El ida y vuelta de la competitividad en las regiones

3 de junio del 2019
El Comercio

Informe de El Comercio – IPE

Extremos. Ránking nacional 2019 del IPE muestra avances en regiones de la selva. Lima lidera pero está en puestos finales en criminalidad.
 
En el ámbito internacional, el Perú ocupa el puesto 63 de 140 países en el ránking de competitividad global elaborado por el Foro Económico Mundial. Sin embargo, esta posición esconde las diferencias en la competitividad entre las regiones. En esta línea, por séptimo año consecutivo, el Instituto Peruano de Economía (IPE) ha presentado el nuevo Índice de Competitividad Regional –Incore 2019–, elaborado con el apoyo del Consejo Privado de Competitividad (CPC) y que ilustra los avances en el desarrollo económico y social de todas las regiones del Perú. El Incore cuantifica la posición relativa de las 25 regiones –separando Lima Metropolitana y el Callao del resto de la región– a través de 40 indicadores agrupados en seis pilares de competitividad: entorno económico, infraestructura, salud, educación, laboral e instituciones.

—Los que más subieron—
Uno de los resultados más notorios del Incore 2019 es el avance de Ucayali en el ránking de competitividad. La región avanzó tres posiciones y se ubicó en el puesto 17 de 25 regiones. Esta mejora se debe al mejor desempeño en los pilares salud y laboral. En salud, destaca que Ucayali fue la región que registró el mayor incremento en la proporción de partos institucionales y vacunación a escala nacional.

Otra región que registró un avance importante fue Loreto, la cual subió dos posiciones, pero aún se mantiene entre los últimos lugares (puesto 22). La mejora en el ránking se explica por el avance en los pilares instituciones e infraestructura. En instituciones, la región subió del puesto 9 al 3, principalmente por la mayor ejecución de la inversión pública, que pasó de 61% a 75% en el último año. Asimismo, la mejora en infraestructura responde a una disminución de 27% en el precio de electricidad a clientes regulados. A pesar de esta mejora, Loreto sigue ocupando el último puesto en los pilares salud y educación. En particular, la región ocupa el último puesto en el indicador de partos institucionales, rendimiento escolar y acceso a los tres servicios básicos en los colegios.

Las regiones de la selva muestran en general brechas preocupantes de competitividad.

—A la baja—
Por otro lado, Apurímac y Junín registraron los mayores retrocesos al caer tres posiciones en el Incore 2019. No obstante, estas regiones cuentan historias diferentes. El retroceso en Apurímac se dio luego de que en la edición anterior registrara el mayor avance en el Incore 2018. Sin embargo, en esta edición, la región mostró un deterioro en cuatro de los seis pilares evaluados, con lo cual se ubicó en el puesto 20. La caída más notoria se dio en el pilar instituciones, pues pasó del puesto 14 al 23, debido a la menor resolución de expedientes judiciales del total de carga judicial y a la caída en la aprobación a la gestión del gobierno regional. Asimismo, en el pilar laboral, la región retrocedió cinco puestos a la posición 22 debido al aumento significativo de la brecha de género salarial y la desaceleración del empleo formal.

En tanto, Junín pasó del puesto 11 al 14 debido al deterioro del desempeño de todos los pilares del Incore. Las mayores caídas se produjeron en salud y laboral, sectores en los cuales la región retrocedió cuatro posiciones. En salud, el retroceso responde al preocupante aumento de la desnutrición crónica, de 12,4% a 14,6%, y la prevalencia de la anemia, de 53,3% a 57%.

—Punteros—
Lima, que incluye Lima Metropolitana y Callao, y las regiones de la costa sur se mantienen en los cinco primeros puestos en el índice general del Incore, y también en los pilares salud y educación. Lima, que ocupa el primer lugar en el Incore, lidera además los sectores entorno económico, infraestructura y laboral. Sin embargo, la principal debilidad de esta región sigue siendo el pilar instituciones que, pese a la mejora de dos posiciones, se ubica en el puesto 22. Los indicadores con peor desempeño de este pilar son presencia policial y criminalidad.

Arequipa es la segunda región más competitiva del país y se ubica en los tres primeros lugares en 17 de los 40 indicadores del Incore. La región encabeza el pilar salud, tras avanzar una posición, en el cual tiene la cobertura de personal médico más alta y la tercera mayor esperanza de vida al nacer. En general, las regiones de la costa, y sobre todo la costa sur del país, llevan una ventaja significativa en competitividad con el resto del Perú.

—Coleros—
Huancavelica retrocedió dos puestos y se convirtió en la región menos competitiva del país. El retroceso de dos posiciones en el pilar entorno económico debido a la caída significativa del gasto real por hogar se sumó al retroceso de una posición en los pilares infraestructura, salud y laboral. Así, la región se ubica en los últimos tres puestos en 18 de los 40 indicadores del Incore. Entre ellos, destaca el menor gasto real por hogar, el escaso acceso a Internet y la menor esperanza de vida al nacer.

La segunda región menos competitiva es Cajamarca y se ubica en los últimos cinco puestos en 19 de los 40 indicadores. Los peores resultados corresponden a laboral (puesto 24) y entorno económico (puesto 23).

Existen, sin duda, retos de política pública que son generales al país en conjunto, pero a la vez se requiere una agenda regional que ayude a identificar las buenas prácticas y a priorizar lo urgente en cada zona del país.
 
2019-06-03 - El ida y vuelta de la competitividad en las regiones - Informe IPE - El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *