas con tal finalidad, la corrupción no desaparecerá, porque los corruptos actúan con impunidad imponiendo el poder conferido que detentan como autoridades, lo cual revela a su vez otras aristas de la corrupción que son, el sistema judicial diseñado para comercializar la justicia , el sistema eleccionario diseñado para que delincuentes y ciudadanos sin ética ni moral accedan a cargos públicos que les permiten tomar decisiones delincuenciales en el manejo del presupuesto de la república, y el sistema democrático ejercido desde el Congreso como ente político, que protege a sus cómplices y alianzas de partidos políticos que tienen delincuentes y criminales sociales dentro de sus filas partidarias.

  2. Augusto Napoleón Collantes Díaz
    Octubre 21, 2019 Responder

    La forma de enfrentar la corrupción debe ser contagiando un actuar a todo nivel; yo laboro en una Universidad Pública y estoy promoviendo que grupos de estudiantes a través e proyectos, vayan a las escuelas, colegios, universidades privadas e instituciones públicas y privadas de la Región, a través de charlas, estudio de casos, entre otros mecanismos.

  3. MARIA FERNANDA DEL CARMEN MAURIOLA HUAMAN
    Septiembre 15, 2019 Responder

    1. ¿La corrupción es solamente pérdida económica para el Estado?

    La corrupción afecta al país en los ámbitos sociales , económicos y políticos , daña los principios de la democracia, debilita la confianza de la población en los poderes del estado y en las instituciones públicas. Es un obstáculo muy grane para el avance del país.

    2. ¿Cómo debería enfrentar la sociedad este flagelo?

    Se debe empezar a crear una educación transparente, promover un gobierno ético y moral de los funcionarios del país, donde se garantice el crecimiento económico , social y político. Inculcar desde muy temprana edad valores que nos ayuden a ser mejores personas, aprender a respetar las normas sociales es indispensable de igual que permita un clima de confianza y seguridad a favor del desarrollo y bienestar social para el país.

  4. CARRASCO CARRASCO MARCO JUNIOR
    CÓDIGO: 2017145269

    DILEMA ÉTICO

    PREGUNTAS:
    1. ¿La corrupción es solamente pérdida económica para el Estado?
    No, para el estado el tema de la corrupción es más que perdidas económicas, es perder la confianza del pueblo, el estado se encarga de velar por todos las personas del país y resulta inverosímil en estos tiempos creer que el poder público llegue a mejorar porque ya tenemos esa imagen manchada de un estado corrupto e incapaz.

    2. ¿Cómo debería enfrentar la sociedad este flagelo?
    En mi opinión la corrupción se elimina con la educación, la educación es la base de toda sociedad potencia, se nos deben inculcar desde muy temprana edad valores que nos ayuden a ser mejores personas, aprender de la moral de la sociedad en que vivimos es fundamental, aprender a respetar las normas sociales es indispensable de igual manera.

  5. Milene Farfán Huamán
    Abril 10, 2019 Responder

    1. ¿La corrupción es solamente pérdida económica para el Estado?
    La corrupción no es solo pérdida económica para el país, sino también afecta la moral de la nación y el bienestar social, daña los principios de la democracia, y la gobernabilidad; debilita la confianza de la población en los poderes del estado y en las instituciones públicas. El principal problema creo yo, es que la corrupción genera retraso al país en todos los sentidos.
    2. ¿Cómo debería enfrentar la sociedad este flagelo?
    Se debería promover y estimular el manejo eficiente, ético y moral de los recursos nacionales como un medio que garantiza el crecimiento económico y el bienestar de la sociedad; así mismo promover una gestión transparente en las negociaciones y transacciones comerciales, en beneficio de los intereses nacionales. Además de no amparar cualquier acto de corrupción e inhabilitar a perpetuidad a los funcionarios y autoridades que hayan cometido éstos delitos, ya sea extorsión, tráfico de influencias, malversación de fondos, lavado de activos, fraude, etc. De esta manera se genera conciencia para luchar contra la corrupción, que permita un clima de confianza y seguridad a favor del desarrollo y bienestar social para el país.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *