El sol brilla en el sistema financiero

La importancia del ahorro en la economía surge por el impacto de la elección intertemporal entre consumo presente y consumo futuro en el bienestar de los agentes y por la estrecha relación entre ahorro e inversión. La escasez de capital es reflejo de un déficit en cuenta corriente y es necesario aplicar políticas adecuadas para recuperar el nivel de ahorro y corregir el déficit (Bosworth, 1993). El sistema financiero en nuestro país ha experimentado una serie de cambios y un crecimiento considerable en los últimos años.  Por ejemplo, en el 2006 los depósitos en la banca múltiple (conjunto de empresas bancarias privadas) fueron de 103538 millones de nuevos soles y  hasta el 2012 estos depósitos han crecido en promedio 15.96%.

La dolarización es una de las características básicas del sistema financiero en el Perú. El fortalecimiento de la moneda nacional, gracias a políticas monetarias no discrecionales, ha incentivado a los usuarios a apostar por el ahorro en soles y generando una tendencia decreciente de la dolarización. En el 2001, el 74% de los depósitos totales era en moneda extranjera, luego de  casi una década el promedio de dolarización de los depósitos cayó más de 10%. Las tasas de interés pasivas del mercado reflejan este incentivo; en marzo de este año las tasas promedio para depósitos de ahorro y a plazo en soles superaban a las de moneda extranjera en 0.1% y 2.83% respectivamente.

La diferencia entre estos dos tipos de ahorro es que el primero permite depositar y retirar dinero cuando uno lo desee; por el contrario el depósito a plazo tiene el objetivo de generar intereses en un periodo de tiempo determinado y se dividen en plazo fijo, renovable e indefinido. Estos dos tipos de depósitos han experimentado una tendencia ascendente en la última década, el primero una tasa de crecimiento promedio (2006-2012) igual a 26.52% y los depósitos a plazo un 32.05%. Finalmente, aunque todavía son necesarias ciertas reformas para potencializar aún más el crecimiento del ahorro en nuestro sistema financiero es innegable que el usuario apuesta cada vez más por nuestra moneda nacional y por un mercado más formal. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *