El motor minero regional

17 de abril del 2016
El Comercio

Siete de las ocho regiones que más crecieron económicamente durante el 2015 son mineras, indicó el Instituto Peruano de Economía (IPE), a partir de los resultados arrojados por el Indicador Compuesto de Actividad Económica (ICAE) elaborado por el IPE, y que incluye tanto economía formal como informal.

Madre de Dios, Apurímac, Junín, Huánuco, Cusco, Tacna, Áncash y Pasco fueron las regiones que reportaron mayor expansión durante el año pasado, y todas ellas –salvo Huánuco– tienen una dependencia significativa de la actividad minera. Proyectos como Las Bambas y Anama (en Apurímac), Toromocho (en Junín) y Constancia (en Cusco) explican los resultados alcanzados por las regiones. De hecho, el IPE espera que Apurímac sea la región con mayor crecimiento económico en el 2016 gracias a la consolidación del proyecto Las Bambas.

La actividad minera también explicó el menor crecimiento económico de otras zonas del país. Por ejemplo, Huancavelica se vio fuertemente golpeada con la menor producción minera (-6,5%): no solo fue la región con peor desempeño económico (-3,1%) durante el 2015, sino que, además, registró su primer crecimiento negativo luego de siete años, indicó el IPE.

—Actividad no formal— Si bien la minería resulta ser un componente significativo para la actividad económica de las regiones, no siempre estas basan sus economías en la actividad formal. Por ejemplo, Madre de Dios fue la región de mayor expansión económica en el 2015 (25,1%), gracias a la mayor producción de oro (58,3%) y a la producción agrícola (16,3%). “La mayor producción de oro responde al incremento de la actividad minera informal, pese al mayor esfuerzo del gobierno por formalizar y erradicar las actividades ilegales”, precisa el IPE.

Asimismo, San Martín fue la región con segundo peor desempeño anual (-1,2%). Una de las razones de ello es la menor producción manufacturera. Esta a su vez está explicada por la caída de 31% de la madera aserrada. “El caso de la madera aserrada se explicó por las operaciones contra la tala ilegal que realizó el gobierno en el 2015”, indicó el IPE.

De hecho, esta institución identifica una tendencia para las regiones del oriente del país: la “alta volatilidad trimestral” de estas regiones se explica en parte en las acciones de interdicción a la producción minera y maderera informal.

resultados del ICAE 2015 contrastan con el rechazo que existe por la actividad minera, según quedó reflejado tras las recientes elecciones presidenciales. Víctor Fuentes, economista del IPE, opinó que una deficiente gestión pública respecto a los recursos generados por la minería explica que los beneficios de esta –canon y regalías, por ejemplo– no sean percibidos por la ciudadanía.

2016-04-17 – El Motor Minero Regional – ICAE

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *