El Perú a tres ritmos

18 de diciembre del 2017
El Comercio

 
La costa norte se recupera de los efectos de El Niño costero. Las regiones mineras moderan su crecimiento.
 
La semana pasada, el INEI publicó las cifras del crecimiento regional del tercer trimestre del 2017. A partir del reporte, se identifican tres tendencias principales: la recuperación de las regiones afectadas por el fenómeno de El Niño costero y de la zona oriente, la moderación del crecimiento de las regiones mineras, y la sostenida desaceleración de la región Lima.

—La costa norte se recupera—
Luego del fuerte impacto de el Niño costero, las regiones de la costa norte continúan recuperándose gradualmente. Después de contraerse 1,7% en el primer trimestre del año y crecer solo 0,4% en el segundo, crecieron 3% en el tercero. Dicho resultado se explica, principalmente, por la mayor producción agropecuaria y el avance en la ejecución de obras públicas.

La recuperación de Lambayeque, la más pronunciada del grupo, se debe al fuerte crecimiento del sector agropecuario (37%), que acumulaba cinco trimestres consecutivos de caída. Además, el sector construcción creció 13% por el avance en las obras de agua potable y alcantarillado en la nueva ciudad de Olmos. Dicho proyecto, con un presupuesto de S/222 millones y una ejecución de 87% a diciembre, representa casi un cuarto de la inversión pública de la región.

Asimismo, el sector construcción en La Libertad creció 9,6% debido, en parte, a la ejecución del proyecto de mejoramiento de la carretera Puente Pallar-Quiches, que conecta las regiones de La Libertad y Áncash. En Piura, la recuperación del sector construcción (9,8%) se produjo por la mayor inversión pública en educación y saneamiento, puesto que se duplicó respecto al mismo trimestre del año anterior.

—El repunte del oriente—
Las regiones del oriente registran una fuerte recuperación, excepto por Madre de Dios. El crecimiento del tercer trimestre fue 4,9%, el mayor de los últimos dos años, y representa una aceleración de 3,2 puntos porcentuales y 5,0 puntos porcentuales en relación con el segundo y primer trimestre, respectivamente. Ese resultado se explica en buena cuenta por la reanudación de la producción de hidrocarburos en Loreto y por buenas campañas agrícolas en Amazonas, San Martín y Ucayali. Adicionalmente, en estas cuatro regiones, la inversión pública destinada a obras de infraestructura vial y de agua y saneamiento apuntaló el crecimiento.

Así, con la reapertura del Oleoducto Norperuano a inicios de año, se reanudaron las operaciones de petróleo crudo, principalmente, del lote 192 en Loreto. La producción de crudo en dicha región, que explica cerca de un tercio del total nacional, registró un crecimiento de 103%. Por otra parte, las buenas campañas de cacao, arroz cáscara y palma aceitera en San Martín y Ucayali impulsaron el sector agrícola.

—Crecimiento metálico—
Arequipa y Apurímac vuelven a liderar el crecimiento en el tercer trimestre, así como ocurrió en el 2016. No obstante, la consolidación de la producción de cobre en ambas regiones moderó su crecimiento. La producción de cobre de Apurímac y Arequipa se incrementó 7,4% y 10%, respectivamente, en el tercer trimestre, una cifra sustancialmente menor al extraordinario crecimiento de 4,840% y 103% observado en el 2016. En el caso de Arequipa, se recuperó luego de dos trimestres de caída, explicada en parte por la huelga de trabajadores de Cerro Verde. En ambas regiones, se espera que la moderación se acentúe en el último trimestre del año.

El resultado de las dos regiones de mayor caída también se debió al desempeño de su sector minero. Madre de Dios continúa en recesión debido a la menor producción de oro (-19%), principalmente artesanal, ante las acciones de interdicción que se han llevado a cabo durante el año, en el marco del proceso de formalización minera. Cusco entró en recesión al acumular dos trimestres consecutivos de caída. La producción de cobre (-17%) continúa disminuyendo, en gran parte, por menores volúmenes de la minera Antapaccay. El subsector hidrocarburos también cayó por la menor producción de gas natural (-14%) y líquidos de gas natural (-11%) ante una menor demanda de las generadoras termoeléctricas en el país.

—Lima, la gris—
Lima creció solo 1,1% en el tercer trimestre del año, la menor tasa desde el 2009, lo cual evidencia una sostenida desaceleración que afecta negativamente la generación de empleo. El crecimiento trimestral promedio entre el 2011 y el 2013 fue 6,8%, mientras que el crecimiento de la tasa del empleo, según el MTPE, fue 4,4%. En contraste, en el período 2014 – 2017 se produjo un crecimiento trimestral promedio de 2,9% y el empleo creció solo 0,7% en promedio.

El resultado del tercer trimestre del 2017 se explica, principalmente, por la contracción de los sectores manufactura (-2,5%) y electricidad, gas y agua (-5,8%). La caída de manufactura también se refleja en el empleo de dicho sector, el cual acumula 15 trimestres consecutivos en negativo. Por otro lado, la contracción del sector electricidad, gas y agua se explica por la menor producción de energía eléctrica. En lo que va del año, dicha producción ha caído 13% aproximadamente en comparación con el mismo período del 2016.
 
2017-12-18 – El Perú a tres ritmos – Informe IPE – El Comercio

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *